Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Chapo Guzmán: un CEO
Leonardo Girondella Mora
4 marzo 2014
Sección: CRIMEN, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


La captura de “El Chapo” fue una acción espectacular —una especie de noticia de la semana en el mundo.separador.001

The world’s most notorious and powerful drug lord, Joaquin “El Chapo” Guzman Loera, has reportedly been captured in Mexico. forbes.com

After eluding capture for more than a dozen years, the legendary boss of one of the world’s most powerful and deadly drug trafficking operations was nabbed in a surprise raid on a seaside hotel-condominium tower in a bustling Mexican beach resort, authorities said. cnn.com

U.S. and Mexican authorities captured the world’s most powerful drug lord at a hotel in Mazatlan, Mexico on Saturday after a massive search through the home state of the man whose global organization is the leading supplier of cocaine to the United States. foxnews.com

Es una captura realmente notable —una que llama la atención y que creo que debe ser comprendida bajo las siguientes consideraciones.

• Una captura notable por tratarse de la cabeza de una organización mundial poderosa y delictiva —como si se tratara del CEO de una empresa gigantesca cotizada en bolsa, pero con la particularidad de que la empresa es ilegal.

• La gran empresa ha sido dejada sin su cabeza —el ocupante del puesto mayor está ahora preso y eso es un gran golpe a la organización, pero no la desaparece. La empresa sigue existiendo a pesar de haber sido dañada.

• Esa aprehensión tiene efectos en la empresa misma, la que tendrá una reacción lógica para encontrar el substituto o bien, escindirse en empresas distintas, aliadas o no, menos grandes y en competencia.

• Las otras empresas similares verán a la captura como un debilitamiento de un competidor mayor y considerarán realizar acciones que les lleven a aumentar su cuota de mercado.

Lo anterior, me parece, es posible de entender como si se tratara de un fenómeno económico puro —como si el narcotráfico fuera un sector de la economía, un mercado de drogas y delincuencia en general, con varias empresas compitiendo entre sí.

En una visión económica como la anterior, la captura del CEO de la mayor de las empresas de ese sector es espectacular y logra ser gran noticia —pero no es nada mucho más que eso: un golpe a la estructura de una de las mayores empresas de ese sector.

&&&&&

El efecto neto a esas empresas y al sector económico entero es de corto plazo y de poca consecuencia a la larga —ya que las empresas de drogas se mantienen sin cambio sustancial: sigue la oportunidad de negocio y sigue la demanda de sus productos principales.

La captura de jefes y cabezas no tiene un efecto profundo en el negocio de la droga. Sergio Sarmiento apuntó esto la semana pasada:

La lista de grandes capos capturados por el Gobierno de México a lo largo de los años es enorme: Rafael Caro Quintero (ahora prófugo tras haber sido liberado por un tribunal), Miguel Ángel Félix Gallardo, Ernesto Fonseca Carrillo (“Don Neto”), Amado Carrillo Fuentes (“El Señor de los Cielos”), Héctor (“El Güero”) Palma, Ramón Arellano Félix, Francisco Rafael Arellano Félix, Francisco Javier Arellano Félix, Arturo Beltrán Leyva, Édgar Valdez Villarreal (“La Barbie”), Miguel Ángel Treviño Morales (“El Z-40″), Heriberto Lazcano (“El Lazca”), Nazario Moreno González, Ignacio Coronel, “El Chapo” Guzmán y muchos más. Si la guerra contra las drogas pudiera ganarse deteniendo a capos o matándolos, hace mucho tiempo que el Gobierno mexicano habría declarado una victoria total y definitiva. (Grupo Reforma, 24 febrero 2014).

La captura del muy célebre narcotraficante, debe saberse, no tendrá efecto importante en el combate al consumo de esas sustancias —aunque pueda tener efectos variados en la composición de sus empresas y posiciones de mercado.

Las consideraciones anteriores tienen su utilidad para sugerir que el combate a las drogas, si quiere ser exitoso, debe concebir su lucha de manera distinta —no es un juego basado en la captura de delincuentes, aunque no excluye hacerlo.

Prometería mejores resultados si se entendiera que se trata de empresas que encuentran una oportunidad de negocio en la prohibición de las substancias y que satisfacen la demanda, seguramente inelástica, de sus clientes.

Nota del Editor

Girondella tiene razón en su argumento esencial, al que entiendo de la manera siguiente. Siendo el narcotráfico una actividad que aprovecha un mercado existente y sustancial, no puede ser él atacado con eficiencia capturando personas. Siempre habrá otros que llenen las posiciones vacantes y sigan explotando al mercado existente.

La estrategia más prometedora será la que haga desaparecer la oportunidad de mercado que capitaliza el narcotraficante. Un caso muy parecido al de La Prohibición.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras