Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Relativismo: Sus Preguntas
Leonardo Girondella Mora
5 febrero 2015
Sección: ETICA, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


La popularidad del relativismo, sea cultural o ético, hace necesario profundizar en su naturaleza separador.001—para que, entendiendo qué es, pueda tenerse una mejor base de aceptación o rechazo.

Mi motivación es ayudar a evitar la aceptación insensata e irreflexiva del relativismo, al proveer una idea de lo que es esa postura intelectual.

&&&&&

La suposición esencial del relativismo moral es que ningún sistema ético es superior a otro —que todo lo que puede afirmarse es que hay distintos sistemas éticos que conducen a distintas normas morales, a distintas leyes y costumbres.

Esta imposibilidad de evaluar sistemas éticos como superiores e inferiores es universal —aplica a sociedades en diferentes lugares y en diferentes tiempos.

En lo esencial, el relativismo es el reconocimiento de la imposibilidad de realizar juicios morales, es decir, brinda una aprobación implícita a cualquier conducta en cualquier momento —lo que implica otro reconocimiento, uno implícito, el de que no hay criterios absolutos que permitan emitir juicios éticos en ningún momento.

Esto, tiene una consecuencia inevitable, la de producir pasividad ética —una inmovilidad que solo puede limitarse describir la realidad de diferencias morales sin implicar ningún tipo de aprobación o rechazo.

Es una postura que lleva solo a reconocer diferencias y nada más que eso, sin comparaciones posibles.

&&&&&

Siendo la anterior la esencia de la sustancia central del relativismo, quien sea que quiera adoptarla como postura personal justificada, debe respaldarse respondiendo a algunas dudas que emergen:

• Es una realidad que existen culturas, civilizaciones y sociedades con sistemas éticos diferentes; con costumbres y morales diferentes —una circunstancia que es imposible de negar.

La duda que surge es natural, la de si la realidad de diferencias es causa suficiente como para concluir que eso significa poder tener una conclusión de imposibilidad de juicio ético.

¿Justifican las diferencias culturales la indiferencia ética? Responder afirmativamente lleva a un non sequitur de lógica —el de concluir que diferencias en costumbres y reglas entre sociedades es prueba de que no existen distinciones éticas.

• También debe el relativista responder a otra situación, la de cómo justificar que sea moralmente igual una sociedad en la que el sacrificio humano es permitido, o el genocidio es practicado, resulten éticamente equivalentes a otras sociedades en las que eso no se realice.

Responder que no hay diferencias entre todas ellas, llevaría a la conclusión de que tampoco hay causa actual para emitir juicios morales sobre ningún suceso actual, como la mutilación genital de mujeres.

• Por igual, debe darse respuesta a cómo y quién decide la ética de cada sociedad —una responsabilidad que debe ser especificada en detalle por el poder que eso significa, especialmente cuando puede resultar en el establecimiento de un régimen totalitario.

El caso de un país en el que se practique la discriminación racial o religiosa, el relativista tendrá que enfrentar su postura lógica de permanecer pasivo pidiendo tolerancia a las costumbres de otros.

&&&&&

Lo que he querido hacer es señalar la sustancia esencial del relativismo cultural y apuntar algunas de las respuestas que debe contestarse quien sea que decida convertirse en un relativista que quiera justificar su postura.

Nota del Editor

Si le gustó la columna, quizá también:

Rebatir el Subjetivismo

Relativismo Moral: Definición

Relativismo Cultural: Definición

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras