Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Tres Clisés Frecuentes
Eduardo García Gaspar
31 octubre 2013
Sección: LIBERTAD GENERAL, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Quizá sea uno de los rasgos más esenciales de nuestros tiempos. Algo que los caracteriza y describe.

“Es asombroso”, dice un amigo, “lo poco que la razón es usada ahora. Pareciera que presumiendo de ser muy libres, hemos dejado de lado a la razón”.

Tiene un punto bueno.

Una persona, no hace mucho, expresó sus opiniones de manera larga y un tanto tediosa.

En resumen dijo (1) que nadie tiene la verdad en cuestiones religiosas, (2) que cada cultura tiene sus creencias y que ellas merecen respeto sin interferir en ellas, como lo hacen los misioneros religiosos y (3) somos los humanos quienes hemos creado a Dios, no Él a nosotros.

No importa si usted es o no religioso, con independencia de eso, las ideas de la persona presentan una oportunidad irresistible para ejercitar las neuronas.

¿Es razonable lo que dijo la persona? En una primera impresión muchos dirían que sí, que ella está diciendo algo real. Y, sin embargo, si lo vemos un poco más a fondo, hay sorpresas fascinantes.

Por ejemplo, eso de que “nadie es poseedor de la verdad religiosa” es una idea común y repetida incansablemente. Pero tiene un problema. Decir que nadie tiene esa verdad religiosa es una aseveración teológica también, igual a la de quien dice que sí tiene esa verdad religiosa.

Y el argumento se vuelve sobre sí mismo: es una verdad teológica el que nadie tiene una verdad teológica. La persona en realidad dijo que ella posee la verdad religiosa de que nadie tiene la verdad religiosa. Ella resulta culpable de lo mismo que acusa a los demás.

Le digo, usando la razón se lleva uno sorpresas.

El segundo de sus puntos es el de que cada cultura tiene sus méritos y no debe juzgarse con otros criterios, ni interferir con ella. Muy bien, pero esa manera de pensar es propia de una cultura, pero no necesariamente del resto. Entonces, lo que otra cultura dice de que las culturas sí pueden juzgarse e influir en ellas, tendría que aceptarse.

Por ejemplo, en la cultura Cristiana se tiene la creencia de realizar misiones y esa creencia, por tanto, debe ser respetada y no juzgada, de acuerdo con lo que dice la persona. O, más aún, la cultura del nazismo de exterminar a otras razas, no debe ser juzgada por criterios externos y tampoco debe ser interferida. Otra sorpresa que da el uso de la razón.

El otro punto, el tercero, que afirmó esa persona, puede ser tratado igual. Y para hacerlo, igual que en los dos anteriores, recurro al libro de Budziszewski, J., Ask Me Anything: Provocative Answers for College Students. (2004, NavPress).

Este punto es algo más complejo. La idea detrás de esa afirmación es que nuestra existencia no tiene sentido ni propósito, pero que para encontrarlos hemos inventado dioses. Varios dioses, entre ellos el Dios cristiano. Dado que existen varias religiones, la idea tiene atractivo.

Usando la razón podemos ver que la existencia de dioses le da sentido a la vida y responde preguntas sobre el por qué de lo que sucede a nuestro alrededor. Sí, creamos dioses, es inevitable. Como lo expresa ese autor, antes se tenia a Zeus y al resto, pero ahora se tienen otros, como el materialismo, el propio yo.

Pero inventar dioses no significa, me parece, que no exista Dios. Y en realidad, en el Nuevo Testamento, se nos previene de esa eventualidad, la de inventar nuestros propios dioses y rechazar al verdadero.

Por otro lado, me parece que si hubiésemos inventado nosotros a Dios, lo hubiéramos hecho un dios más complaciente y flexible, y no el Dios incómodo que nos dice que hay cosas que no debemos hacer.

Mi punto, al final, es el mismo con el que comencé. Nuestros tiempos no son precisamente unos que se distingan por el uso de la razón. Son tiempos, más bien, de frases hechas y repetidas, que en la superficie parecen ciertas, pero que no soportan un análisis siquiera un poco de fondo.

Los tiempos actuales nos han dado libertades que no soñaron nuestros abuelos, pero me da la impresión que nuestros abuelos hacían más uso de la razón que nosotros. Creo que nuestros tiempos, en resumen, pasarán a la historia como unos en los que la gente gozaba la libertad, pero desaprovechaba su mente.

Post Scriptum

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Razonamiento.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Tres Clisés Frecuentes”
  1. Juan Jose Moreno Dijo:

    Hago referencia a Descartes donde mantiene la idea de: “pienso y luego existo” ahora los tiempos son al revés “existo y luego pienso “





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras