Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Historias, Victorias, Histerias
Eduardo García Gaspar
11 octubre 2013
Sección: FALSEDADES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


La afirmación es común. Uno de mis amigos la dice siempre que puede.

Tiene que ver con la historia. Dice que no hay manera de realmente conocer los hechos históricos.

Que la historia está escrita por los ganadores.

Como conclusión, somos unos ignorantes que sólo pueden tener ideas subjetivas sobre la historia.

No es infrecuente escuchar esto de que nada podemos saber en realidad de la historia.

Recuerdo uno que decía eso y al mismo tiempo pensaba que El Código da Vinci era revelador. ¿Como llamar a esto de manera delicada? Crasa ignorancia, supongo.

Resumamos la noción porque es realmente interesante. Se afirma que la historia, los recuentos de hechos pasados, es simplemente una colección gigantesca de mentiras, o al menos hechos distorsionados.

También, que no existe un recuento histórico exacto. Como consecuencia, desconocemos el pasado y cuando mejor, tenemos algunas ideas inexactas de él.

¿Es cierto eso? Realmente no. Tiene, ese modo de pensar, un problema de origen.

Es la excusa perfecta para quien no desea discutir un punto, o lo desconoce. Es una manera de ganar discusiones y consiste en lanzar una acusación de inexactitud al contrario. Es una forma de salirse del problema mediante un clisé. Un truco del holgazán.

Tiene otro problema, uno con su lógica. Si la persona A sostiene que no hay manera de conocer un hecho histórico, cae en una contradicción. Decir eso es en realidad sostener un hecho histórico. Esa opinión no puede ser la excepción a la propia regla que establece.

Este razonamiento no es, generalmente, bien comprendido. Quizá algunas personas desconozcan reglas de pensamiento o de lógica. No lo sé, pero sí sé que la afirmación se niega a sí misma. Sea lo que sea, esta forma de negar el argumento no suele ser muy exitosa dada mi experiencia personal.

Hay otra manera de explicar esto que funciona mejor. Si la persona A dice que no puede confiarse en nada de lo que cuenta la historia, entonces sólo puede decir eso si conoce lo que realmente pasó.

Para negar un hecho contado en la historia, necesita tenerse la prueba que lo niega. Y, por lo tanto, el argumento se niega a sí mismo.

Hasta aquí, en resumen, el decir que nada de lo que cuenta la historia es confiable, no pasa de ser una opinión endeble y errónea. Si la persona A dice que la batalla de Waterloo no existió, a pesar de lo que se dice en otras partes, no hay quizá otra cosa que hacer que abandonar la discusión.

Lo que me lleva a otra faceta de esto. Quien dice que la historia no es confiable y que no debe creerse lo que ella dice, tiene que negar cosas como la navegación de Colón, la existencia de Wellington, las atrocidades de Robespierre y algunas otras cosillas más.

Hay otro método para tratar con esta afirmación de que nada de lo que cuenta la historia puede ser confiable.

Quien eso dice suele refugiarse en el clisé de que son los ganadores quienes cuentan la historia. Muy bien, si el que dice eso se siente parte de los ganadores, entonces él mismo dice que no puede confiarse en lo que él dice.

Si, por el contrario, él que lo dice se siente parte de los perdedores, entonces está expresando la visión de los perdedores y por tanto, la historia puede ser escrita por ambas partes.

Lo que nos lleva al centro del tema: es posible encontrar recuentos históricos que sean falsos o inexactos o incompletos. Siempre existe esa posibilidad.

Y la manera de saber que son inexactos, falsos, o incompletos, es tener evidencias confiables, es decir, rechazar la idea misma de que no hay recuentos históricos confiables.

Finalmente, quizá todo esto es parte de una colección de clisés e ideas bobas que son difíciles de abandonar debido a la frecuencia con la que se repiten y a la comodidad y pereza que otorgan a quien los usa.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Historias, Victorias, Histerias”
  1. Juan Jose Moreno Dijo:

    En un mundo dónde lo relativo termina imponiendose sobre todo en la Verdad e inclyendo en la historia. A muchos les esta dejando de interesar la historia. El relativismo hace pierder el interes en conocer la verdad, se queda con lo superficial con el clisé, el relativista puede creer en todo pero no se queda con nada. Todo lo que somos y hemos construido hoy es gracias al pasado a la Historia.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras