Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Los Fondos de las Mafias
Eduardo García Gaspar
17 julio 2002
Sección: CIENCIA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Hay dos posiciones muy claras en el asunto de las drogas.

Una es la tradicional y conservadora, que dice que las drogas deben permanecer ilegales y su producción, distribución y consumo perseguidos por la ley.

La otra posición es más revolucionaria y pide la legalización de las drogas sobre la base de que su prohibición es más dañina que su legalización.

No es un asunto fácil que pueda defenderse sobre la base de protección a la población y a los drogadictos. Sí, las drogas son dañinas, pero eso no necesariamente significa que deban ser ilegales. También son dañinas una serie de sustancias y costumbres que no están prohibidas.

Lo que quiero es compartir con usted una segunda opinión sobre este asunto y ponerle a usted al final en una situación en la que usted debe tomar una decisión, la de legalizar o no las drogas. Empecemos.

Primero, la realidad. Llevamos decenas de años combatiendo a las drogas con poco éxito, lo que es muy obvio. Los gobiernos dedican una buena cantidad de recursos a esa guerra en la que no ha habido resultados positivos, lo que es innegable.

La justificación de esa guerra contra las drogas es sólida, proteger a las personas de sustancias adictivas en general y que pueden causar severos daños en ellas. Creo que sobre estos puntos, pocas dudas puede haber. Vamos ahora más a fondo.

Vamos a contrastar los daños producidos por las drogas. Lo primero que se ve es el perjuicio provocado en las personas. Me refiero a los drogadictos. Es obvio que el daño es real e innegable.

Más aún, el daño en esas personas se transfiere en parte a la sociedad con, por ejemplo, calamidades en sus familias y, desde luego, consecuencias negativas por causa de los robos para obtener dinero y sostener su vicio. Tampoco esto pueden ser negadas estas realidades de daños.

Entremos bastante más al fondo del asunto para ver otra realidad que no es tan fácilmente percibida. Me refiero a los dineros que reciben las mafias que hacen y distribuyen las drogas. Es una buena cantidad de dinero.

Las cantidades son fabulosas con varios estimados que hablan de miles de millones de dólares al año, unos 60,000 millones de dólares en 1998 (según un reporte de PBS). Y su costo de producción es bajo.

Datos de lo misma fuente indican que el kilo de cocaína cuesta unos 1,500 dólares en Colombia, pero 66,000 en Nueva York. Lo mismo para la heroína, 2,500 en Pakistán pero 130,000 en EEUU. Las metanfetaminas cuestan de producir unos 500 dólares el kilo y se venden al detalle en 60,000.

Esta es otra realidad innegable. Pongamos ahora juntos todos esos hechos reales y planteemos una solución racional. La lucha contra las drogas ha tenido poco éxito.

Los gobiernos gastan miles de millones en esa guerra. Las drogas causan daños en las personas. Su prohibición genera ingresos millonarios para las mafias.

¿Qué haría usted? ¿Mantener la prohibición o legalizarlas?

Si mantiene la prohibición, seguirá habiendo una buena cantidad de gente lastimada, los drogadictos y esos a quienes ellos lastiman, además de seguir dando dinero a manos llenas a las mafias de las drogas.

Si usted decide legalizarlas, posiblemente se eleve al menos en el corto plazo el uso de las drogas y habrá quizá más personas dañadas directamente, pero le quitará los fondos a las mafias y los gobiernos ahorrarán lo que ahora gastan en este combate.

No es una decisión fácil. Lo que yo haría es el legalizarlas para quitarles fondos a las mafias lo que considero un daño moral aún mayor que el daño causado posible por la disponibilidad mayor de las drogas.

Tengo que escoger entre el menor de dos males y no puedo aspirar a mantener una lucha que a toda vista se pierde. Para probar si mi decisión es buena, lo que puedo hacer es preguntar a los jefes de las mafias si ellos quisieran que las drogas se legalizaran.

Pienso que la gran mayoría de ellos me responderían que no quieren que las drogas se le legalicen y ésa sería la clave para saber si mi solución es la mejor. Si lo que queremos es acabar con esas mafias habrá que hacer lo contrario de lo que esas mafias quieran.

Si las mafias no quieren legalizarlas, por tanto lo que hay que hacer es legalizarlas. ¿Qué decisión toma usted sobre esas realidades?

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras