Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Prever Consecuencias
Eduardo García Gaspar
16 mayo 2013
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Nos indican que venía de una fiesta de cumpleaños. Luego se sabrá si había ingerido bebidas alcohólicas o no, pero lo que sí sabemos es que había exceso de velocidad por lo que se desprende de la escena… El cuerpo del joven resultó calcinado de la cintura para abajo“. Primerahora.com

Fue un proyecto de hace años. Se trataba de una serie de conferencias.

Estarían dedicadas a los jóvenes. Contendrían reflexiones sobre la vida.

En una de ellas se hablaría de cambios, decisiones y consecuencias de ella.

Nunca se realizó, pero hubo apuntes que comparto ahora con usted.

Si no existen posibilidades de cambiar tampoco existen posibilidades de vivir, que es algo que leí en alguna parte, creo que es una idea de E. Burke.

Lo que creo que eso significa tiene mucho que ver con las intenciones de Año Nuevo, que es esa época en la que intentamos hacer cosas mejores y corregir lo malo… pero que en realidad puedan hacerse en cualquier momento.

Siendo humanos, todos tenemos la facultad de ser los dueños de nuestras vidas. Cada uno de nosotros podemos hacer de nuestra existencia lo que queramos. Somos libres y tenemos la posibilidad real de hacer lo que sea.

Pero también somos racionales y por eso tenemos la facultad de distinguir entre lo que debemos y no debemos hacer. La libertad sin la razón sería un absurdo, al igual que la razón sin la libertad.

La libertad y la razón, combinadas, son nuestra humanidad y nuestra vida: una serie de decisiones que tomaremos lo queramos o no.

Decidiremos lo que vamos a estudiar, el trabajo que haremos, la persona con quien nos casaremos. Unas decisiones serán irrelevantes, como el programa de televisión que hoy veremos; pero otras decisiones serán vitales, como la elección de una carrera.

Desde luego hay limitantes. Aunque decidamos que no nos suceda nada al arrojarnos del piso 20 de un edificio, sabemos que nos mataremos. Tampoco podemos decidir ser cantantes si no tenemos una buena voz.

Pero dentro de esas limitaciones deberemos tomar decisiones, seleccionar entre opciones que se nos presentan, como el elegir una novia o el seleccionar un trabajo.

Igualmente podemos elegir entre esforzarnos al trabajar y estudiar, o simplemente hacer lo menos posible. También elegiremos entre ahorrar y gastar.

Todos los días de toda nuestra vida estaremos tomando decisiones; incluso el negarse a tomar una decisión significa en la realidad tomar una decisión.

Y estas decisiones significan cambios en nuestra vida. Cometeremos errores, pero los podemos remediar. Acertaremos en otras cosas y trataremos de mantener esos aciertos.

Todo por una sencilla causa, podemos pensar, lo que significa anticipar las consecuencias de nuestros actos, es decir, lo que nuestras decisiones producirán en el futuro.

Eso es importante porque el futuro es el sitio en el que vamos a vivir y queremos que ese sitio sea el mejor posible.  Por ejemplo, a pesar de que muchos no lo hacen, es lógico pensar al seleccionar una carrera, las posibilidades de trabajo que existen y aceptar las consecuencias de esa decisión.

Si sé que ser un especialista en música medieval francesa presentará dificultades de encontrar empleo, debo aceptar esa consecuencia si es que escojo esa profesión.

Lo mismo sucede todos los días. Si voy a una velocidad extrema en una calle, sé que las probabilidades de consecuencias fatales se elevan.

Siendo un ser humano se tiene la facultad de ser el dueño de la existencia propia.

Usted puede hacer de usted mismo lo que quiera y desee. Cuando deja de existir esa posibilidad, usted deja también de ser humano. Será un ser en el que tu razón ya no tendría objeto ni uso.

Es su razón la que le presenta opciones posibles y la que selecciona entre ellas. Todo esto implica la necesidad de poder cambiar si lo desea.

La clave de todo está en la habilidad para anticipar consecuencias. Toda acción tiene efectos, más de lo que uno imagina. Más de aquel que se busca como objetivo de la acción.

Tomar unos tragos busca el pasar un rato agradable y seguramente lo logra, pero también tiene otras consecuencias que nos son agradables.

Es vital que el joven sobre todo desarrolle su sentido de prever consecuencias de sus acciones. Es lo que se llama cultivar la prudencia.

Tener relaciones sexuales con otra persona busca placer mutuo, pero también tiene otros efectos que deben considerarse en las acciones. La idea es simple y real. Practicarla es complejo y necesita de la razón.

Por eso, es necesario poner de lado a todos esos que piden a los jóvenes usar sus sentimientos, hacer caso de sus emociones y dejar de lado a la razón. Sólo puede uno ser dueño de su vida si prevé las consecuencias de sus acciones.

Post Scriptum

La tesis central de esta parte de la serie de conferencias era persuadir al joven de que su libertad es realmente usada cuando en sus decisiones existe prudencia, la habilidad de anticipar efectos de sus actos, especialmente los indeseables.

Y, también, mostrarle los peligros que existen en las ideas de quienes intentan decir lo opuesto, especialmente en asuntos sexuales.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras