Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Dos Tipos de Gobernantes
Eduardo García Gaspar
23 agosto 2006
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


La situación política mexicana ahora sobre la mesa tiene un asunto interesante para explorar más a fondo de lo usual. Los espectadores de los sucesos políticos tenemos la tendencia a evaluar las habilidades y la inteligencia de los actores políticos. Y esto lleva generalmente a una conclusión.

Es usual considerar a los gobernantes en México como un tipo diferente de personas, de las que suelen decirse varias cosas. Una de ellas es la de “tontos no son”. Y en algunas ocasiones, incluso se ha dicho que son tipos inteligentes. No lo creo.

Pongo en tela de juicio eso de que los gobernantes no son tontos, de que son inteligentes.

La primera prueba que ofrezco es contundente. Si los gobernantes fuesen en verdad inteligentes los gobiernos mexicanos funcionarían mucho mejor de lo que lo hacen: son instituciones lentas, ineficientes, corruptas, complejas, duplicadas, llenas de regulaciones y, lo peor, no dan resultados. Por eso solemos cambiarlos, porque la mayoría de las veces no dan buenos resultados.

Esa primera prueba sería suficiente como para terminar mi columna e irme a tomar una cerveza helada. Pero la cerveza debe esperar porque hay más que decir.

Los gobernantes no son más inteligentes que el resto de los ciudadanos y en muchos casos son menos capaces que el promedio nacional. Los gobiernos, por su propia naturaleza, atraen a personas de diversos tipos y uno de ellos es común: el que no desea ser evaluado con parámetros serios.

Los resultados gubernamentales son de tal naturaleza que no admiten parámetros de medición exacta y ése es el medio ambiente ideal del mediocre que no quiere depender de su buen desempeño.

Peor aún, los gobiernos atraen a personas que tienen sed de poder y que quieren imponer sus ideas al resto por medio de una institución que no se rige por los resultados que da. Por esto existen dictadores como Castro y el recientemente fallecido Stroessner, o gobiernos de larga duración que fracasan una y otra vez, como el de la URSS.

Pero, sin duda, todo trabajo requiere alguna habilidad que se domina para tener éxito. El gobernante es sin duda hábil en sus terrenos para sobrevivir crisis, salir airoso de ataques, moverse en estructuras llenas de conflictos, escalar posiciones a pesar de fracasos anteriores, convencer al electorado y demás.

Dije habilidad, no inteligencia. Es la habilidad del que roba carros, del que usa un martillo, del que coloca ventanas, o del que trafica con drogas. Habilidad no es lo mismo que inteligencia.

La habilidad del político está en las intrigas, los juegos de influencias, las apariencias, la creación de alianzas y usa esa habilidad para su avance personal, que es la prioridad central y más importante. Ya que no tiene parámetros de evaluación dura, carece de objetivos de desempeño y su vida se reduce a ser lo suficientemente hábil como para elevarse en la jerarquía burocrática. Eso es habilidad y nada más.

Ser hábiles no es lo mismo que ser inteligentes. La inteligencia es más profunda, de largo plazo, integral. La inteligencia lleva a la prudencia, a esa capacidad de anticipar los efectos futuros de las acciones actuales… los efectos en todos, son sólo en unos pocos. Por eso, a los gobernantes, cuando son inteligentes, se les llama estadistas, para diferenciarlos de los que simplemente son hábiles.

Pongo un ejemplo obvio. Bajo esta perspectiva, Fox ha sido un simple gobernante, que hábilmente llegó a la presidencia, lo que era su objetivo medible. Durante su administración, el resto de los partidos y el suyo propio, fueron formados por gobernantes simples, hábiles también para alcanzar las metas propias. Los actores de las elecciones son igualmente hábiles para usar cuanto truco conocen para lograr sus objetivos personales.

Uno de ellos destaca enormemente. Es imposible negar la habilidad política del ex candidato del PRD, pero es perfectamente posible negar su inteligencia.

Espero haber demostrado mi punto al hacer la distinción entre esas dos cualidades, a lo que añado que lo que necesitamos es gobernantes hábiles en el diario manejo de la política, lo que parece no ser un problema. Pero a esos les falta la inteligencia para abrirles la mente y hacerles entender su razón de ser.


ContraPeso.info, un servicio con antecedentes desde 1995, funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras