Es una realidad la de gobiernos demasiado grandes y creciendo desproporcionadamente. ¿Por qué? Tres tipos de gobernante pueden responder la pregunta. Todos ellos tienen intereses personales para aumentar el tamaño y el presupuesto de sus gobiernos.

Introducción

Una realidad innegable, el tamaño de los gobiernos tiende a crecer desproporcionadamente. Una ilustración de esto es el de los presupuestos de gobierno, casi siempre en crecimiento. 

¿Cuáles son las razones de gobiernos demasiado grandes? Buchanan ofrece una buena explicación.


La idea comentada en esta carta fue encontrada en Buchanan, James M.The Limits Of Liberty: Between Anarchy And Leviathan. Chicago. University of Chicago Press, pp.156-159.


El punto de partida

En el capítulo 9, el autor inicia afirmando que los votantes en escasas ocasiones toman decisiones colectivas de gobierno.

Es decir, esas decisiones no son tomadas por quienes pagan los impuestos y quienes son al mismo tiempo los beneficiarios de los bienes y servicios proveídos por el gobierno.

La influencia del ciudadano en las decisiones de gobierno es indirecta y limitada.



Para operar con efectividad práctica, se necesita que el papel de los ciudadanos se concentre en la elección de sus representantes, de personas como ellas que son las que participarán en la toma concreta y específica de decisiones legislativas y ejecutivas.

Son estos gobernantes elegidos por los ciudadanos los que tomarán las decisiones directas sobre los bienes y servicios públicos gubernamentales y sobre el tamaño del presupuesto y las partidas de este, incluyendo su financiamiento.

File:James Buchanan by Atlas network.jpg«File:James Buchanan by Atlas network.jpg» by Atlas Network Official website is licensed under CC BY-SA 3.0

Ahora los gobernantes, sus gustos y opiniones

Inmediatamente después de señalar esa realidad, señala otra, ahora relativa a los gobernantes y sus preferencias personales. Un punto vital para explorar las razones de gobiernos demasiado grandes.

El punto de Buchanan as simple. ¿Tienen los gobernantes preferencias personales y propias acerca de temas como el tamaño del presupuesto, de sus fuentes de financiamiento, de sus componentes?

Desde luego que sí las tienen. Sería irreal suponer que esos son aspectos sin importancia para ellos. Si no tuvieran esas preferencias no estarían metidos en la política. Quien no tiene opiniones y preferencias al respecto no sería atraído a puestos de gobierno.



Es de sentido común presuponer que la clase política está formada por personas que tienen opiniones al respecto de cuestiones presupuestales públicas.

Y esos gustos y opiniones no son iguales a los de los ciudadanos

De allí que las consideraciones y manejos presupuestales de gobierno no serán un reflejo fiel de las preferencias de los ciudadanos electores. 

El gobernante una vez electo gozará de un buen margen de acción para implantar sus propias preferencias en cuestiones fiscales y presupuestales. 

En el tiempo, a la larga, el gobernante sí tiene una limitación indirecta en las siguientes elecciones si es que desea ser reelecto.

Pero aún así, el gobernante goza de gran margen de maniobra para manejar las cuestiones financieras de gobierno de acuerdo a sus opiniones propias, no necesariamente coincidentes con las de sus electores.

Por tanto, dentro de un margen amplio de acción limitado por extremos de imposibilidad para sus electores, el gobernante va a decidir por las opciones que él prefiere. Y que son las de mayor utilidad para él, no para sus representados.

Un sesgo hacia el gobiernos demasiado grandes

Hasta aquí, Buchaman pone su atención en la flexibilidad que el gobernante tiene para tomar decisiones según su propia conveniencia y opinión, dentro de un margen de posibilidades.

Esta realidad no tendría importancia si las diferencias de opinión y preferencia fuesen simétricas, para mayor o menos presupuesto, anulándose unas a otras en promedio.



Con unos gobernantes prefiriendo una elevación del presupuesto, por ejemplo, y otros, una disminución, quizá el efecto neto final sería pequeño en cualquiera de las direcciones.

¿Es cierto eso en la realidad? El autor dice que no. Hay un sesgo unidireccional a favor de la expansión en las cuentas fiscales. Otra de las razones del crecimiento de los gobiernos.

Tres tipos de gobernante con el mismo sesgo

En ese sesgo es posible distinguir varios elementos, que son expuestos por el autor a continuación, dando oportunidad a una clasificación de gobernantes en tres tipos. Todos ellos, por diferentes motivos, resultan en gobiernos demasiado grandes.

A. Gobernante con buenas intenciones

Son las personas que valoran muy alto la posibilidad de influir en las decisiones colectivas, quienes tienen un real y sincero deseo de hacer el bien. 

Gente de buenas intenciones que se incorporan a la política con la idea de influir en las decisiones de gobierno y usan al gobierno para implantar sus opiniones propias.



El opuesto de estas personas es el de quienes creen que el papel del gobierno en la sociedad debe ser reducido y que precisamente por eso tienen menor probabilidad de ser atraídos a puestos públicos.

Es natural concluir que el gasto gubernamental tenderá a subir por causa de lo anterior,. Por la atracción fuerte que un puesto de gobierno ejerce entre quienes desean usar al gobierno como instrumento para el bien de la sociedad.

B. Gobernante con deseo de poder

Son personas que colocan gran valor en el tener poder de decisión para afectar la vida de terceros. No es igual al tipo anterior, en el que una persona tiene una serie de opiniones acerca del bien social que desea realizar usando medios gubernamentales.

Este otro tipo de gobernante puede tener ideas vagas e incompletas de programas sociales, pero pueden estar buscando una posición de gobierno porque valoran estar en posiciones de poder y mando, a las que otros tienen que recurrir para solicitar asistencia.

Charlie Chaplin«Charlie Chaplin» by twm1340 is licensed under CC BY-SA 2.0 El Gran Dictador

Un gobernante de este tipo logra utilidad en los ingresos que recibe por el reconocimiento que tiene de su autoridad.

Sin preferencias ideológicas, este tipo de gobernante podría tomar decisiones más cercanas a las preferencias de sus electores que el anterior. 

Sin embargo, para llegar y mantenerse en una posición de poder él debe complacer al mayor número posible de votantes y eso será más fácil de lograr con programas de gobierno dirigidos a grupos grandes que con una reducción general de impuestos.

Buchanan aclara que en los dos casos anteriores, de gobernantes con agenda ideológica y con agenda de poder, se ha tomado como hipótesis que ellos son incorruptibles.

Ninguno de ellos busca ingresos personales que no sea el de su sueldo en el puesto ocupado.

C. Gobernante que quiere ganar más

Es el político que busca ingresos adicionales a su sueldo y por eso se presenta la misma tendencia anterior a la elevación del presupuesto público y produce también gobiernos demasiado grandes.

La razón es sencilla. Las oportunidades de corrupción son directamente proporcionales al tamaño del presupuesto y su complejidad, y al monto de la intervención estatal en la economía.



Es natural que este tipo de gobernante busque engrandecer los presupuestos con la creación de muchos programas de gobierno. No tendría lógica que prefiriera reducciones de presupuesto y de programas de gobierno.

En resumen

Lo que Buchanan ha hecho es dar una explicación del porqué los gobiernos crecen demasiado y rebasan tamaños razonables. La razón es la existencia de tres mentalidades de los políticos.

  1. Mentalidad de las buenas intenciones.
  2. Anhelos de control y adicción al poder.
  3. Búsqueda de beneficio personal.

Los gobernantes en la realidad pueden caer en uno de esos tres tipos, o ser una combinación de dos o tres de ellos. 

Pero la dirección en la que se mueve el tamaño del presupuesto gubernamental es la misma para todos: se elevará por diferentes motivos. Son las razones del gobiernos demasiado grandes.



Todos tienen un interés personal en elevar la intervención gubernamental en la economía.

¿Es cierto es crecimiento gubernamental?

El ejemplo de EEUU muestra que eso es cierto.

  • Mientras eran una colonia británica, en 1774, el gasto gubernamental era el 2% del ingreso de los habitantes.
  • Un siglo después, en 1870, el gasto gubernamental era el 7% del PIB, es decir, en 100 años se más que se triplicó. 
  • Poco más de un siglo después, en 1980, la proporción fue de 31%. Un crecimiento extraordinario.
  • Treinta años después, en 2010, la proporción era de 42%, es decir, 21 veces más que cuando eran una colonia.

El fenómeno es realmente notable. Especialmente cuando se considera que es una proporción creciente dentro de una cantidad creciente, el PIB.

Ese país no es un caso aislado, sino parte del principio general que indica que los gobiernos tienden a crece más que proporcionalmente al tamaño de la población y de la economía.

Otras causas

La explicación del autor acerca del crecimiento excedido de los gobiernos presenta una buena oportunidad para apuntar otras posibles causas de esa expansión gubernamental tan desmedida. Algunas de ellas:

1. Más gobierno, más poder

La primera es la adicción de poder que alimenta al gobernante, quien hará todo lo que esté a su alcance para tener poder creciente. Los gobernantes viven del poder, se alimentan de él y nunca les es suficiente.

2. Ideas populares

La popularidad de ideas que favorecen el crecimiento gubernamental. Son ideas socialistas, comunistas, keynesianas, progresistas, que se sustentan en gobiernos muy poderosos y excedidos.

Ellas son muy atractivas a los intelectuales que tienen ilusiones de sociedades racionales perfectas. Y son fácilmente llevadas en cápsulas simplificadas a la masa de votantes.

3. Mutación gubernamental

Conectado con el punto anterior, hay una mutación importante. El gobierno ha dejado de gobernar propiamente para convertirse en una agencia de proveeduría de servicios: educación, salud, pensiones, entretenimiento y demás.

Esto significa que servicios que antes eran ofrecidos por ciudadanos privados, son ahora ofrecidos por el gobierno. El resultado es un crecimiento sustancial del aparato gubernamental y sindicatos afines. Y que incluso suponen que el gobierno es un proveedor de felicidad general.



4. Corrupción y corporativismo

El descubrimiento de oportunidades de negocio gubernamental entre los ciudadanos. 

El gobierno grande propuesto por el socialismo, el gobierno de gran gasto propugnado por el keynesianismo, el gobierno convertido en agencia de servicios, es una fuente enorme de negocios.

Los negocios de los intereses especiales, de los sindicatos de gobierno, de los grupos de presión, de los amigos del gobierno. Todas las personas que hacen del gobierno su modus vivendi. Más, por supuesto, la corrupción.



Y unas pocas ideas más…

[Actualización última: 2021-01]

Notas extras sobre las razones de gobiernos demasiado grandes: son el polo de atracción para el autoritario

Por Eduardo García Gaspar

El polo de atracción para el autoritario. Ese centro irresistible al que se dirige la personalidad autoritaria. Es el gobierno el eje alrededor del que gravita quien tiene tendencias autoritarias. Un imán que seduce irresistiblemente a quien tiene ensueños de ordenar la vida de otros.

Gobiernos atraen al autoritario

El campo más propicio para dar cabida a esa personalidad es el gobierno, haciendo que el poder sea un polo de atracción a los más inclinados a ser autoritarios.

¿Qué otra actividad atrae más a quien tiene sueños de poder que el ser gobernante? Ninguna otra alternativa existe que pueda equipararse con el poder que da un puesto de jerarquía en algún gobierno. El gran polo de atracción para el autoritario.

Un libro de Andrew, Christopher. The Secret World: A History of Intelligence, contiene evidencias de eso.

Carlos Marx y su certidumbre

Un ejemplo clásico, C. Marx y su certeza ideológica que le mandaba tratar con desprecio a quien le contradecía (p. 387). 

Un rasgo interesante: quien sea que presupone que posee la verdad absoluta tendrá una cierta inclinación a considerar a los demás como inferiores. Él, después de todo, es quien está en lo cierto.

El gobierno de la URSS, un polo irresistible

Otro caso, el de Lenin en su viaje en tren de regreso a Rusia. Dio instrucciones precisas acerca del fumar y del uso de los baños (p. 545). Otro rasgo interesante, la tendencia a entrar a ordenar la vida ajena incluso en los detalles más pequeños.



La implantación del comunismo en Rusia provee otro ejemplo, con su simplificación extrema que determinaba culpabilidad individual dependiendo de la clase a la que se pertenecía, el origen de la persona y su educación o profesión (p. 556). 

El autoritario tiene prisa por lograr lo que pretende y emite dictámenes veloces de condena y castigo. El gobierno como polo de atracción para el autoritario con prisa.

Y otro rasgo curioso, el del mundo virtual en el que vive el gobernante autoritario. También lo ilustra un fenómeno en la URSS durante los años 30 del siglo pasado. 

La URSS tenía el mejor servicio de inteligencia en el mundo, interceptación de señales y número de agentes, pero fallaba en la interpretación de la información recopilada (p.594). Una muestra de que ese polo de atracción embrutece a quien llama.

Hitler y la obsesión de control

Un rasgo llamativo lo da otro caso, el de A. Hitler y su costumbre de dar responsabilidades similares a diferentes departamentos, de manera que siempre mantenía el control en sus manos (p.664). 

Más su desprecio por la información que contradecía sus opiniones pues se veía a sí mismo como infalible (p.646).

Otra cosa, la tendencia del gobernante autoritario a rodearse de personas que le comunican lo que no lo contradiga. La información que llega por esos conductos está suavizada (p.693). 

De tal manera que llegan a creer sus propias mentiras, como en el caso de Sadam Husein creyendo que realmente estaba ganando la guerra (p.744).

El polo de atracción para el autoritario

Expongo un problema político real, el que puede expresarse como una ley. La política atrae a la personalidad autoritaria y conforme crezca el poder que ella tenga más tenderá a vivir en su propio mundo, alejándose de la realidad.

Este alejamiento de la realidad propiciará un círculo vicioso de un aún mayor alejamiento y desconexión con la realidad. Y el poder, por su propia naturaleza, siempre tiende a excederse.

Personalidad autoritaria, significado

Una razonable definición de la personalidad autoritaria es esta:

«[…] el conjunto de características individuales, que adquiridas durante la infancia, predisponen a un individuo a aceptar y adoptar creencias políticas antidemocráticas, encontrar satisfacción en la sumisión a la autoridad, dirigiendo la agresión hacia las minorías sociales, étnicas o a los grupos sometidos a la marginación social. Esta personalidad se caracteriza por la presencia de actitudes intolerantes como la xenofobia, el racismo, la discriminación social entre otros». es.wikipedia.org

A lo que creo que debe añadirse una faceta adicional. La personalidad autoritaria en el gobierno suele tener una gran habilidad para dar una imagen benevolente y atractiva.