Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Habas en Todas Partes
Eduardo García Gaspar
1 julio 2004
Sección: ECONOMIA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Barbara Tuchman es la historiadora que escribió un libro acerca del proceso de embrutecimiento de los gobernantes.

Ella, me imagino, hubiera seleccionado un reciente hecho como demostración de su tesis. El candidato demócrata a la presidencia de EEUU tiene entre sus propuestas una que es una joya de la ignorancia.

En la plataforma electoral de John Kerry se establece que el salario mínimo de ese país será llevado a 7 dólares. Actualmente es de 5.15 dólares. Otro caso de ensoñaciones y fantasías de gobernantes que engañan a su electorado, intencional y deliberadamente. El asunto bien vale una segunda opinión.

Desde luego, el argumento puede reducirse al absurdo. Si se trata de que la gente gane más por medio de un decreto, la propuesta de Kerry se queda corta. Sería mucho mejor elevar ese salario por encima de los 7 que propone Kerry.

Si yo fuera él, propondría que se elevara a 20, o incluso mejor aún, a 30.

No, espere, vamos a elevarlo a 50 dólares el mínimo. Y si realmente queremos hacer algo, decretemos que todos ganen un millón al año. La cosa se pone mejor, porque la idea de Kerry podría llevarse al resto del mundo, y así terminar con la pobreza, forzando a los gobiernos a elevar por decreto el salario mínimo de todos los países. Al fin que se vale soñar.

Pero al despertar, la realidad golpea muy duro. Si ese fuera el remedio a la pobreza, ella hubiera desaparecido del mundo hace muchos siglos. La verdad es que elevar el precio del trabajo, por decreto, lastimaría a esos a quienes se pretende ayudar. Y no hay vuelta de hoja, así está construido nuestro mundo.

Si se eleva el precio de un servicio, el que sea, la cantidad demandada se reducirá sin remedio, poco o mucho, pero se comprimirá.

En otras palabras, menos personas serán contratadas y habrá más desempleados. Y ese desempleo se concentrará en los segmentos a quienes se pretende ayudar: las personas que tienen los salarios más bajos. Esto que le cuento, se estudia en el primer día del primer curso de economía del primer año de la carrera.

No es un conocimiento celosamente guardado. Puede verse por tanto, otra promesa de otro candidato político que se hace a un electorado que en alguna proporción puede caer en la trampa de creer que puede ser cierto lo que en verdad es una propuesta en extremo peligrosa por sus consecuencias imprevistas.

Veamos algunos de los posibles efectos consecuenciales de una elevación por decreto de los salarios mínimos.

Ya dije elevación del desempleo, precisamente en el segmento de personas de bajos ingresos que es al que se desea proteger. Posiblemente sean personas que cooperen al ingreso familiar, y sin trabajar, afectarán a la familia entera. El desempleo tenderá a elevar la economía informal y quizá llegue fomentar acciones delictivas.

Peor aún, se afectará la puerta de entrada a una carrera de vida en el trabajo, en puestos de aprendizaje y desarrollo de habilidades. La propuesta de Kerry y de cualquiera que haga algo por el estilo es un clásico caso del efecto bumerang, pues los efectos no previstos son terribles… aunque no fáciles de presentir por el ojo superficial.

Si se llegara a elevar ese salario mínimo y subiera el desempleo, eso sucedería no de inmediato y pocas personas asociarían esa decisión con su efecto natural y sus consecuencias indirectas.

Muy posiblemente, se interprete el desempleo como una caída de la economía y se aconseje una mayor intervención gubernamental en la economía para remediar “los males del libre mercado”, para así tomar medidas que tendrán más efectos imprevistos y sugerirán más intervención estatal en un cuento de nunca acabar.

Por mi parte, en serio, me sorprende que aún hoy en día subsista ese analfabetismo económico en personas que pueden llegar a niveles extraordinariamente altos de poder. No lo entiendo, ni lo entenderé.

Puedo pensar que un ciudadano cualquiera lo proponga, pero no un candidato presidencial en el país más poderoso de este mundo. Tuchman tenía razón, los gobernantes embrutecen en el ejercicio de su poder.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras