Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Futuro, obsesiones y explicaciones
Eduardo García Gaspar
12 julio 2010
Sección: FALSEDADES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Se llama Paul y todos lo conocen. Es un pulpo célebre, con sus días de fama al menos por ahora. Todo porque él predice victorias en la Copa FIFA. El mecanismo es simple: se le presentan dos cajas con alimento, cada una con la bandera de un país cuyos equipos se enfrentarán. La gracia del animal es que tiene un registro perfecto.

Siempre escoge la comida de la caja en la que está la bandera del equipo que gana. De cinco partidos anteriores al de la semana pasada, escogió los cinco ganadores. La noticia del miércoles pasado era directa: según Paul, ganará España. Independientemente del resultado de ese partido, jugado ese miércoles, el caso es fascinante para examinarlo.

Primero, muestra un rasgo humano, una constante universal de nuestra especie: la curiosidad con el futuro. Predecir lo que sucederá es algo que nos obsesiona a tal grado que resulta noticia el pulpo adivino. Más o menos como antes, leyendo las entrañas de algún animal, viendo las estrellas, mirando los resto de una taza de café, o echando las cartas. El futuro nos fascina.

Desde luego, el futuro es imposible de conocer. Si lo conociéramos ya no sería futuro, sino presente. Piense usted en un caso posible: en la edad de piedra alguien predice que se inventará la rueda… si eso predice, eso significa que ya la inventó. Si alguien predice algo concreto, ya lo conoce. Su única salida es predecir algo vago y general, como “morirá un jefe de estado y una celebridad se divorciará”.

Segundo, muestra otro rasgo humano, uno no muy loable: credulidad. Tendemos a creer cosas alocadas con más intensidad que cosas razonables. Es más fácil convencer a muchos sobre la existencia de visitas extraterrestres que sobre la ley de la oferta y la demanda. Las grandes imposibilidades nos atraen con fuerza mayor a la de la razón simple.

¿Cómo explicar que un pulpo haya escogido cinco ganadores en cinco partidos? La probabilidad es baja, realmente baja. Si cada equipo tiene 50% de probabilidades de ganar, la probabilidad conjunta de acertar a cinco ganadores consecutivos es de menos de 1%. Un caso fuera de lo común. Similar al de sacar cuatro ases en cuatro cartas (1/52 a la cuarta potencia).

El caso es sin duda extraño, pero no es infrecuente. Varias personas en todo el mundo de seguro pudieron hacer las mismas predicciones sin lograr la fama del bueno de Paul.

Lo que sigue es lo más interesante: concluir o no que Paul tiene ciertas habilidades especiales que le permiten ver lo que otros no ven. ¿Es razonable pensar esto? No, por supuesto que no y de allí que surja esa magia que nos atrae: la seducción con el futuro y un mecanismo alocado.

Se ha reportado que Paul no es infalible, que en 2008 predijo que Alemania ganaría contra España, lo que no sucedió. Pero sí resultó que España ganó a Alemania y pasó a la final. Total, tenemos un fenómeno típico de medios, el de una anormalidad, algo que llama la atención porque está fuera de lo normal y toca nuestra curiosidad.

En realidad es un fenómeno de co-variación: dos fenómenos varían o se mueven igual, en este caso en el mismo sentido (sería igual de sorprendente no haber acertado en ninguno de los partidos, pero eso no llama la atención).

Pero el hecho de que se muevan simultáneamente, no significa nada. Es una mera casualidad entre dos fenómenos y es algo que se estudia en las ciencias: ¡cuidado con las co-variaciones que son inexplicables! Un caso similar al de tener una prenda de vestir de buena suerte: cada vez que el entrenador viste un cierto suéter, gana… por tanto, para ganar debe usarlo.

Escribo esto sabiendo la predicción de Paul para el juego de la final pero no el resultado, que da lo mismo, pues el mecanismo de selección del pulpo con las cajas con alimento y banderas de los países sigue teniendo la misma probabilidad: más o menos el 50% de predecir correctamente.

Lo anterior bien vale una segunda opinión para probar un punto, el de que en casi todos los sucesos existe una oportunidad de aprendizaje y de discusión fructífera, aún en aquellos que tienen toda la apariencia de ser ridículos y absurdos. Sería fantástico poner a Paul a calcular sumas simples y ver su desempeño, quizá similar al de muchos alumnos que pasan por las escuelas públicas mexicanas y que merecen más difusión.

Post Scriptum

Ya sabiendo el resultado del partido final, la casualidad se vuelve aún más notable.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras