Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Razón y Violencia
Eduardo García Gaspar
21 marzo 2003
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Leyendo se encuentra uno, a veces, con ideas que salen fuera de lo común. Quiero compartir con usted algo que realmente me impresionó.

Se trata de una parte de un texto escrito por un polaco llamado Jerzy Popieluszko. Allí va en una traducción mía.

“No pelees con violencia. La violencia es un signo de debilidad. Todos los que no pueden ganar a través del corazón tratan de conquistar mediante la violencia. Las más maravillosas y durables luchas en la historia han sido llevadas a cabo por el pensamiento humano.

“Las luchas menos nobles y con resultados más efímeros han sido realizadas con violencia. Una idea que necesita rifles para sobrevivir, muere por sí misma. Una idea que es impuesta por la violencia se derrumba por la misma violencia”.

Jerzy Popieluszko era un sacerdote, concretamente era capellán en el movimiento Solidaridad de Polonia, durante el dominio soviético, cuando fue repetidamente arrestado y torturado, hasta su asesinato.

No es una idea nueva la expresada en esa cita. Pero ella está expresada en bellas palabras, que muestran la total antítesis que existe entre la razón y la intimidación, entre el convencimiento y el terror, entre la fe y la violencia.

El razonamiento es imposible donde alguien porta un arma, que en donde se deja de ser humano y se convierte en bestia. Si usted se pregunta a qué viene esto, le diré que a dos cosas.

La más obvia de ellas es la proliferación del terrorismo como un medio de convencimiento y su aceptación indiscriminada. Nos hemos acostumbrado a las manifestaciones violentas.

Es posible que exista alguna causa justa en algunas de los reclamos de algunos movimientos terroristas, pero el uso de la violencia los anula por definición. Si su causa necesita de bombas y explosivos hay algo podrido en todo ello.

El punto es vital en nuestra época, cuando enfrentamos fuerzas terroristas que han renunciado a su esencia humana, que es la facultad de pensar y razonar. Frente al uso de la violencia necesitamos tener una posición fuerte y firme, la que me temo no existe.

Por ejemplo, lo que muchos piensan y han expresado con respecto al movimiento neozapatista de Chiapas, diciendo que es positivo porque nos ha recordado la terrible situación de tantas personas en ese estado.

Así piensan personas bien intencionadas que no consideran el otro lado de la moneda, y que es el uso de la violencia.

La siguiente es otra cita, directa y textual de documentos oficiales del neozapatismo,

“Conforme a esta Declaración de guerra pedimos a los otros Poderes de la Nación se aboquen a restaurar la legalidad y la estabilidad de la Nación deponiendo al dictador… conforme a esta Declaración de guerra, damos a nuestras fuerzas militares del Ejército Zapatista de Liberación Nacional las siguientes órdenes… Avanzar hacia la capital del país venciendo al ejército federal mexicano…”.

Para saber lo que se da en Chiapas y otros estados, la verdad, no hace falta declarar la guerra oficialmente, pues lo que logra es lo contrario de lo que se pretende. La violencia dificulta la solución a la pobreza que quiere remediar.

Es cierto que en Chiapas se han dado situaciones que indignan, pero lo que los rifles hacen es empeorar la situación. Lo que se quiera imponer por medio de máscaras y armas caerá con la intervención de más máscaras y más armas.

Sí, indignan muchos sucesos en Chiapas, pero eso no nos puede llevar a condonar la violencia. Y lo mismo sucede con otras manifestaciones que toman como bandera causas que son positivas, pero que son envueltas en amenazas, coerciones, e incluso bombas.

En fin, lo que he querido hacer es ofrecerle una segunda opinión que creo que es necesaria en nuestra época. Sí existen situaciones graves, sí existen causas que exigen atención inmediata.

Sin embargo, por nuestra condición de humanos tenemos la obligación de rechazar a quienes tienen la iniciativa de la violencia creyendo beneficiar esas situaciones y causas. Dios nos hizo libres y por ello nos dio el don de la razón, pues la libertad sería un imposible sin la capacidad de pensar.

Cuando se usa la violencia se ataca a la libertad de los demás y se anula la razón propia. La violencia debilita la causa que pretende defender y la arropa en vestimentas reprobables.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras