Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Feminismo Mal Aplicado
Leonardo Girondella Mora
26 marzo 2014
Sección: LIBERTAD CULTURAL, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


Hay ocasiones en las que la defensa de una posición legítima lleva a extremos erróneos —un caso concreto de lo que examino en lo que sigue.

La columna de Denise Dresser, titulada Sexista sí se Vale (Grupo Reforma, 17 marzo 2014), contiene la siguiente tesis central:

“… la discriminación perniciosa hacia las mujeres que aún existe, aún se ejerce, aún se vale. Todos los días, a todas las horas, en todos los lugares, el discurso discriminador…. Mexicanos que maltratan a las mexicanas; mexicanos que se burlan de las mexicanas; mexicanos que golpean y violan a las mexicanas. Mientras que el país piensa que eso es normal”.

Es clara la tesis de la columnista, a la que coloca dentro de un contexto realmente dramático:

“Una mujer acusada de “exceso de la legítima defensa” cuando intenta salvar su vida. Una mujer encarcelada arbitrariamente en San Luis Potosí por usar, sin su conocimiento, un billete falso… todavía demasiados hombres ven a las mujeres como objetos débiles, las matan impunemente en Ciudad Juárez y en el Estado de México. Las desvisten a la hora de interrogarlas en un Ministerio Público”.

No me parece posible criticar esa posición de Dresser —la que señala una situación indebida: casos reprobables de mal trato a mujeres.

Lo que produjo sus comentarios anteriores fue un suceso separado: la opinión de un director de orquesta invitado a México, Yuri Temirkanov —cuando comentó que una mujer no puede dirigir una orquesta. Más concretamente dijo el director:

“No sé si es la voluntad de Dios, o la naturaleza, pero las mujeres dan a luz y los hombres no. Nadie se ofende con ello. Pero si uno dice que una mujer no debe conducir, todos se ofenden. Los músicos la mirarán y se distraerán de la música. La esencia de la profesión de un director es la fuerza. La esencia de una mujer es la debilidad”.

&&&&&

En resumen, la opinión del músico es duramente criticada por la columnista —incluso diciendo que por esa razón no se le debería haber invitado a México.

La situación es muy digna de ser examinada en tres aspectos —que es lo que intento hacer en lo que sigue.

• Hacer igual o similar el asesinato de mujeres en Ciudad Juárez con una opinión sobre la posibilidad de que una mujer dirija una orquesta es algo que parece exagerado en extremo.

No constituye una base sólida de argumentación hacer equivalente a un comentario personal genérico con el maltrato físico específico. Sostener que son iguales requiere un salto demasiado grande.

• Pero el punto vital de la argumentación de Dresser es otro: coloca a la opinión del director ruso en un marco de discriminación femenina —cuando también puede ser colocado en el marco de la libertad de expresión.

Dependiendo de cuál marco es el adecuado, la opinión sobre las mujeres en cuanto a si pueden dirigir orquestas podría cambiar drásticamente. Si le considera un asunto de libertad de expresión, las cosas pueden cambiar rotundamente.

¿Puede censurar la opinión de alguien que se siente dañado por dicha opinión? La respuesta es un no muy claro.

Lo anterior puede verse mejor en un esquema que invierte los papeles. Por ejemplo, si una mujer que opina que los hombres no suelen ser buenos enfermeros, su comentario pasaría sin reacción importante —o pediría evidencias de la aseveración.

Si es un hombre el que dice que no piensa que las mujeres sean buenas directoras de orquesta, esta opinión tampoco admite un tratamiento distinto —es una opinión a la que se le pedirían evidencias.

• El uso de argumentaciones ad hominem de Dresser debilita su posición: “comentarios misóginos y sexistas”. Su exageración es evidente, por ejemplo, al argumentar que,

“Quienes toman a la ligera los comentarios del Sr. Temirkanov… ignoran a millones de mujeres obligadas a vivir a la intemperie. Sin la protección de leyes con perspectivas de género. Sin el paraguas de la equidad… Mujeres hostigadas por depredadores sexuales. Mujeres asaltadas por hombres abusivos. Mujeres discriminadas por su género. Mujeres condenadas por su diferencia”.

Parece extraordinariamente difícil agrupar a la opinión del ruso en la misma categoría de la conducta del depredador sexual.

&&&&&

El efecto neto de la defensa femenina de Dresser, me parece que debilita su misma posición —la que podría ser sustancialmente mejor si fuera menos exagerada, menos sentimental y más analítica. La colaboración femenina a las discusiones racionales puede ser significativa y es una lástima que ella pierda una gran oportunidad.

Y, finalmente, no puede solicitarse la cancelación de la libertad de expresión argumentando que lo expresado incomoda a un tercero, sea mujer, sea hombre.

Addendum

Releyendo mi escrito, pensé que debía aclarar que mis comentarios no son una crítica a las mujeres columnistas de opinión, sino un examen de lo escrito por una mujer —y que hubieran sido los mismos si la columna hubiese sido escrita por un hombre.

Todos los datos que usé están en la columna que he examinado. La opinión del director también fue reportada en Proceso.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras