Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Gobierno Vende Protección
Santos Mercado Reyes
15 abril 2010
Sección: GOBIERNO, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Lo primero que tenemos que saber es el concepto de monopolio para no dejar caer una piedra sobre el pie.

Monopolio es la prerrogativa que el Estado otorga a una empresa o institución para ser la única en el mercado. Es decir, una empresa se constituye en monopolio cuando el gobierno usa su poder político para que nadie le haga competencia a esa empresa.

Sólo cuando el poder político usa su fuerza para impedir que alguna empresa fabrique o elabore un producto que hace la empresa A, se puede decir que esa empresa A es un monopolio.

Por ejemplo, Petróleos Mexicanos es un monopolio, pues por disposición del Estado es la única empresa que tiene el derecho de producir gasolina. Ningún ciudadano tiene derecho de meterse al negocio de producir  gasolina.

La Comisión Federal de Electricidad es un monopolio pues es la única empresa que puede generar electricidad. La Comisión Nacional de Agua, también en México, es otro monopolio pues es la única empresa autorizada para extraer, transportar y distribuir el agua en tuberías.

Incluso la educación en México también es  monopolio pues sólo el Estado es quien determina y autoriza lo que se enseña en las escuelas y universidades de México.

Nadie puede asegurar que Coca-Cola sea un monopolio a menos que se demuestre que tiene la protección del Estado para ser la única en el mercado. TELMEX tampoco es monopolio a menos que se demuestre que el gobierno usa todo su poder para protegerla de la competencia. Y lo mismo se puede decir de Microsoft, no se puede alegar que sea monopolio si no se demuestra que el gobierno la protege contra otras empresas de software.

Hay quien cree que si una empresa es enorme, entonces es monopolio. Pero la característica de monopolio no lo da el tamaño del negocio, sino su relación con el Estado. Podría ser una empresa muy pequeña y ser monopolio. Por ejemplo, si un pequeño laboratorio inventa una medicina para curar la diabetes y la patenta, obtiene la protección del Estado para ser el único fabricante, es decir, obtiene el monopolio. [véase la nota abajo]

Por el contrario, si una empresa produce cigarros y crece enormemente porque la gente los compra en abundancia, no es monopolio, a menos que se demuestre que tiene la protección de Estado y prohibe que otros entren al mercado de cigarros.

El rasgo fundamental para determinar si una empresa es monopolio es la relación que tiene con el poder político, con el Estado o gobierno. Las empresas mencionadas son monopolios porque cuentan con la protección del Estado, de hecho, son del Estado.

Por eso es que nunca se ve que alguien se atreva a fabricar gasolina, electricidad, perforar un pozo para vender agua en su colonia o fundar una escuela con sus propios planes y programas de estudio.

Los monopolios son instituciones propias de economías socialistas donde todo queda a cargo del Estado. Son empresas administradas por burócratas que obedecen a los planes del gobierno. El Estado calcula cuantos zapatos necesita la sociedad y se los encarga a su fábrica (monopolio) de calzado, calcula cuánta leche necesita la gente y emite la orden para que la industria lechera del Estado (monopolio) ordeñe en los establos del gobierno.

Construir el socialismo significa formar los monopolios que, supuestamente, producirían los bienes que la sociedad necesita. Las necesidades son determinadas y calculadas por el gobierno quien transmite todas las órdenes de producción y distribución. Por cierto, la distribución es otro monopolio en la economía socialista pues ésta proscribe al mercado. Estos monopolios no se preocupan de que el mercado las acepte, su suerte no depende del gusto de los clientes.

Lo contrario al monopolio es la empresa capitalista. Son dos instituciones muy diferentes. La empresa capitalista tiene uno o más propietarios. Su suerte no depende del favor del Estado sino del mercado. Es decir, si tiene clientes que gustan de sus productos, sobrevive y posiblemente crezca; pero si no es capaz de ofrecer bienes o servicios al gusto del consumidor, irremediablemente quiebra y desaparece.

No es como el monopolio que puede sobrevivir años, décadas pues el gobierno lo mantiene artificialmente vivo con subsidios, como el caso de la Comisión de Luz y Fuerza del Centro, de los Servicios Postales de México (correo), de la UNAM y otros.

La empresa capitalista es la institución propia de una economía de mercado. No cuenta, ni debe tener la protección del Estado, es decir, el poder político no debe usarse para evitar que otros le hagan competencia.

En una economía de mercado es imposible que surjan los monopolios pues resultaría un contrasentido. En una economía de mercado pura no existen empresas del gobierno y ninguna empresa tiene privilegios otorgados por el estado, todo se sujeta a la libre competencia.

Ahora bien, es gran decisión fomentar la creación o destrucción de monopolios o de empresas capitalistas; dicho de otro modo, confiamos en el socialismo o en el mercado.

Si confiamos en el socialismo, debemos seguir las recetas de Hugo Chávez  de despojar a los empresarios privados de sus empresas para que pasen a manos del Estado; si confiamos en el mercado, es decir, en la libre competencia, en la iniciativa de los individuos, en la propiedad privada, entonces debemos destruir los monopolios, empezando por PEMEX, CFE, CONAGUA, Servicios Postales mexicanos y la educación pública.

Si no se comprende bien lo que son los monopolios y se aplauden los ataques estatales contra las empresas grandes entonces se está alentando la destrucción del sistema de mercado, el capitalismo y en tal caso se abona la tierra para la reconstrucción de un sistema totalitario, de un sistema de monopolios. ¡Qué ironía!  Estamos arrojando una piedra a nuestros pies.

Si en verdad se quiere acabar con los monopolios la receta es muy fácil: privatizar todas las empresas del Estado, desregular la economía y fomentar la libre competencia. El resultado se notaría en un crecimiento fenomenal de la economía. A fin de cuentas se trata de elegir la vía adecuada y solo hay dos: capitalismo o socialismo.

Dicho de otro modo, se trata de elegir entre una economía a base de monopolios o una a base de empresas capitalistas.

Nota del editor

El gran mérito del autor es apuntar la causa central por la que existe un monopolio, la de la protección explícita o implícita del gobierno. Pemex, por ejemplo, recibe una protección constitucional en México. Otras empresas privadas pueden estar recibiendo protección implícita y, por eso, deben ser consideradas como monopolios o al menos empresas favorecidas por el gobierno.

El autor cita un caso que es importante: “si un pequeño laboratorio inventa una medicina para curar la diabetes y la patenta, obtiene la protección del Estado para ser el único fabricante, es decir, obtiene el monopolio”. Esto, que es un monopolio tomado en el sentido amplio, es una propiedad privada, no diferente al monopolio que tiene cada propietario sobre su casa y que goza de protección gubernamental.

El monopolio indebido es, por tanto, no el referido los derechos de propiedad de, por ejemplo, los sistemas de MS o de Apple. Sino el referido al impedimento para que otros produzcan bienes competidores. Un productor de cine tiene propiedad legítima sobre sus películas y un monopolio sobre su propiedad, pero si el gobierno le da protección para ser el único productor de cintas en un país e impide la entrada de películas competidoras del extranjero, entonces sí será un monopolio en su significado tradicional negativo.

En Monopolios y en Monopolios y su Obsesión existe más material sobre el tema.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.


No hay comentarios en “Gobierno Vende Protección”
  1. felix regino Dijo:

    es absurdo pensar que hugo chavez aplica politicas socialista en realidad utiliza una demagogia socialista pero su gobierno es tirano no socialista y el capitalismo tampoco es la solucion a todos los problemas porque tiende a crear mafias de poderosos para adueñarse de toda la riqueza y dejar fuera a la gran mayoria estoy de acuerdo en que tanto PEMEX como CFE perjudican mas que beneficiar pero estamos en este momento amafiados en la economia y usted bien lo sabe que para hacerle competencia a telmex, coca cola y televisa por citar algunos ejemplos si se necesitan concesiones del estado

  2. droctavio Dijo:

    La definición de monopolio queda muy clara y felicidades por eso. Creo que el comentario de Sr. Regino confunde a capitalismo-liberalismo con las mafias privado-estatales que son propias del intervencionismo.

  3. Dra. Bernal Dijo:

    Felicidades. No cabe duda que hay definiciones que ni nuestros "legisladores" conocen, por éso tan a menudo se tiran piedrotas en los pies. Gracias por instruírnos.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras