Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Una Aseveración y Dos Defensas
Leonardo Girondella Mora
26 enero 2006
Sección: Sección: Análisis, SEXUALIDAD
Catalogado en: ,


Primera pieza de información: un editorial crítico de una película

En diciembre de 2005, un editorial del periódico El Norte, en Monterrey, México, perteneciente a Grupo Reforma, una de las empresas noticiosas más grandes del país, publicó un editorial bajo el título “Ahora, los ‘cowgays’”.

El tema de la columna fue la película “Brokeback Mountain”.

Es una historia de amor entre dos vaqueros hombres, durante los años 60 en los EEUU [más información en los enlaces abajo]. El editorial fue escrito bajo un seudónimo, El Abogado del Pueblo, en una columna que tiene muchos años dentro del periódico y que trata temas muy diferentes.

Escribiendo acerca de la película, el columnista habla de las ventajas de la globalización, pero que ella acarrea algunas desventajas, como la “importación de modas o tendencias incómodas o indeseadas”.

Afirma que se tendrá una “inminente polémica que se desatará en nuestro conservador medio… con el arribo de un film que se ha puesto de supermoda entre los intelectualoides y gays al norte del Río Bravo”.

Alega el columnista que la película afectará la forma de ver a los vaqueros: “Nunca más veremos… al vaquero de la misma manera…”.

A lo anterior adiciona que el real problema de la cinta es que ella se convierte en una “apología abierta del homosexualismo, desviación de conducta sexual que si bien la educación moderna nos lleva a respetar y tolerar, de ninguna manera requiere por parte de la sociedad… estímulo alguno”.

A los comentarios anteriores, añade un final en el que afirma que, “creemos en la plena libertad de expresión, lo cual incluye las manifestaciones artísticas, nos gusten o disgusten…igualmente verídico es que poseemos todos el don de ELEGIR: elegir entre la tolerancia pasiva o el activismo a favor de las conductas homosexuales”.

Y termina invitando a sus lectores a no ir a ver la cinta, votando con la cartera en contra de “estilos de vida “alternativos” que atentan contra la tradicional integración social y la naturaleza misma”.

Segunda pieza de información: dos cartas de lectores protestando esa columna

• “Me extraña bastante el editorial del Abogado del Pueblo donde muestra un criterio tan estrecho al comentar sobre la película de “Cowgays”… Vivimos en una sociedad donde las formas de vida ya no sólo se limitan a la pareja heterosexual. Nos guste o no nos guste, existe el llamado tercer sexo, pero le sugiero tener en mente y poner en práctica la frase de Benito Juárez: “El respeto al derecho ajeno es la paz”, y le informo al Abogado del Pueblo que no es su labor ni la de nadie erigirse en rector de la moralidad y decir qué está bien y qué está mal. Que se aborde un tema en una película no quiere decir de ninguna manera que se esté fomentando.

• “Es irónico ver cómo a pesar de la creciente infraestructura, los ambiciosos proyectos culturales y su desarrollo económico, en Monterrey la rusticidad y la ignorancia casi decimonónica siguen atrincheradas de manera perpetua y en los medios menos esperados. Lo anterior se demuestra claramente a través del contenido del editorial del Abogado del Pueblo del lunes 12 de diciembre… La diversidad es el fundamento de toda sociedad desarrollada y el tono y mensaje subyacente de este texto sólo refleja una actitud condescendiente e insultante para cualquier sociedad que pretenda asemejarse al Primer Mundo.

Tercera pieza de información: la reacción analítica ante ambas piezas anteriores

[El ejercicio consiste en el análisis de las cartas de lectores, para examinar su razonamiento y su validez.]

Un buen ejercicio comenzaría por la lectura completa de la columna, que no se ha podido reproducir enteramente por problemas de derechos de autor (y espero no haber violado esos derechos con las citas realizadas), pero cuya descripción es suficiente. Antes de eso convendría elevar el conocimiento de la cinta en cuestión haciendo búsquedas en la RED acerca de la película —los enlaces abajo proveen los datos más básicos.

El siguiente paso es hacer una lista de los razonamientos separados de ambas cartas, para ser examinados uno por uno.

La siguiente es una lista mía de esos razonamientos y un breve comentario sobre ellos. No se trata de examinar la posición del columnista y su validez (lo que en sí mismo podría ser objeto de otro análisis, sino el poder de los argumentos de los lectores —y esto debe ser tomado muy en cuenta parar conducir un ejercicio sin distracciones; tenga o no razón el editorialista, se trata en esta “situación” de examinar el razonamiento de los lectores).

Lo que he hecho es separar en diversas partes las dos cartas, copiando literalmente las palabras usadas por los lectores y haciendo una lista —a continuación se examinan esos puntos, uno por uno, que es precisamente lo que yo he hecho en forma resumida y lo que constituye en centro de la discusión en clase o entre amigos.

Criterio tan estrecho.

Es la discusión entre amplitud y estrechez, presuponiendo que la amplitud es mejor que la estrechez. Siendo un argumento común, convendría establecer su significado partiendo de la base de amplitud como la posición en la que todo se vale y estrechez como la posición en la que no todo se vale. ¿Todo se vale o hay cosas que no se valen?

Vivimos en una sociedad donde las formas de vida ya no sólo se limitan a la pareja heterosexual.

Esta aseveración puede ser examinada analizando las diferencias entre lo descriptivo y lo prescriptivo, lo que es y lo que debe ser. ¿Es aceptable por definición todo lo que existe, sea lo que sea?

Nos guste o no nos guste, existe el llamado tercer sexo.

De nuevo este punto de la carta coloca en el plano de la discusión algo que sugiere el lector sin aparentemente darse mucha cuenta, con ese “Nos guste o no nos guste”. Surge la distinción entre lo que es y lo que debe ser, que es la única posibilidad de que exista ese no gustar —aplicable a lo que es pero no debe ser.

Sugiero tener en mente y poner en práctica la frase de Benito Juárez: “El respeto al derecho ajeno es la paz”.

¿Hay realmente una afectación al derecho ajeno cuando alguien expresa una opinión? Si fuera cierto el lector estaría violando su propia recomendación.

Le informo al Abogado del Pueblo que no es su labor ni la de nadie erigirse en rector de la moralidad y decir qué está bien y qué está mal.

¿Ha sido el columnista un rector de la moralidad? ¿Puede él decir lo que está bien y lo que está mal? Dependiendo de las respuestas podría plantearse la interrogante de si un libro de ética es válido —¿quién puede escribir de ética, Aristóteles, Cicerón, San Agustín, nadie?

Que se aborde un tema en una película no quiere decir de ninguna manera que se esté fomentando.

Los delitos en los cuentos de Hércules Poirot no son una apología del crimen —al contrario, el héroe combate a los delincuentes, igual que en las historietas cómicas. ¿Podría una novela o una película tratar benignamente una acción indebida? ¿Da el tratamiento de una cinta una pista sobre si las acciones “malas” son aprobadas?

Es irónico ver cómo a pesar de la creciente infraestructura, los ambiciosos proyectos culturales y su desarrollo económico, en Monterrey la rusticidad y la ignorancia casi decimonónica siguen atrincheradas de manera perpetua y en los medios menos esperados.

Es un argumento de modernismo, que parte de la idea de que todo lo moderno debe ser aprobado —¿es lo moderno todo digno de aprobación por serlo o debe tenerse otro criterio externo al modernismo?

La diversidad es el fundamento de toda sociedad desarrollada y el tono y mensaje subyacente de este texto sólo refleja una actitud condescendiente e insultante para cualquier sociedad que pretenda asemejarse al Primer Mundo.

Similar al anterior —¿para ser del mundo desarrollado debe aprobarse el homosexualismo? ¿Todo lo del primer mundo debe traerse para ser un país desarrollado? ¿Es la diversidad el criterio central para dar por aprobada una conducta, la que sea?


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



No hay comentarios en “Una Aseveración y Dos Defensas”
  1. María Elena Rodríguezb Dijo:

    Excelente!





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras