Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Tesoro Ignorado
Eduardo García Gaspar
8 julio 2008
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Si usted camina tarde, por las mañanas, en algunas cafeterías encontrará algunos grupos de amigos conversando, pasando el tiempo. Suelen ser personas retiradas que ahora gozan de tiempo libre. Una parte de ese tiempo lo emplean en las reuniones de la mañana, o de la tarde, en esas cafeterías.

Hace unos días entré a una de esas cafeterías y vi a dos grupos de esos. Ambos en una muy animada conversación y, por lo visto, enormemente divertida. Era fácil recordar a Tales de Mileto, el quizá primer filósofo de todos los tiempos, en el siglo 6 AC. Tenía él en común una cosa con esos grupos de amigos.

Tenía tiempo libre. En algún sitio leí que en buena parte ese ocio del que Tales disfrutó se debió a una buena inversión en molinos de aceitunas, antes de que se diera una cosecha grande. No sé más detalles, pero sí que este buen hombre usó su tiempo libre y que debía ser abundante sin ya tener preocupaciones cotidianas.

Es más o menos la misma situación de esas personas retiradas, y de muchas otras. Ellas tienen tiempo. Seguramente años atrás se quejaban de lo opuesto, de no tener tiempo y descuidar por eso cosas que sabían eran importantes. Han ahora llegado a una gran etapa de su vida, la de tener tiempo libre.

¿Qué hacer? Tales se dedicó a pensar hasta donde sabemos y fue una especie de estudioso de la naturaleza, todo eso que nos rodea y que solemos dar por supuesto. Para este hombre, el agua era el principal elemento de la realidad. No sabemos si Tales se reunía con amigos a conversar, pero seguramente lo hacía, como por sistema lo hicieron otros que vinieron después. Las conversaciones fueron instrumento básico de la filosofía de esos tiempos.

Mi temor con el tiempo libre es su desperdicio. Por un lado, se suele decir que se desea tiempo libre, pero por el otro, una vez que llega ese tiempo no se sabe qué hacer con él. Es algo así como esos perros que ladran a cuanto coche pasa junto a ellos. Ladran con rabia y alboroto, dando señales de lo que les pasaría a los coches en caso de no seguir su camino. Pero si acaso el auto llega a detenerse, entonces el pobre perro ya no sabe qué hacer y da vueltas buscando otro coche al que perseguir.

Un hombre a quien conocí hace pocos años, después de haber vendido su negocio, ilustra el buen uso de su tiempo libre. Forma parte de un par de comités de ayuda a personas desamparadas y está tomando cursos de francés. Pero otro caso resulta el extremo opuesto: pasa su vida en casa, viendo televisión, sin interés alguno que se note. El primero tiene vive de buen humor, el segundo de muy malo.

Si se piensa que el problema del tiempo libre es uno de personas jubiladas, eso está equivocado. Nunca en la historia del mundo se ha tenido tanto tiempo libre. Las largas jornadas de trabajo que ocupaban todo el tiempo de todos los miembros de una familia todos los días, han desaparecido en gran proporción. Ahora tiene tiempo libre el retirado, desde luego, pero el resto también. Niños, jóvenes, adultos, todos tienen tiempo libre y tendrán cada vez más.

En esto, quienes están retirados tienen una responsabilidad importante, la de mostrar a otros lo que pueden hacer con ese recurso: desde quedarse viendo televisión, los programas que tratan la vida íntima de celebridades sin talento, o tomar cursos de francés. No sé los detalles, porque esos los decide cada persona haciendo en su tiempo libre lo que quiera.

Pero sí sé que sea lo que sea que haga, llegar a sentir que algo se ha aprendido es superior al resto de las sensaciones. Eso lleva, me imagino, al viejo ideal clásico de ambicionar ser un tipo sabio y virtuoso, que ha hecho y está haciendo cosas de provecho. No lo puedo definir en detalle, pero sí puedo definir lo opuesto haciendo cosas como ver programas que tratan la vida íntima de celebridades sin talento.

El tiempo libre es un recurso de extremo valor que ha creado la prosperidad de nuestro mundo. Quizá sea el mejor de todos los bienes de los que podemos disfrutar. Mi punto es que quizá muchos no nos demos cuenta del tesoro que tenemos en las manos.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras