Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Impuesto Parejo Explicado
Leonardo Girondella Mora
29 junio 2005
Sección: GOBIERNO, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Una de las grandes ideas que se proponen y realizan en la actualidad en los terrenos fiscales es el llamado flat tax, un impuesto único o parejo para todos los que tienen ingresos por encima de cierto monto. Así de simple y de lo que pueden establecerse las siguientes características básicas de ese tipo de impuesto.

• Una tasa igual para todos, que puede ser de diferentes niveles dependiendo del país y sus legisladores. Por ejemplo, en Rusia y en Ucrania, esta tasa es de 13%, pero en Serbia es de 14%, en Eslovaquia de 19% y en Hong Kong de 16%. Las hay más altas, como en Latvia, de 25%.

• Lo anterior sugiere una posibilidad de implantación, siendo más sencillo hacerlo en países que se integran a un sistema de economía liberal que en aquellos en los que ya existe un sistema de tasas múltiples de impuesto. Seguramente hay más barreras para desmantelar el sistema múltiple que partiendo de cero.

• El impuesto parejo es lo opuesto al sistema de tasas múltiples que dependen del monto de ingresos y del origen del ingreso, sean personas físicas o institucionales —lo que a su vez pueden tener variaciones dependiendo de las circunstancias individuales de las personas.

La idea de un sistema fiscal sencillo en extremo que pudo, hace años, ser una propuesta considerada impracticable es ahora una posibilidad real muy asociada con la noción de promoción de actividad económica en naciones que entran a la economía de mercado sin tener antes el sistema de tasas variables.

Esto, como efecto colateral, establece un sano nivel de competencia entre gobiernos —manteniendo lo demás constante, se harán más atractivas las inversiones en países con impuesto parejo que en países con impuestos múltiples. La esencia del sistema de impuesto parejo o único está formada por características adicionales a las anteriores.

• Una tasa reducida. Carecería de sentido tener una tasa alta, digamos del 50% igual para todos, ya que un objetivo del este tipo de impuesto en promover a la actividad económica y los impuestos son literalmente un costo de vida. ¿Qué monto de tasa determinar?

La respuesta más razonable es la de la tasa que cumpla con una condición central, que nadie pague más impuestos de los ahora pagados —si, por ejemplo, la tasa más baja ahora es de 11% en el sistema múltiple, ese mismo nivel sería el del impuesto único. Desde luego, pueden existir variaciones sobre este principio general.

• Deducciones mínimas. Las leyes fiscales de tasas múltiples suelen estar repletas de sistemas de deducciones y situaciones especiales, las que bajo el nuevo sistema deben anularse totalmente.

En un sistema “limpio” no habría deducciones —aunque en él podrían aceptarse un número en extremo reducido, por ejemplo aceptando deducciones por gastos de salud. La idea central es la simplificación y por eso las deducciones serían también simples por diseño.

• Ingresos mínimos. Dependiendo de las circunstancias de cada nación, el impuesto parejo establece un nivel por encima del cual ya se paga impuesto, dejando con cero pagos a los niveles bajos de ingresos. Es vital que se deje a esos ingresos bajos libres de impuestos, de manera que esas personas cuenten con el máximo posible de ingreso personal y cuando eleven sus ingresos tengan un incentivo serio para entrar en la legalidad fiscal con un sistema en extremo sencillo de cálculo y pago.

Es decir, para todos hay un ingreso mínimo sobre el que los impuestos son cero —lo que se gane por encima de ese ingreso mínimo sí estará sujeto al impuesto único.

• Sencillez. Con una sola tasa y deducciones inexistentes o mínimas, el sistema de impuesto único se torna sencillo en extremo —y la simplicidad es un incentivo para lo siguiente:

- Entrar a la legalidad por parte de personas en la economía informal.

- Pagar impuestos correctamente.

- Reducir el tiempo dedicado a calcular impuestos.

- Reducir a la burocracia encargada de revisar las declaraciones de impuestos.

- Reducir la evasión fiscal.

- Elevar el número de personas que pagan impuestos.

• Naturalidad. Bajo un sistema de tasas múltiples, la ley distorsiona la realización de inversiones haciendo que algunas de ellas se realicen solamente por motivos de beneficios fiscales y no por criterios de mercado. El impuesto único evita eso al hacer que dejen de tenerse consideraciones fiscales en criterios de inversión.

• Promoción económica. Un sólo impuesto, bajo y sencillo, es un incentivo económico que promueve la inversión y la apertura de nuevos negocios, además de la reinversión en negocios existentes. Quita la incertidumbre de cambios fiscales impredecibles e invita a la inversión nacional y extranjera.

Es en extremo difícil negar las ventajas de un sistema de impuesto único y su superioridad sobre el sistema de tasas múltiples. La lógica diría que es de inmediata urgencia la implantación universal de un sistema de impuesto único —sin embargo, existen frenos y obstáculos que dificultan esa implantación. Las siguientes son algunas de esas dificultades.

• Intereses creados. Una buena parte de la oposición vendrá de sectores económicos a quienes beneficia el sistema actual de tasas múltiples. Si, por ejemplo, el sector de transportes por tierra de un país posee un tratamiento fiscal favorable que les hace pagar pocos impuestos, el natural que ese sector se oponga a la tasa única y que realicen protestas y labores de cabildeo con los legisladores para impedirlo.

• Legisladores opuestos. Por sesgos ideológicos, dependiendo del país, muchos legisladores se opondrían al sistema único de impuestos —son los legisladores de tendencias socialistas que creen en manipular a la economía por medio de tasas que incentivan algunas actividades y desincentivan otras.

• Impacto en ingresos gubernamentales. Si bien a la larga el impuesto único elevará los ingresos del gobierno al aumentar la cobertura de causantes y reducir la evasión, no hay duda de que en el corto plazo podrá tener un impacto en los ingresos, haciéndolos quizá menores. ¿Qué tanto se afectará el ingreso gubernamental en el corto plazo? La respuesta a esto tendrá que venir de análisis complejos que no siguen la lógica aparente.

- Una reducción de tasa a las personas de ingresos altos podrá crear la expectativa de que pagarán menos los ricos, pero al quitar las deducciones es muy probable que terminen pagando montos mayores.

- La ampliación de la base fiscal podrá hacer que muchos individuos paguen menos impuestos en términos absolutos, pero que lo hagan más personas, con un resultado neto de mayores ingresos, o quizá iguales.

- El incentivo económico producirá mayor actividad y necesariamente mayores ingresos fiscales.

El punto es no dejarse llevar por la lógica superficial que dice que los ingresos de reducirían irremediablemente —eso es falso y sólo puede ser estudiado por medio de análisis que pueden resultar complejos.

• Visión de corto plazo. Si predomina la visión de corto plazo del gobierno se evitarán los beneficios del largo plazo, que son los más importantes. Es una posibilidad real que los gobernantes por presiones de popularidad rechacen cambios de beneficio general futuro.

El flat tax es una opción obligada para, al menos, estudiar seriamente. Su implantación sería realmente beneficiosa para todos, especialmente para las personas de bajos recursos.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.



3 Comentarios en “Impuesto Parejo Explicado”
  1. Contrapeso » 11 Reformas Estructurales
  2. Contrapeso » América Latina Ahora
  3. Contrapeso » Reformas Económicas




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras