Una manera de pensar y comprender al mundo, sobre todo a la política y a la sociedad. Es una actitud general que favorece a ciertas doctrinas económicas y es enemiga de otras. ¿Qué es estatismo? Un examen de su esencia, características y consecuencias.

7 minutos

Introducción

Las ideas tienen consecuencias. Las formas de pensar acerca de la realidad producen efectos en la clase de decisiones tomadas.

Pocas cosas muestran tan claramente este fenómeno como el estatismo, una filosofía política que altera al entendimiento del gobierno y su función.

📍 El tema conduce a ideas ligadas como intervencionismo moral, federalismo y centralismo, el principio de subsidiariedad, la macropolítica y la política del optimismo sin escrúpulos.

Definición de estatismo

El entendimiento de qué es estatismo es simple de ver en ideas como estas.

Por ejemplo, entenderlo como la «Preeminencia del Estado en la actividad social, económica o cultural», es decir, el privilegio superior de la autoridad política en relación al resto de las personas que forman una comunidad.

Con más claridad se ha expresado de esta otra manera.

«[…] es el concepto empleado dentro de la filosofía política para hacer referencia a las sociedades en las que el Estado tiene un papel predominante en todas, en la mayoría o en algunas de sus esferas. De esta forma, el Estado controla la salud o la economía o la educación o demás ámbitos de una nación». enciclopidiaonline.com

También se ha afirmado que estatismo es el «Sistema de gobierno en el cual el Estado tiene gran injerencia en las empresas y otros asuntos económicos».

📌 De maneras diversas y con énfasis distintos la esencia del estatismo es una filosofía política que asigna a los gobiernos una importancia superior a la de las personas que forman una sociedad. De lo que se concluye que los gobiernos deben ser organizaciones predominantes, con un rango superior al de cualquiera otra y de las personas.

Características del estatismo

Una mejor idea del concepto puede ser lograda examinando sus elementos.

Una filosofía

Se trata de una forma de pensar en política. Puede entenderse como una doctrina general que describe a la sociedad y la vida de las personas. Sus ideas tienen opositores importantes quienes colocan su creencia central en las libertades humanas. Entre los estatistas y los no estatistas existen diferencias profundas.

Una idea central

La doctrina o filosofía estatista tiene como columna central la creencia de que el gobierno es una organización que merece tener privilegios y prerrogativas por encima de todas las demás organizaciones y personas que forman una sociedad.

Para el estatista, los gobiernos son entidades superiores que deben tener supremacía en la vida económica, política, cultural y social. La mentalidad ha sido explicada así, de manera muy clara: la actitud de reaccionar ante cualquier problema público creyendo que la mejor solución vendrá de la intervención estatal.

«Estatismo es la creencia de que la mayoría de nuestros problemas sociales pueden ser mejor atendidos a través de la acción gubernamental de algún tipo». Baker, Hunter. The System Has a Soul: Essays on Christianity, Liberty, and Political Life (p. 67). Christian’s Library Press. Kindle Edition. Mi traducción.

⚠️ Por debajo de esta idea central se encuentra una hipótesis forzosa, la de que los gobernantes son superiores en virtudes y conocimientos que el resto de las personas. Este es un supuesto que no tiene ningún apoyo racional ni práctico. Es lo que hace surgir el tema del gobierno de personas iguales al resto.

Muchas manifestaciones

La doctrina del estatismo tiene aplicaciones muy claras en regímenes políticos que concentran poder en el gobierno, como el socialismo, el intervencionismo económico, el dirigismo, la planeación central de la economía y similares. Con casos extremos como el del autócrata, el dictador y el gobierno totalitario.

Pero también en cualquier otra mentalidad que piense en los gobiernos como instrumentos que mediante la acumulación de poder puedan implantar las políticas deseadas, como los casos de teocracia y absolutismo político.

Igualmente tiene dosis variables de intensidad que puede ir desde un socialismo ligero hasta el totalitarismo. Todas ellas tienen en común la conjetura de que si se expande el poder de los gobiernos con ello se logrará una mejor vida para todos.

imagine power's no heaven, it's easier to riot if you try
El palacio del parlamento en Bucarest, Rumania (Palatul Parlamentului).

Consecuencias del estatismo

Las ideas tienen consecuencias y las del estatismo son claras.

Anulación de la persona

El estatismo da un nivel mayor a gobiernos y gobernantes, disminuyendo el que tienen las personas, las que pierden libertades y dependen de la autoridad y sus concesiones.

No hay en estos regímenes sistemas sólidos de contrapeso político que eviten abusos de autoridad, ni trazas del principio de subsidiariedad.

Otros regímenes se sostienen en la idea opuesta, que da preeminencia a la persona individual, como la democracia, la república, el liberalismo y el estado de derecho. El estatismo, por el contrario, reduce libertades y derechos personales mediante la acumulación de poderes, funciones y responsabilidades en el gobierno.

Disminución de progreso

La disminución de las libertades personales que reduce la toma de decisiones individuales hace que el talento y las habilidades de los ciudadanos dejen de aprovecharse.

En el estatismo el poder de decisión de la persona es trasladado a los gobernantes y se depende solamente de las capacidades de estos, por lo que se desperdicia el capital humano de la sociedad y el uso del capital económico pasa a ser una facultad estatal.

La consecuencia del desechar al talento personal de los ciudadanos reduce las probabilidades de progreso y, por tanto, crea sociedades de crecimiento frenado.

Más abuso y corrupción

Es un fenómeno conocido que el poder crea siempre oportunidades de abuso y que cuanto más poder se tenga, mayor será la probabilidad de abuso.

Los gobernantes son seres como cualquier otro, con los mismos defectos y las mismas fallas. Una de ellas es la tendencia a usar el poder en su favor incluso dañando a otros. Esto es lo que produce corrupción entre otras cosas.

Siendo los gobiernos los organismos más poderosos, este es un problema serio que ha sido tratado, por ejemplo, en la división de poderes propuesta por Montesquieu, en la división integral del poder y en el concepto de capitalismo democrático de M. Novak.

Trastornos mentales del gobernante

Es otro fenómeno conocido el que el poder facilita siempre oportunidades de pérdida del sentido común y de la razón, y que cuanto más poder se tenga mayor será la probabilidad de pérdida del sentido de la realidad y de toma de decisiones equivocadas. Este es el fenómeno del embrutecimiento causado por el poder.

El poder tiene efectos no deseables en la mente de los gobernantes, a quienes crea ilusiones, fantasías de poder absoluto y realidades virtuales. Estos padecimientos producen decisiones gubernamentales contrarias al bien común.

«Juan Domingo Peron y su esposa Eva Peron en la ceremonia de asunción de su segunda presidencia» by Desconocido is licensed under CC BY-SA 4.0.

Conclusión

El estatismo es un término que también tiene el significado de «Inmovilidad, permanencia, cualidad de lo que es estático». En política se refiere a esa manera de pensar que muestra la «Tendencia política partidaria de la supremacía e intervención del Estado en todas las actividades del país».

En resumen, es una doctrina general que afirma que los gobiernos son superiores a las personas y que estas deben someterse a aquellos.

Suele exhibir el fundamentalismo de la ideología que supone como absoluta la idea de que los problemas y dificultades que enfrentan las comunidades serán siempre mejor tratadas por la acción gubernamental que por la personal de los ciudadanos.


Otros lectores también leyeron…

Actualización última:

Artículo anteriorEl natural desarrollo de juicios
Artículo siguienteVoto ciudadano: proceso y calidad
Lector frecuente y culto, defensor de la libertad y de la moral objetiva. Cofundador de Contrapeso.info.