Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Ateísmo: Una Frontera
Leonardo Girondella Mora
26 mayo 2014
Sección: RELIGION, Sección: Asuntos
Catalogado en:


En su definición simple, ateísmo es la postura intelectual que afirma que Dios no existe —que nada separador.001sobrenatural existe, que todo lo que existe es lo que se ve y descubre por los sentidos.

El ateísmo, por tanto, tiene dos elementos que forman su esencia, uno negativo, el otro positivo:

• No existe Dios, ni divinidad alguna; no existe nada que sea sobrenatural.

• Solo existe la naturaleza; únicamente existe lo material que puede percibirse con los sentidos.

De esos dos principios es sencillo concluir que resulta inútil intentar que el conocimiento llegue más allá del conocimiento de la naturaleza y las leyes que la gobiernan —y nada en esa naturaleza indica que existe lo sobrenatural.

Dentro de esta posición intelectual hay una premisa que debe destacarse: la naturaleza, lo material, es todo lo que puede llegarse a conocer y existe sin que tenga una justificación en sí misma —se toma a la naturaleza como una realidad dada, que sucede, que está allí y nada más que eso.

&&&&&

Este es precisamente el punto que exploro en las consideraciones siguientes, el de que el ateísmo supone la existencia de la realidad como una cosa dada y nada más que eso —lo que tiene sus aspectos, como estos:

• Tomar a la realidad como algo que sucede y nada más que eso, es un freno mental que impide a la razón continuar su camino preguntándose las razones de la existencia de la realidad —no es una postura digna de quien está en busca de conocimiento.

• Suele afirmar el ateo que lo que se sabe de la realidad —las leyes que gobiernan al universo— no muestran nada que exista más allá de lo material, ninguna divinidad. Es cierto lo que dicen porque si se aplica el freno al conocimiento, también se aplica un freno a buscar otras explicaciones por otros caminos.

• El ateísmo enfoca toda su atención a la realidad material y toma a las leyes que rigen al universo, como el máximo conocimiento al que es posible llegar —esta es la frontera que se impone a sí mismo y de la que concluye que nada existe fuera de ella.

Por supuesto es una frontera impuesta a sí mismo, y artificialmente decidida —de la que no puede haber una prueba real, científica, como la quisiera el ateísmo.

• La mentalidad que busca la verdad, que quiere mayor conocimiento, tiene que rebelarse en contra de esa frontera artificial que le impide ir un paso más allá —es como una insatisfacción propia de quien sea que quiera ir más allá de los límites que le impone una postura que censura.

¿Por qué no especular sobre algo que vaya más allá de la realidad percibida? Negar esa posibilidad sería miope.

• Usar al conocimiento científico como prueba de que nada existe más allá de lo material es un non sequitur cuando uno mismo se impone esa frontera —como si se negara la existencia de plantas, porque la frontera impuesta es la de que nada verde existe.

Las herramientas usadas para lograr conocer el funcionamiento del universo están diseñadas para conocer lo material, por lo que no es sorpresa alguna que ellas no vean más allá —ni siquiera podrán explicar a la persona humana más allá de químicos y genes.

&&&&&

Lo que he intentado hacer es mostrar una cara del ateísmo que no suele ser mostrada con frecuencia —la de imponer una frontera artificial a la posibilidad de pensar más allá de ella, por otros medios, con otra manera de pensar.

¿Por qué frenar la curiosidad que es natural a quien quiere ir tras la verdad? La frontera impuesta por el ateísmo le ha forzado a explicar lo que no puede usando sus propios medios: DNA de bonobos para explicar conductas humanas, genética para explicar altruismo, química para explicar amor —y otros intentos incompletos.

En resumen, el ateísmo crea un mundo de conocimientos limitados e incompletos al actuar como una mordaza que aplica a quien quiere saber más por otros medios —y ese mundo es mucho más restringido y estrecho que lo que sería sin esa frontera artificial.

Addendum

Debo agradecer al editor general de esta página el que me haya comentado esta consecuencia del ateísmo —y que viene originalmente de la obra de Scruton, R. (2012). The Face of God: The Gifford Lectures. Bloomsbury Academic.

Recomiendo ver Ateísmo: Sus Consecuencias.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.

 





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras