¿Qué es ideología? ¿Qué significa? Su definición, características, críticas. Una forma de entender a toda la realidad.

Ideología, definición

En su sentido más general, una ideología es un sistema de creencias que en conjunto permiten explicar a la persona la realidad. Toda la realidad o casi.

Una serie de creencias organizadas de manera más o menos coherente y que hace posible entender muchos o todos los sucesos reales.

Ideología es una especie de explicación del mundo y cómo funciona. La marxista es un buen ejemplo pues incluso realizó predicciones basadas en la interpretación del pasado.

Una explicación universal que llama a acción

Como se dijo, una ideología toma como base su explicación integral y sobre ella basa propuestas de cambio y mejora de la existencia universal.

Existe en la ideología un componente de acción. No sólo explica la realidad sino que indica las acciones que bajo ese entendimiento deben realizarse.

Ideología, rigidez e inflexibilidad

Una postura ideológica suele ser sostenida de manera rígida, sin flexibilidad alguna. De nuevo, el marxismo es un buen ejemplo de esta severidad.

En este sentido, una ideología connota la adopción de una posición fuerte e inamovible, que no admite discusión. Sus partidarios la toman como una verdad que no puede ser puesta en duda.

Es decir, la ideología es así tomada como una serie de creencias que significan una posición dogmática extrema e incapaz de ser modificada.

Algunas posturas flexibles

Pero también existen posturas ideológicas que pueden ser menos dogmáticas y admiten variaciones, como el caso del conservadurismo y el socialismo. Este último ha adoptado medidas liberales impensables años atrás.

Una ideología es una forma de ordenar ideas básicas dentro de un todo coherente acerca de los fenómenos políticos y sociales en un sentido. Y hacerlo de manera flexible para indicar la inclinación personal hacia ciertos valores y creencias que no pueden ser probados empíricamente.

Origen

Quizá haya sido Carlos Marx quien usó este término de manera concreta por primera vez. Lo hizo al crear la tesis de que cada clase social dentro de su clasificación posee una manera de pensar y de la que no son conscientes las personas.

En esta connotación, la noción de ideología tiene un efecto profundo en la actividad intelectual. Presupone que las personas están cegadas a entender ideas que son ajenas a su condición social. Una opinión que tiene la consecuencia de negar la posibilidad de argumentar razonablemente.

Es decir, el uso de la palabra ha creado un sistema erróneo de razonamiento que rechaza las ideas de otros sin analizarlas y acusándolas de estar afectadas por la ideología de clase —es una forma de argumentos ad hominem y que son considerados sin valor.

En resumen

Ideología es un sistema de creencias organizadas y coherentes entre sí que en conjunto explican a la realidad. Muchas ideologías suelen ser inflexibles y exigen pureza ideológica. Otras son flexibles y solo muestran inclinaciones de pensamiento.

Aunque la palabra sigue siendo usada, su vaguedad puede ser señal de precaución para utilizarla lo menos posible.

Debe señalarse que las religiones no son referidas como ideologías.

¿Qué es Ideología? Profundizando un poco

Una visión teórica universal

La ideología es una acumulación amplia de ideas, creencias, valores, opiniones. Ellas en su conjunto permiten a la persona explicar toda la realidad o una buena parte de ella.

Es una visión general y amplia que explica a la realidad y da sentido al mundo. Armada con una ideología, la persona siente poder explicar a la historia y al presente, pudiendo pronosticar el futuro.

Esa capacidad explicativa brinda gran seguridad a la persona, la que tiende a interpretar todo suceso real de acuerdo con su ideología.

Seguridad rígida sin necesidad de pruebas

El origen de la ideología es la satisfacción de una necesidad emocional, abstracta, emotiva. Ella encuentra alivio en la construcción de ese conjunto de ideas numerosas a las que no se exigen pruebas de congruencia ni validez.

Las ideas que la forman son nociones, concepciones, valores, explicaciones, información que se preseleccionan para acomodarse a la idea preconcebida que apoyan. Rechazan o hacen de lado todo lo que ponga en duda esa sensibilidad original.

La ideología suele tener un elemento de rigidez, mostrado en su intransigencia. No tiene capacidad para razonar y aceptar evidencias opuestas. Esto suele producir un mundo virtual acomodado a la ideología y que no corresponde a la realidad.

Un marco mental activista y oculto

En una ideología se crea un marco mental, muchas veces inconsciente, sustentado en una visión emotiva del mundo.

Ese marco mental acepta aquello que le da sustento y se rechaza lo que la debilita. Convierte a la mente a una manera de pensar que suele tornarse dogmática e inflexible.

Una ideología toma como base su explicación integral y sobre ella basa propuestas de cambio y mejora de la existencia universal.

Es decir, existe en la ideología un componente de acción: no sólo explica la realidad sino que indica las acciones que bajo ese entendimiento deben realizarse.

No extraña, por tanto, que ella sea usada en acusaciones mutuas entre personas de diferentes opiniones, las que así se culpan unas a otras de intransigencia y ceguera mental.

Como sucede entre liberales y socialistas, o entre conservadores y progresistas. Una forma de argumentos ad hominem y que son considerados sin valor.

Finalmente

Una buena forma de entender qué es ideología en su esencia es compararla contra sus opuestos.

Por ejemplo, contra una doctrina que sea una exposición ordenada de ideas congruentes entre sí y que definen una postura política, filosófica, religiosa, social y demás.

La ideología, en cambio, no requiere que sus ideas sean congruentes entre sí, sino que den apoyo a la emoción sensible original que la creó.

La inhabilidad para el diálogo, para la búsqueda de la verdad, es una de las fuerzas que han dado apoyo al relativismo moral y cultural.

Finalmente, es digno de señalarse un uso de la noción de ideología —el usado por Carlos Marx. Él acusa a la burguesía de tener una mentalidad inconscientemente afectada por su ideología de clase, la que le impide entender a la realidad.

Marx, obviamente era inmune a esa afectación. Conviene ver la idea de J. A. Schumpeter en Sesgos Ideológicos y Marx.

[La columna fue revisada en 2019-04]