La diferencia entre regímenes de libertad y de sumisión. Las maneras en las que es posible distinguir uno de otro. ¿Cuáles son las características de un país libre? Las de ese país en el que sus ciudadanos viven en libertad.

Introducción

El propósito de la columna es destacar las principales facetas de un país libre y hacerlo contrastando a ese país con el de otro que es su opuesto. ¿Qué es eso que es propio de naciones cuyos habitantes gozan de libertades? ¿Qué es eso de lo que carecen los habitantes de países que son el caso opuesto?

Las características de un país libre versus sus opuestos son indicadores generales de dos realidades:

🩸 El bienestar, el progreso y el desarrollo son mayores en los países libres que en los que no lo son. Basta contrastar las realidades de países como Dinamarca con las de Eritrea para tener imaginar esa conexión entre libertad y bien común.

🩸 La libertad es parte de la naturaleza humana y, por eso, los países libres tienen condiciones congruentes con esa naturaleza. Por el contrario, los regímenes que anulan a las libertades están en contra de la esencia humana.

No es que los países libres presenten una utopía, al contrario, están lejos de ser situaciones perfectas e ideales. Sin embargo, ellos son la mejor situación que presenta la realidad, especialmente comparada con la de países sin libertades. Es suficiente contrastar la vida en, por ejemplo, Suecia con la de Venezuela o Lesoto.

📍 El tema de la columna lleva a temas como las claves del progreso y la civilización, la sociedad civil, y conservación y defensa de la libertad.

Libertad de expresión

📌 Esta característica de un país libre se manifiesta en la existencia abundante de medios independientes que presentan opiniones diversas y donde las críticas políticas son acostumbradas. El extremo opuesto es el de pocos medios, todos propiedad directa o indirecta de la autoridad en el poder.

En medio de esos dos extremos se presentan situaciones de presiones y acoso a los medios, crítica oficial continua a las opiniones opuestas a sus políticas, autocensura de periodistas, expropiación aislada de medios y cancelación de algunas concesiones.

El World Press Freedom Index coloca en los primeros lugares a Noruega, Dinamarca, Suecia, Estonia y Finlandia, claramente países libres en este sentido. Los cinco países exactamente en el lado opuesto con Corea del Norte, Eritrea, Irán, Turkmenistán y Myanmar. En la parte media de la tabla se encuentran Lesoto, Georgia, Mongolia, Bulgaria y Guinea Bissau.

La posición de algunos países selectos entre casi 180 son: España (32), México (127), Venezuela (159), Argentina (29), Nicaragua (160), Perú (77), Colombia (145), Ecuador (68) y Cuba (173).

División del poder político

📌 En un país libre la autoridad política se encuentra formalmente dividida, existen pesos y contrapesos políticos y existen organismos independientes que balancean el poder gubernamental. El lado contrario presenta circunstancias de alta concentración de poder en unos pocos gobernantes sin que exista real independencia judicial ni legislativa.

Entre esas dos posiciones extremas, se tienen situaciones de partidismo judicial, servilismo legislativo, problemas severos de criminalidad, mala gobernanza.

En el Rule of Law index, los primeros cinco lugares son: Dinamarca. Noruega, Finlandia, Suecia y Alemania. Los últimos cinco son: Venezuela, Cambodia, República Democrática del Congo, Egipto y Camerún. En la zona media están: Brasil, Guayana, India, Tailandia y Serbia.

Las posiciones de algunos países seleccionados son estas: Argentina (56), México (113), España (21), Colombia (86), Ecuador (92), Nicaragua (131), Venezuela (139), Perú (87).

Funcionamiento democrático

📌 En este campo, las características de un país libre muestran escasos problemas electorales, con resultados rápidamente aceptados por los opositores y reglas claras y respetadas por los candidatos en campaña. En el otro extremo está la ausencia de elecciones y cambios de gobierno, quizá con elecciones de partido único.

Colocados en medio de esas dos situaciones están los casos de fraudes electorales frecuentes con irregularidades significativas, no aceptación de derrotas electorales, presión y acoso a fuerzas opositoras y escaso pluralismo político.

En la medición de calidad democrática se colocan en los primeros cinco lugares a Dinamarca, Noruega, Finlandia, Suecia y Alemania. Los últimos cinco lugares son los de Eritrea, Corea del Norte, Yemen. Arabia Saudita y China. Justo en la parte media de la tabla están República Dominicana, Paraguay, Montenegro, México, Myanmar y Ucrania.

La posición de países selectos entre los 176 analizados son: España (11), Venezuela (159), Colombia (84), Ecuador (74), Perú (50), Cuba (154), Nicaragua (156), Argentina (44).

Libertad económica

📌 Las características de un país libre en este sentido muestran rasgos como competencia abundante, carencia de monopolios, apertura al libre comercio, escasa regulación económica, impuestos bajos y similares. El caso opuesto es el de países con los medios de producción en manos estatales, con nula existencia de derechos de propiedad, centralismo económico y sin apertura comercial.

En medio de esos dos extremos se encuentran casos de intervencionismo económico abundante, altos impuestos, amplia regulación económica, limitaciones comerciales, capitalismo de amigos, fuerte presión de intereses especiales.

Según el Index of Economic Freedom, los primeros cinco lugares perteneces a Singapur, Suiza, Irlanda, Nueva Zelandia y Luxemburgo. Los últimos cinco a Corea del Norte, Venezuela, Cuba, Sudán y Zimbabwe. En la zona media están Ghana, El Salvador, Guyana, Honduras. Tanzania.

Estos son algunos países selectos entre un total de 177: Nicaragua (122), España (41), Ecuador (126), Argentina (144), Colombia (60), México (67), Perú (51).

Libertades civiles

📌 Un país libre presenta características de amplias libertades civiles y políticas, como derechos de asociación y manifestación de ideas, más libertades educativa y religiosa. Del lado opuesto, las personas viven bajo un dominio extremo que impide esas libertades civiles y castiga como traidores a quienes las manifiestan.

En medio de los dos extremos están los casos de libertades civiles formales no respetadas en la práctica, abusos frecuentes de autoridad, problemas con la libertad religiosa y la educativa.

En el Freedom of the World report los primeros cinco lugares son de Noruega, Finlandia, Suecia, Nueva Zelandia y Canadá. Los últimos cinco son de Tibet, Sudán del Sur, Siria, Turkmenistán, Corea del Norte y Eritrea. En la zona media están: Guatemala, Zambia, Niger, Malasia, Costa de Marfil.

Las clasificación de países seleccionados, con 100 indicando máxima libertad, es: Venezuela (14), España (90), México (60), Ecuador (71), Perú (72), Cuba (12), Argentina (84), Colombia (64), Nicaragua (23).

Discusión

Los datos anteriores se prestan a algunas especulaciones.

Mientras que los casos claros de países libres y no libres, que se encuentran en los extremos de cada una de las características con claros y visibles, las zonas medias presentan situaciones de transición. Es posible que algunos de los países en esas zonas evolucione hacia la formación de un país claramente libre, aunque eso no descarta la de que descienda y se coloque en posiciones cercanas al extremo de países no libres.

Los países en zonas medias parecen no necesitar de revoluciones o cambios violentos para evolucionar hacia la libertad si continuan solidificando su medio ambiente democrático, republicano y de estado de derecho. Aunque es una realidad que por medios democráticos caigan en regímenes que los acerquen a los casos de países no libres. Parece razonable suponer que estos últimos solo podrán salir de su situación mediante revoluciones violentas.

Los países que quieran acercarse a los casos de países libres deben entender que no es un asunto de copiar a la situación actual de uno de ellos, sino de entender la evolución que tuvo para llegar a donde está.

Resulta llamativo que en las características analizadas haya coincidencias. Los países que son los más libres en una dimensión también lo son en otras. Por ejemplo, Noruega está entre los primeros cinco lugares de cuatro de las características, menos la de libertad económica. Algo similar sucede con los países no libres. Esto sugiere una fuerte correlación entre las libertades de naturaleza política.

La libertad económica parece más independiente. Por ejemplo, Noruega es el número 14 en libertad económica, una posición ligeramente más baja que en las otras dimensiones. Aunque hay más consistencia en los países no libres que en cuanto a libertad económica se mantienen en las últimas posiciones, como Corea del Norte, Cuba, Sudán y Venezuela.

Quizá esto último sea la posibilidad real de regímenes autoritarios en los que sí existen libertades de iniciativas económicas, artísticas y académicas. Una libertad de acción independiente del régimen político muy dependiente de inclinaciones gubernamentales y tradiciones nacionales.

Conclusión

Las características de un país libre propuestas arriba fueron mediciones de respeto a la libertad de expresión, de la amplitud de la división del poder político, del funcionamiento democrático, de la extensión de la libertad económica y del respeto a las libertades civiles.

Cada una de ellas fue expuesta mostrando los países en los extremos de mayor y menor libertad de cada característica, incluyendo la mención de los que se encuentran en posiciones medias más la mención específica de algunos países seleccionados.


Otros lectores también leyeron

Actualización última:

Artículo anteriorFormas de gobierno, una tipología
Artículo siguienteLibertad personal posible
Más de cuatro décadas de escribir columnas de opinión y análisis políticos en periódicos y en línea. Autor de tres libros.