Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Razones de Fracaso
Eduardo García Gaspar
24 junio 2002
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Hay una revista norteamericana que se llama Fortune. Es una revista bien establecida que trata de negocios y es la que suele sacar esas listas de las 500 empresas mayores del mundo.

No hace mucho, ella sacó un reportaje sobre las razones por las que fracasan las empresas.

Tomando como base algo de lo que allí se dice, me gustará mucho que usted me acompañe en algunas consideraciones adicionales que quizá ayuden a entender mejor cosas que nos suceden en México.

Dice Fortune que una de las causas del fracaso de empresas es la creencia interna de que todo va muy bien y que yo combino con otra razón, la de esa terrible costumbre de no poder hablar con la verdad hacia arriba. Me explico.

Hay en muchas instituciones una situaciones de ceguera total ante la realidad. Esta incapacidad para ver lo que está sucediendo viene de tendencias muy humanas que se niegan a ver las cosas malas que acontecen.

Y, peor aún, los miembros de la institución donde eso sucede pueden sufrir de otra calamitosa costumbre, la de no revelar la realidad a su jefe, por miedo generalmente.

Traslademos esto al gobierno mexicano (usted puede hacer lo mismo a la empresa en la que trabaja). En la medida en la que quienes están en puestos superiores se nieguen a ver la realidad y piensen que todo va bien, el fracaso se hace más probable que donde eso no sucede.

En la proporción en la que esos que están en puestos superiores generen miedo en sus subalternos a reportarles la realidad, igualmente crecerán los riesgos de fracaso.

La variable importante aquí es el alejamiento de la realidad y la creencia en una situación ficticia que lleva a pensar que las cosas van bien. Esto produce literalmente el embrutecimiento del gobernante o del más alto ejecutivo.

Estas personas se atontan y comienzan a tomar decisiones que no son acordes con la realidad, lo que los lleva a cometer barbaridad y media. La realidad diaria da muestras de esto en cantidad de instituciones.

Uno de los ejemplos más diáfanos de esa situaciones se da cuando los gobernantes critican a los medios de comunicación, por ejemplo, por ser alarmistas con información sobre inseguridad pública.

Es lógico que quien cree que la realidad es otra porque sus subalternos se lo han dicho o porque esa realidad va en contra de sus propias concepciones, ataque ferozmente a quien niega sus creencias.

Dentro de una empresa quien se atreve a hablar sin alterar la realidad tiene buena probabilidad de ser aislado del grupo que sigue creyendo que todo va bien. Dentro de una sociedad quien hace lo mismo va a recibir serias reprimendas de quienes no han reconocido las verdad sobre lo que sucede.

No es que los medios sean infalibles, pues se equivocan como cualquier ser humano. El problema de fondo es esa incapacidad para aceptar lo que está en contra de lo que uno cree que es cierto.

La reciente actuación de la selección mexicana de futbol es un ejemplo de esto: fue terrible aceptar la realidad para quienes en verdad creyeron que ese equipo iba sin problemas a ganar su partido con Alemania porque el de EEUU era una cuestión ganada.

Al gobernante le sucede eso con frecuencia. Ya que él es producto de una fiera lucha partidista y de elección popular, piensa que el mundo está dividido entre quienes están a su favor y quienes están en su contra.

No entiende la existencia de seres que simplemente están haciendo su trabajo independientemente de él. Esta banda sobre los ojos es la que produce la ceguera de la que hablo, a la que ayudan quienes no quieren contradecir a su jefe, pues de eso depende su puesto.

El círculo vicioso se alimenta a sí mismo y, cuando alguien sale con una realidad que choca contra las ciegas creencias, es natural que el gobernante niegue esa realidad contraria a lo que él piensa y se lance a acusar a quien se atreve a contradecir lo que él cree cierto.

Y, le digo, eso es lo que sucede mucho entre medios y gobernantes. Cuando haya avanzado más nuestra democracia, si le damos oportunidad, esas situaciones irán haciéndose cada vez menores, pues cada uno de esos gobernantes y medios habrán madurado sus conflictos y aceptado sus papeles.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras