Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Tipos de Voto
Eduardo García Gaspar
14 febrero 2006
Sección: LIBERTAD POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


La siguiente es una lista de algunas de las formas cómo se está razonando el voto de los mexicanos en las elecciones de este año.

Primero, el voto pre-decidido. No importa quién sea el candidato, ni qué diga, ni qué haga, pues desde antes ya se ha decidido dar el voto a uno.

Es una especie de voto duro, muy difícil de modificar. No es novedad encontrarlo y lo único que señalo es que en el caso del candidato del PRI, he encontrado que algunos de esos votos duros son menos seguros de lo que parecían.

Hay otro tipo, al que puede llamarse voto mariposa: nunca sabe bien a dónde va y muy posiblemente no termine el camino. Quizá de aquí proceda la mayor cantidad de abstencionismo.

Esta gente no sabe del tema, ni le interesa. Desconoce a los partidos, los candidatos, no está al pendiente de las noticias y sus opiniones están basadas en lo último que le ha oído al compadre.

El tercero es un voto tipo abeja en un jardín de flores. De una flor brincan a otra y a otra, sin detenerse. Es un voto escasamente razonado, que se basa en la novedad. Todo lo que sea nuevo, piensan, debe ser mejor que lo anterior por el simple hecho de ser nuevo.

No piensan en los candidatos, ni en sus ideas, ni en nada más que no sea lo nuevo. Están dispuestos a intentarlo todo sin pensar. Una parte de este voto se inclina por el candidato del PRD.

Otro tipo de voto es el quejoso: el de gente aparentemente comprometida que se queja de no tener información sobre los candidatos y piden hacer folletos y publicaciones para orientarse. Son los perezosos que aunque esos folletos existan, no los leerán.

En realidad, la información existe y está disponible, aunque ellos lo duden. Su voto será volátil y decidido de último momento.

Quinto, el voto de la imagen. Está dado por todo, menos por las propuestas. Es un voto que podemos llamar de maquillaje: lo que cuenta es la apariencia del candidato, sus dichos y expresiones. Está decidido por esa idea de “caer bien o mal”, sin cosa alguna de fondo.

Es una especie de voto Avon o L’Oreal, basado en aspectos físicos y simpatía personal. Estos pueden votar por cualquiera, aunque el candidato del PRI suele ser el peor en esta dimensión.

Otra forma de razonar el voto es la del rechazo categórico: al no aceptar definitivamente a uno de los candidatos, entonces se vota por cualquiera de los otros. Una muestra de esto es un grupo de personas que rechazan absolutamente al PRI y que por eso decidirán entre los otros dos.

Otra muestra es la de los que rechazan al PRD y por eso votarán por cualquiera de los otros dos. Desde luego, también están los que rechazan al PAN y sólo consideran a los otros dos. Estos de seguro votarán.

Séptimo, otros decidiendo por promesas electorales. Cuántas más promesas haga un candidato, mejor. Es un voto comprado por promesas dadas a grupos o segmentos. Por ejemplo, la pensión a los ancianos, destinado a comprar el voto de la gente de esa edad. Y así con otros grupos. Es un voto es una subasta, dado al mejor postor.

El octavo voto es el religioso: se da a aquel candidato que es percibido como el salvador, el mesías de la nación. Ése al que debe elevarse a un nicho sagrado y ser adorado y bendecido por el pueblo de manera incuestionable.

Es una especie de voto por un ayatola que habla con la verdad revelada y para el que no existen imposibles. Por su arte y gracia, el país se tornará un paraíso terrenal en pocos meses.

Noveno, el voto geométrico, que es el decidido por derechas o izquierdas. Para estas personas, los candidatos deben ser colocados en una posición de ese tipo y luego seleccionados sobre esa base.

Por ejemplo, los socialistas preferirán al candidato del PRD porque es de izquierda abierta y declarada. Los que no son de izquierda, desde luego, lo rechazarán.

Finalmente, existe el voto de quienes intentan ver lo que los candidatos tienen en sus plataformas electorales y evaluar sus propuestas. Son un grupo mínimo que no tendrá influencia en las elecciones.

POST SCRIPTUM

Y tambièn está el voto soñador, que es el dado a los candidatos de partidos pequeños que no tienen probabilidad de nada, excepto de lograr la renovación de su licencia de partido político y seguir siendo negocio para sus accionistas.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras