Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Amenazas a Jueces
Eduardo García Gaspar
12 septiembre 2005
Sección: CRIMEN, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


El Universal de la Ciudad de México reportó una noticia, no novedosa, pero sí crucial. Dijo el 25 de agosto pasado que, “Ocho jueces y magistrados han sido amenazados de muerte por la delincuencia organizada en lo que va del año, informó la magistrada Elvia Díaz de León, consejera de la Judicatura Federal.

La funcionaria dijo que por ese motivo los impartidores de justicia y sus familias reciben protección de la PGR. Adicionalmente reportó que,

“La mayor parte de las amenazas… provienen de los miembros de la delincuencia organizada que han sido sentenciados, pero también de los defensores y otras personas cercanas a éstos, detalló Díaz de León… los amagos son más frecuentes contra aquellos juzgadores adscritos a tribunales y juzgados adscritos a los penales de máxima seguridad del estado de México, Jalisco y Tamaulipas. En esas prisiones se desarrollan los juicios más importantes contra narcotraficantes, secuestradores, bandas de robo de vehículos o de tráfico de órganos entre otros…”

El Financiero, de la misma ciudad, escribió que,

“El aparato mexicano de justicia es sujeto de amenazas de muerte por parte de la delincuencia organizada… es el desafío más grande al que se ha enfrentado el Estado mexicano… Lo que ocurre en nuestro país no es nuevo. Se ha enfrentado satisfactoriamente en el pasado y los ejemplos en el extranjero confirman que esa amenaza es posible superarla.”

La situación está más clara que el agua de manantial. En este país existe una industria a la que se llama crimen organizado, lo que podemos interpretar como organizaciones de delincuentes que operan en gran escala. Los ejemplos del narcotráfico y de los secuestros son los obvios y se ligan a acciones como robos, asesinatos, amenazas y demás.

La característica central es la escala y la organización. No se trata de un delincuente individual, ni de una pequeña banda.

Es un negocio grande, que deja utilidades importantes y que por eso atrae a quienes se sienten atraídos por grandes ingresos inmediatos al mismo tiempo que tienen una escasa base moral. No es sorpresa. Siempre han existido estas personas.

El problema está en que se les ha dado la oportunidad de negocio y, con sus grandes beneficios, ellos están en posibilidad de amenazar a jueces y magistrados. Las soluciones posibles son dos.

Una es la valiente, la que va a hacer que se aplique la ley, incluso teniendo como costo la muerte de algunos jueces y policías. Es el compromiso de la autoridad lo que cuenta en este sentido y el monto de recursos que esté dispuesto a pagar.

Lo que esta solución hace es elevar los costos del criminal, aumentando las consecuencias negativas de sus actos. Ir a la cárcel con una sentencia de por vida, por ejemplo, es un buen freno para evitar el crimen.

Y aún más lo es elevar la probabilidad de ser capturado y sentenciado. Pero hay otra solución, que es la inteligente e innovadora.

Ella se basa en cancelar la oportunidad de negocio que tiene el criminal. El ejemplo clásico es la despenalización de las drogas, que es la mayor fuente de ingresos de esos criminales y una gran parte de los delitos menores. Lo que financia al crimen organizado es la prohibición misma de las drogas y eso lo hemos sabido por años.

Cuando una persona de escasa moralidad tiene enormes ingresos y alguien amenaza su bolsillo o su bienestar, es lógico que reaccione de las únicas maneras que sabe, comprando al que lo amenaza o deshaciéndose de él. Por eso es que el juez que no es comprado por el crimen organizado, por necesidad es amenazado.

El problema es lógico y necesariamente se presentaría en México, igual que se presentó en los EEUU durante la Prohibición. La estrategia valiente de combate directo es una opción que debe aplicarse, pero reconozcamos que la despenalización de las drogas sería la solución directa y simple, de muy bajo costo.

El problema es mucho mayor al que hemos imaginado, pues lo que hace la Guerra contra las Drogas es en última instancia bombear cantidades enormes de recursos hacia las organizaciones criminales y ellas están minando las bases mismas de las sociedades libres.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.



No hay comentarios en “Amenazas a Jueces”
  1. Juan Carlos Ontiveros Dijo:

    Presentó la solucion o la posible solucion solo a una parte del crimen organizado. Estoy de acuerdo en que si se quita la recompensa de los actos delictivos, estos dejan de ocurrir por logica. En el caso de un secuestro, seria ideal que las victimas o sus familiares nunca pagaran por ejemplo, pero existen otro tipo de crimenes organizados mencionados en su articulo que no se me ocurre como destruir la recompensa.

    Saludos





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras