Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
En Todo Hay Algo De Interés
Eduardo García Gaspar
6 marzo 2008
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Fue Chesterton, el escritor británico, el que dijo que todos los temas son interesantes, pero que sucede que no todas las personas se interesan en ellos. La idea es terriblemente práctica para cualquiera que esté pendiente de las noticias o de cualquier cosa que sucede a su alrededor. Lo que se necesita, nada más, es tener ganas de aprender algo.

Un ejemplo de esto me fue dado el otro día cuando una persona hablaba del “proyecto alternativo de nación” que había sido propuesto por uno de los ex candidatos a la presidencia de México. En la conversación, otra persona comentó que en realidad no era un proyecto ni era alternativo, sino un simple plan de crecimiento gubernamental, no del país. El comentario, que tiene gran dosis de verdad, añade otra dimensión a la del aprendizaje, el humor. El aprendizaje debe tener alguna dosis de diversión.

El punto, que me parece bien vale una segunda opinión, es insistir en la noción de que pocas son las ocasiones en las que no puede aprenderse algo, así sean las más irrelevantes en apariencia. Sí, incluso en esos programas que hablan de la vida íntima de las celebridades hay posibilidades de aprendizaje, así sea la lección de que la mayoría de esas noticias son insignificantes.

Por ejemplo, recientemente fue reportado en varios medios algo sobre la ganadora del Oscar a la mejor actriz, Marion Cotillard. Dijo ella que cuando se estrellan aviones en edificios, ellos no se caen y que las Torres Gemelas, construidas en los años 60, eran demasiado viejas para merecer remodelaciones y que era más eficiente destruirlas (de las personas que había adentro no dijo nada aparentemente, pero puede suponerse que también podían ser reemplazadas por haber nacido en los años 60 e incluso antes).

Sí, incluso en esas declaraciones y similares hay oportunidades de aprendizaje. Basta interesarse en esos sucesos. Pero interesarse va más allá que repetir lo visto en las noticias. Quien reproduce lo que lee en algún periódico, por ejemplo, no muestra interés, sino sólo buena memoria. Interesarse es tratar de sacar alguna lección del suceso, algo que ayude a comprender mejor al mundo. Alguien diría que esto es hacer filosofía.

Quizá lo sea. Es mostrar interés en, por ejemplo, otro suceso reportado, el de una encuesta sobre el monopolio estatal mexicano de petróleo (Grupo Reforma, 3 marzo): poco más del 40% de los mexicanos quieren que Pemex se mantenga sin cambios en manos del gobierno; menos del 10% desea su privatización. Repetir los datos no tiene gran mérito hasta que con interés se interpretan. Tener interés es sacar el significado de lo que sucede.

Pero cuidado, esto no significa que todo tenga un mensaje. Yo no hablo de mensajes, sino de significado. Buscar un mensaje quiere decir que alguien ha puesto un significado intencional en un suceso y eso sólo sucede en algunas historias, pero no en los acontecimientos. Tener interés en algo es desear explicarlo y de esa explicación obtener consecuencias de sentido común. Suena sencillo, pero no lo es.

Suelo hacer un ejercicio mental que me ayuda en esto y que comparto con usted. Imagino a un personaje sabio y sencillo, que habla sin rodeos, al que le pregunto algo y me responde sin andar por las ramas la pregunta que hago. Quizá con lo de Cotillard me diga: no pierdas tiempo en eso, muchos opinan generalmente en proporción inversa a sus conocimientos.

Tal vez con lo de la encuesta de Pemex me responda: es maravilloso el efecto que puede tener la repetición de una idea desde los primeros años de escuela.

No son respuestas absolutas, pero sí son puntos de partida para comenzar alguna línea de pensamiento… porque la otra parte del interés en algún tema es la de poder explicarlo de manera que pueda ser entendido por otros. Cuando alguien es capaz de hacer eso, es que ya comprendió de qué habla.

El interés en los sucesos, como oportunidades de aprendizaje, tiene además una gran ventaja, la de evitar conflictos sin solución. El interés es como una invitación dada a otros para que hagan sus aportaciones. Tenía razón Chesterton, no faltan temas de interés, falta interés en ellos. Y, sin ese interés en aprender, las mentes corren el riesgo de dejar de ser usadas para otra cosa que no sea la acumulación inútil de datos.

Post Scriptum

En Lin, Yutang (1996). The Importance Of Living. New York. W. Morrow. 0688147178 se trata este tema desde el punto de vista de la educación como Tormento o Placer, teniendo especialmente énfasis en el evitar la acumulación de datos y fomentar las habilidades del pensamiento.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras