Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Gobernantes se Pierden
Eduardo García Gaspar
3 abril 2007
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Una nota del diario español Libertad Digital reportó lo siguiente el 30 de marzo. Dice la nota que,

“El proyecto estrella de Zapatero en política Exterior gira en torno a la Alianza de Civilizaciones… este jueves, tras un encuentro de expertos, han hecho pública su gran propuesta. Bajo el lema “La imaginación como capital social” y “De la mano del rap como educador”, los organizadores anunciaron que “crearemos una red de raperos europeos y latinoamericanos para que eduquen en valores y se conviertan en embajadores de la Alianza de Civilizaciones”.

Tuve que leer la información varias veces para estar seguro de que no me había equivocado. Dice allí también que

“Se pretende impulsar talleres para difundir a través de la letra y la música del rap, valores de convivencia y respeto, según los organizadores del encuentro… representantes del rap actual más puro y conocidos miembros de esta Alianza se han mezclado con los miembros del grupo español de apoyo a la Alianza de Civilizaciones, para debatir “sobre la necesidad de lo local como instrumento esencial de la Alianza”.

Y sigue la información repitiendo que,

“La presentación de este sistema de unión de los jóvenes a través el Rap “es sólo el primer paso” de “un amplio plan con el que el rap se acercará a los centros educativos del país, para crear una red europea”. Según los organizadores, “crearemos una red de raperos europeos y latinoamericanos para que eduquen en valores y se conviertan en embajadores de la Alianza de Civilizaciones”.

Insisto en mi incredulidad, pero debo rendirme ante la información. Y también ante la enorme cantidad de pruebas que existen para demostrar que los gobernantes son las personas con mayores récords de tonterías realizadas.

Y entonces se tiene que un gobierno tiene un proyecto soñador, el que sea, como el de Zapatero en España, dentro del que se genera una idea, la de usar un género musical famoso por su vulgaridad, para educar en valores.

Más específicamente en valores de convivencia y respeto. La idea es genial y brilla como pocas. Si se sufre falta de valores, hay una receta: tome usted a algo que se supone es popular, gaste en eso dinero de los ciudadanos, y asígnele la tarea de promover los valores que el gobierno ha definido. Eso abre la puerta a otras posibilidades, como el empleo de las bailarinas de un table-dance para fomentar principios morales.

Seamos lógicos. Si a usted se le ocurre esa misma idea, hágala y dese gusto con su propio dinero. Forme grupos de rap o de música grupera y que compongan éxitos musicales con mensajes de valores. Así al menos es dinero de usted y no del resto de la gente, que es lo que hace el gobierno con una propuesta de ese tipo. Pero hay algo de más fondo y que puede pasar desapercibido, oculto por las carcajadas que esa idea provoca.

¿Qué valores promoverá el rap? Seguramente no serán los que usted y yo creemos, sino los que la autoridad desee, los que el gobernante defina. Por eso es que la medida convierte al gobierno en la autoridad moral de la sociedad. Los raperos serán sólo instrumentos de promoción de las creencias éticas del gobernante. Hubiera sido esto una adición genial al libro de Orwell, “1984”. Y también para las aldeas platónicas.

Porque, en el fondo, podrían ser conjuntos musicales de rap, o de música tropical, que no importa, sino que el gobierno se erige en autoridad moral y fuente de valores. El sueño dictatorial llega a un punto alto como pocos en la historia.

Del famoso “el estado soy yo” se quiere pasar a “la moral soy yo”. Buena prueba de que el poder de los gobiernos tiende por naturaleza a ampliarse, nunca es suficiente para el político, el que ahora quiere nombrarse fuente de la moral.

De seguro, esos raperos cantarán loas a la convivencia, al respeto y a todo lo que haga dócil a la población y sea políticamente correcto, no a la libertad, ni a la responsabilidad.

Puede uno imaginarse cosas malas en los gobiernos, pero ésta es una que va más allá de lo esperado de ellos. Y vuelve a cumplirse la regla de gobierno: no hay problema que la autoridad no se sienta capaz de resolver usando el dinero de los ciudadanos.


ContraPeso.info es un servicio con antecedentes desde 1995, que funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras