Libertad religiosa y libertad de culto. ¿Qué son y cuáles son sus diferencias? La libertad religiosa es un derecho más amplio y razonable. La libertad de culto incluye limitaciones severas a este derecho.

De libertad religiosa a libertad de culto

La expresión «libertad religiosa» ha sido modificada a «libertad de culto» en el lenguaje de lo políticamente correcto. En lo que sigue intento examinar la diferencia entre ambas frases.

¿Es la definición de libertad religiosa igual a la de libertad de culto? La respuesta está contenida en los puntos siguientes.

Libertad religiosa

La libertad religiosa es la posibilidad de pensar, actuar y seguir preceptos religiosos. Entre ellos se encuentran las formas rituales y de celebración en las que se adora a la divinidad en la que se cree.

Esta libertad ha sido definida con claridad (énfasis mío):

«La libertad religiosa es un derecho humano que consiste en que todos los hombres son libres de decidir sobre la religión, es decir, de seguir y profesar libremente una determinada religión, de manera que ni se obligue a nadie a obrar contra su conciencia, ni se le impida que actúe conforme a ella en privado y en público, solo o asociado con otros, dentro de los límites debidos. Este derecho se tiene frente a las posibles coacciones de personas particulares, de grupos sociales, o de cualquier potestad humana». lexicon-canonicum.org

Libertad de culto

La libertad de culto es la posibilidad de celebrar ritos y ceremonias de adoración de la divinidad en la que se cree, dentro del templo propio de cada religión.

Ella ha sido tratada así (énfasis mío):

Libertad de culto es la garantía contenida en el artículo 24 constitucional [México], que consiste en la manifestación externa o ejercicio de las creencias religiosas. La limitación a esta libertad radica en el hecho de que el culto debe efectuarse únicamente en los templos que para tal efecto, se autoricen o en la privacía del domicilio particular. Subyace en esta limitante, la convicción de que el culto es un acto personal y de libre elección, por lo que su manifestación pública, es decir, a la vista de todos, aún de aquellos que no consienten o comparten las mismas creencias religiosas, constituye una imposición de voluntad que no debe permitirse por la comunidad ni por el orden jurídico». mexico.leyderecho.org

Libertades diferentes

Las frases son, entonces, no equivalentes.

La libertad de culto es mucho más restrictiva. Se limita a las formas de adoración en el interior de un templo. La libertad religiosa va más allá, hasta la libertad de tener una vida sustentada enteramente en las creencias religiosas.

Agrego que esta distinción no es siempre clara. Muchas veces se presupone que ambas libertades son equivalentes, como aquí.

Dos escenarios de dos libertades

El cambio y la diferencia de significado no es pequeña. Puede ser entendida con facilidad viendo el tema de forma esquemática en dos escenarios.

Escenario de Libertad Religiosa

La persona creyente acude a su templo de acuerdo con los preceptos de su religión, donde se realizan los ritos y ceremonias propios de esa religión. Nadie obstaculiza esa conducta.

En adición, la persona creyente tiene la libertad de regir su vida con los principios que su religión le manda. Y que ella acepta con libertad.

Es decir, la persona dentro y fuera de su templo actúa voluntariamente siguiendo las reglas de su religión. Puede usar una estrella de David en la solapa, una cadena con una cruz en el cuello, o lo que desee.

Escenario de Libertad de Culto

La persona creyente acude a su templo de acuerdo con los preceptos de su religión —de manera idéntica al escenario anterior—, donde ser realizan las ceremonias y ritos propios de esa religión. Nadie obstaculiza esa libertad.

Sin embargo, fuera de ese templo, la persona ya no tiene la libertad para regir su vida de acuerdo con los mandatos de su religión. En caso necesario se le obliga legalmente a actuar de manera contraria a lo que sus creencias le obligarían.

Se le pide quitar la cadena con la cruz, o dejar de llevar el distintivo con la media luna. O, incluso, retirar algún símbolo religioso de la calle. como una cruz.

Libertad de culto menor a la libertad religiosa

Los dos escenarios presentan situaciones radicalmente distintas. La libertad de culto es una situación más limitada que la libertad religiosa.

La diferencia entre las dos libertades puede ser vista en las siguientes situaciones:

• Bajo la libertad religiosa, un médico podrá negarse a realizar abortos argumentado razones religiosas.

Pero en libertad de culto el médico podría ser obligado legalmente a realizar abortos, con amenaza de castigos y multas.

• Bajo la libertad religiosa, una institución religiosa podrá negarse a dar hijos en adopción a matrimonios homosexuales.

Pero en libertad de culto, la ley podrá obligar a esa institución a hacerlo, con amenazas de multas y castigos.

• Bajo la libertad religiosa, una empresa puede brindar seguro médico a sus empleados de acuerdo con sus políticas.

Pero en libertad de culto, la ley podrá obligar a la empresa a incluir en ese seguro anticonceptivos y sustancias abortivas, aunque los propietarios de la empresa no lo quieran hacer por motivos religiosos.

• Bajo la libertad religiosa, una estación de radio puede negarse a aceptar publicidad de proveedores de prostitución por causas de conciencia.

Pero en libertad de culto, la estación podrá ser obligada a colocar esos anuncios con amenazas legales de castigos y multas.

Concluyendo

Para terminar, la libertad religiosa es amplia e incluye actos libres decididos en conciencia por la persona, según sus creencias religiosas.

En cambio, la libertad de culto se limita a la realización de ceremonias y ritos religiosos en el interior de un templo. Y cuando la persona sale del templo, la ley puede obligarle a actuar en contra de su conciencia.

En conclusión, la libertad religiosa incluye a la libertad de conciencia y su expresión, mientras que la libertad de culto excluye a la libertad de conciencia —la diferencia es enorme.

Y algo más

Después de releer lo anterior, creo necesario añadir una idea.

Es muy posible y temible que ciudadanos comunes no entiendan a la libertad de conciencia y piensen que es razonable que, por ejemplo, un médico sea obligado legalmente a realizar abortos en contra de su conciencia.

De cierta manera, lo que significa el cambio de libertad religiosa a libertad de culto es la pérdida de la libertad de conciencia y de libertad de expresión.

La libertad de culto, así entendida, es una mala aplicación de los derechos humanos.

Para el caso real de la diferencia entre esas dos libertades en un caso concreto de los EEUU, véase la columna Vatican Chief Justice: Obama’s Policies ‘Progressively More Hostile Toward Christian Civilization.

[La columna fue revisada en 2019-07]