Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Pronóstico: Fallará la Predicción
Eduardo García Gaspar
14 enero 2011
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Es como una tentación imposible de resistir, al menos en algunas personas. Quizá sea una terrible afición por conocer el futuro. Como una gitana y sus cartas llevada a extremos radicales.

Me refiero a las predicciones del fin del mundo. Esos pronósticos apocalípticos.

Por ejemplo, una de muchas, en el siglo 19. Un granjero en los EEUU pronosticó que el mundo terminaría el 23 de abril de 1843. Hasta donde sabemos, su predicción fue falsa.

Pero hay una nueva predicción, la de un líder religioso también en los EEUU: el mundo se acaba el 21 de mayo de este año en un proceso que durará hasta octubre.

Las dos predicciones anteriores tienen un origen común: hallazgos de claves secretas en la Biblia. Pero hay otros orígenes, como el de las predicciones mayas: todo se acaba en 2012, lo que tendría la ventaja de evitar soportar las elecciones presidenciales en Mexico y las promesas de los candidatos.

Todo esto merece una segunda opinión para apuntar una realidad que, me parece, no puede ser disputada.

Hasta ahora, ninguno de los pronósticos del fin del mundo ha sido exitoso. No fue exitosa tampoco la predicción del fin del mundo por los gases tóxico del cometa Haley a principios del siglo 20.

Cuando hace muchos años, en los años 60, leí un libro con las predicciones de Nostradamus, el experto que las analizaba sostuvo que muy claramente había indicaciones de un Apocalipsis en los años 80. Luego hubo otra interpretación, el mundo terminaría en 1999. Un año antes de otra predicción, la del Y2K.

Sean la Biblia, las culturas antiguas, o la misma Ciencia, todo sirve para hacer predicciones. Una de ellas pronosticaba el fin total el 5 de mayo de 2000 por causa de un deshielo causado por una extraña alineación de planetas. Más o menos lo mismo se pronosticó en el año 1000.

Tenemos, al final de cuentas, dos datos que se complementan uno a otro.

Por un lado, sabemos de una buena cantidad de predicciones que anuncian con seriedad el fin de los tiempos y que han usado una variedad de fuentes.

Por otro, también tenemos otra pieza de conocimiento cierto: ninguna de esas predicciones ha sido correcta.

Es decir, basados en lo que sabemos y conocemos, es posible hacer otra predicción. Podemos predecir que los pronósticos del fin del mundo fallarán.

Por ejemplo, decir con buen nivel de seguridad que esa predicción de que el 21 de mayo de este año empezará el fin del mundo y terminará en octubre, fallará.

Todo lo anterior nos manda a otra conclusión. Si alguna de esas predicciones resulta real, eso será más una casualidad que un pronóstico correcto. Más todavía. Podemos concluir que somos seres un tanto obsesionados con este tema. Los libros que lo tratan se venden bien y los programas de TV que lo examinan son populares.

La obsesión con los pronósticos tiene su razón de ser.

El futuro es el sitio en el que viviremos y nos interesa saber algo de él. Con un problema, conocerlo es imposible por definición: necesitaríamos calcular una cantidad enorme de variables, su interrelación y un número infinito de posibilidades.

Y, sin embargo, nuestra conducta presente siempre está afectada por lo que pensamos que el futuro nos espera, lo que hace del tema algo interesante: el presente está más afectado por el futuro que por el pasado… por lo que pensamos que el futuro pueda ser.

Y, por supuesto, damos por descontado que el mundo no se acabará pronto.

Si estuviéramos seguros de su fin, digamos en mayo de este año, llevaríamos al tope nuestras tarjetas de crédito, dejaríamos de trabajar y nos dedicaríamos a la fiesta y el borlote. Si no lo hacemos es que suponemos que el mundo no se acabará pronto.

Es decir, sabemos que no sabemos cuándo terminará el mundo.

Podemos hacer, sin embargo, otra predicción muy segura: los pronósticos del fin del mundo no terminarán. Seguirán creándose. Surgirán otros. Quizá sean modelos de cambio climático, tal vez, nuevos secretos descubiertos en libros antiguos, en pirámides o en lo que sea.

Es parte de nuestra naturaleza humana el ser curiosos y el crear fantasías. Las dos cualidades derivan en una imaginación rica que lo mismo descubre verdades en la ciencia que crea nuevos pronósticos apocalípticos.

Post Scriptum

Tomé datos de 10 Failed Doomsday Predictions y de Why Failed Predictions Don’t Stop Apocalypse Forecasters.

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Pronósticos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Pronóstico: Fallará la Predicción”
  1. CARLOS DIAZ VARGAS Dijo:

    Me sorprende cada vez mas estos charlatanes, que haciendo mal uso de sus investiduras religiosas hacen estos comentarios tan alarmantes que podrian confundir y alertar sobre algo totalmente falso y sin fundamento…miren…si se trata de algo biblico…la misma biblia dice que solo DIOS…sabe cuando y donde comenzara el fin de los tiempos…y para los que no se basan en la biblia…bueno vivan el hoy pues el mañana …no existe…solo el hoy…por lo tanto a este sr. habria que internarlo el dia 22 de mayo a las 08.00 a.m…esa seria mi prediccion.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras