Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
De Urgencia a Importancia
Eduardo García Gaspar
18 enero 2010
Sección: Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Las imágenes son poderosas y terribles. Las palabras que lo describen son horrendas. Los llamados de ayuda apelan a la más grande compasión. Y todo está justificado, excepto por un olvido. Las descripciones y los comentarios sobre el terremoto de Haití no ayudan a entender la totalidad del fenómeno.

Dos elementos del suceso colaboran a comprenderlo. El más llamativo y ladrón de toda la atención es el tamaño de sus consecuencias, expresado en la pérdida de vidas y el estado que guardan los sobrevivientes… con una característica natural: no hay cifras confiables, pero las que hay hablan de centenas de miles. La otra cifra es menos llamativa, la de la frecuencia del suceso.

Fue reportado que un temblor similar en la misma zona ocurre una vez cada doscientos años. Tampoco una cifra confiable, pero posible de usar para entender la naturaleza de esos dos fenómenos: muy baja probabilidad de ocurrencia y muy costosas consecuencias. Se parece a una lotería al revés en la que usted tendría muy pocas probabilidades de obtener un premio enorme… excepto que aquí, ganar la lotería significa morir.

En casos como el de Katrina en 2005, o del tsunami un año antes, sucede lo mismo. O como en el terremoto de 1775 en Lisboa. Muy bajas probabilidades pero con consecuencias enormes. Tal es la naturaleza de estos sucesos y ella se pierde de vista en medio de las urgencias que reclama y que están plenamente justificadas.

Visto con frialdad, un suceso de esos dos rasgos podría ser tratado con probabilidades para ser atendido. Por ejemplo, una reserva anual acumulada producto de multiplicar el costo estimado por la probabilidad anual. Es una manera de verlo, como también la de medidas de previsión: códigos de construcción más estrictos, zonificación que impida construcción en áreas riesgosas… en fin.

Pero hay más. Richard A. Posner, un juez estadounidense, señaló rasgos que deben considerarse. La escasa probabilidad del suceso y los períodos cortos de gobierno en las democracias, se combinan para poner en segundo plano estas prioridades. Un gobernante tendría muy mala suerte si dentro de su gobierno sucede una tragedia así.

A esto puedo agregar que los países no democráticos tienen los gobernantes que más duran en el poder, pero ya que suelen ser los más pobres, no tienen los recursos para atender sucesos así. El caso de Haití y el de Katrina ilustran esta diferencia.

Además, la agencia que está a cargo de la previsión y remedio de estas grandes catástrofes es el gobierno, que por naturaleza suele ser centralizado, lo que limita su capacidad de respuesta en zonas muy localizadas. Más aún, puede tener varias zonas con bajas probabilidades de riesgo y altas consecuencias, lo que reduce el tramo de atención a casos concretos posibles.

Algunos de estos sucesos suelen afectar regiones con varias naciones e incluso puede haber catástrofes de cobertura global, como el de la influenza española (1918-1919), que afectan a algunos países pobres sin recursos y que suelen ser los receptores inmediatos de ayuda. El punto central aquí es el del riesgo moral: si ahora recibe ayuda el país podrá encontrar más productivo no hacer nada para prevenir el siguiente evento y contar de nuevo con la ayuda externa.

Lo que se haga en Haití después de unos meses mostrará ese riesgo moral, o como le dicen también, el dilema del buen samaritano: dar ayuda es un deber pero puede crear malos hábitos en las personas a las que se ayuda. En países pobres suelen tenerse gobiernos ineficientes y corruptos que no estarían dispuestos a tomar medidas preventivas ni tienen recursos propios para labores de socorro. Los convendrá contar con los buenos samaritanos en otras partes.

También, señala Posner, hay un rasgo humano conocido: los eventos de muy escasa probabilidad son puestos de lado. Los ignoramos en nuestros cálculos de vida. Dice él que tenemos dificultades al tratar de pensar en términos de probabilidades. Si no me cree, haga un experimento y pregunte a su mejor amigo sobre un asteroide que choque contra la tierra, otro suceso de bajísima probabilidad y consecuencias devastadoras.

Estas y otras ideas son retiradas del lugar que merecen por los sucesos trágicos, las fotografías impresionantes, y los videos dramáticos… todo quizá parte de nuestra naturaleza: poner atención en lo urgente y olvidar lo importante.

Post Scriptum

El libro consultado es Becker, G. S., & Posner, R. A. (2009). Uncommon Sense: Economic Insights, from Marriage to Terrorism. University Of Chicago Press. Pp 203 y ss.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras