Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Mineros y Cervezas
Eduardo García Gaspar
7 marzo 2006
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Los mineros mexicanos pueden seleccionar la cerveza que quieran beber, pero no el sindicato que los deba representar. Allí están en los supermercados, con marcas como Carta Blanca, Tecate, Corona, Bohemia, incluso Heineken y muchas más.

De todas ellas pueden beber. Sin embargo, no pueden seleccionar a qué sindicato pertenecer.

El embrollo, en esencia está así. Existe un sindicato nacional de trabajadores mineros, cuya dirigencia fue ocupada por Napoleón Gómez I y quien heredó el puesto a Napoleón Gómez II, hombre inmiscuido en escándalos de riquezas inexplicables y bajo investigación de presuntos delitos financieros. Y resulta que el gobierno federal no lo reconoce como líder de ese sindicato (un atributo que el gobierno ha negado tener).

Al que reconoce, se dice, es a Elías Morales Hernández y por eso fue declarada una huelga nacional, levantada el sábado pasado. La huelga, supuestamente, fue para expresar la protesta de los trabajadores ante tal cambio de líder. Y aquí surge de nuevo la idea de la cerveza: si los mineros pudieran seleccionar cada uno a su sindicato, la cosa no pasaría a mayores. El problema es que el sindicato es un monopolio sin rendición de cuentas.

Peor aún, la tragedia de la mima en Coahuila, en la que murieron 65 trabajadores, sacó a la superficie un dato repetido muchas veces en las noticias. Los trabajadores ganaban algo así como 60 o 70 pesos diarios, contra un mínimo nacional de poco más de 40.

La conclusión inicial es obvia, los mineros ganan poco y trabajan bajo medidas de seguridad malas. La otra conclusión es la que no se sacó. Es la de que el sindicato monopólico no les ha dado resultados a los trabajadores.

Los líderes no viven mal, pero los mineros están en condiciones malas. El sindicato no les ha podido lograr mejores condiciones de seguridad, ni mejores sueldos. ¿O, sí? Después de todo, los accidentes mineros en México no son frecuentes. Y luego está lo de los sueldos. Se reportaron 60 a 70 pesos diarios.

Pero ese nivel de ingreso era el prevaleciente en la industria manufacturera nacional a finales de 1996. A finales de 2005, ese promedio nacional manufacturero era de casi 200 pesos, más de cuatro veces el mínimo. En las industrias metálicas básicas era de unos 240 pesos. Hay algo extraño en esas diferencias, por lo que al menos se necesita mayor información para aceptar la versión difundida.

Y a lo anterior se une otra noticia dada según cálculos del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas: el déficit actuarial de las pensiones públicas de trabajadores llega al 170 por ciento del PIB mexicano y crecerá entre 8 y 12 por ciento anualmente. De nuevo, un problema sindical mayor, tan grande que puede representar la quiebra del gobierno mexicano durante la próxima administración. Uno de los datos es apabullante.

Según ese organismo, el instituto de seguridad social tiene un pasivo en las pensiones de sus trabajadores que llega a 440 mil millones de pesos, y sus activos valen 34 mil. Entre paréntesis, esto significa que el nuevo presidente debe ser un tipo ducho en finanzas y números, para que sea de ayuda en la solución del problema. Pero lo que vale de esta segunda opinión es el ver el panorama total del embrollo. Los problemas son enormes, de dinero y de poder.

Algunos sindicatos son acreedores teóricos de todo México (y les quedamos deber) y son monopolios fuente de riqueza para los líderes. No van a soltar la presa fácilmente y una prueba es el embrollo de Napoleón II de México, quien lanzó en su favor una huelga nacional.

Esto presenta una problemática tan o más grande que las de seguridad ciudadana y competitividad para la siguiente administración. Es decir, el gobierno que viene tendrá que atender un problema de dimensiones gigantescas, poco o nada previsto por los candidatos mayores a la presidencia.

Ellos se han concentrado mayormente en sus promesas, pero no en esta cuestión que inevitablemente llegará. Pongámoslo de manera directa y sin palabras bonitas. La siguiente administración va a enfrentar la posible quiebra financiera del gobierno por allí del 200 aniversario de la independencia mexicana.

Y a rivalizar con el poder sindical que él mismo ha creado. Los sindicatos oficiales serán un serio problema… está bien, sí ya lo son y lo han sido desde siempre.

POST SCRIPTUM

Los datos de los ingresos obreros están en Secretaría de Trabajo, una página que no permite URLs separados. Mi punto es la enorme diferencia entre los salarios de los mineros reportados a los medios y los salarios reportados para industrias manufactureras. Hay algo que no es congruente en esto y que debe tener una explicación que desconozco. Lo reportado a los medios, sueldos de 70 pesos diarios, no son congruentes con datos reportados durante años.

El boletín de prensa del 1 de marzo de la secretaría del trabajo dice que

“… la STPS ratifica que no es una de sus facultades reconocer o desconocer liderazgo alguno. La ley faculta a la STPS únicamente a tomar nota de las decisiones que, con apego a la legalidad y a los estatutos del propio sindicato, adopta cada gremio, y en el caso del sindicato minero ha acreditado que, de manera legal, decidió nombrar al señor Elías Morales Hernández como su Secretario General provisional, hasta en tanto no sea ratificado o sustituido en una Convención General Ordinaria o Extraordinaria de esa organización…”.

El Financiero del 6 de marzo reporta que “El gasto total en pensiones del ISSSTE para este año será de 49 mil millones de pesos y, de ese monto, el gobierno deberá subsidiar con impuestos 38 mil millones, reconoció Pedro Vásquez Colmenares…”, subdirector general de Finanzas del ISSSTE

El Universal de ese mismo día por la tarde reporta que “Organizaciones sindicales de la Unión Nacional de Trabajadores, la disidencia del Congreso del Trabajo y del Frente Sindical Mexicano, advirtieron que evalúan iniciar un paro nacional de actividades por las acciones que el gobierno federal ha emprendido en contra de diferentes organizaciones y líderes de sindicatos, así como el apoyo al dirigente de mineros, Napoleón Gómez Urrutía”. Esto bien puede ser una lucha por más poder entre los sindicatos mismos.

El 8 de marzo, El Universal reportó que, “Sindicatos de electricistas, mineros, telefonistas, del IMSS, UNAM y campesinos amagaron con realizar un paro nacional de 24 horas si no renuncia el secretario del Trabajo y si el gobierno no deja de entrometerse en las agrupaciones de trabajadores. Antes, el vocero de la Presidencia de la República advirtió que el gobierno federal “nunca se dejará chantajear por nadie”, mucho menos para sustituir al secretario del Trabajo, Francisco Javier Salazar”.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras