Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
¿Qué es Explotación?
Selección de ContraPeso.info
1 abril 2014
Sección: ECONOMIA, Sección: AmaYi
Catalogado en:


La palabra tiene un uso frecuente. Tan frecuente como poco claro su significado. Resulta conveniente, por tanto, examinar su substancia y trasfondo.

David Friedman tiene una respuesta sencilla y clara sobre el significado de explotación, sus tipos y las condiciones que necesita para existir.

La idea fue encontrada en la obra de Friedman, D. D. (1996). Hidden order : the economics of everyday life. New York, NY: HarperBusiness.

El pequeño apartado, titulado Producción y Explotación (capítulo 9), inicia diciendo que vista de cierta manera la producción no existe. Nada se produce de acuerdo con leyes físicas que establecen que la suma total de masa y energía no puede elevarse ni reducirse.

Entonces lo que se llama producción, sigue diciendo Friedman, es otra cosa. Es el rearreglo (rearrangement) de materiales y energía; la transformación, de materiales y de energía, de cosas menos provechosas en cosas más útiles.

En la producción, por ejemplo, se toman materiales como mineral de hierro más otros materiales, a los que se transforma en automóviles. Igual sucede en el resto de los casos de producción, ese nuevo arreglo de materias y energía que eleva la utilidad de las cosas.

El caso del intermediario es similar. De éste se dice que simplemente lleva las cosas de un sitio a otro, beneficiándose de lo que otros han creado. Pero el intermediario también realiza un nuevo arreglo de materiales.

Toma a esos automóviles y los ordena en una instalación, un lote en el que los reúne con clientes específicos. Igual que el productor, el intermediario ha incrementado el valor de sus materias y recibe un ingreso por su contribución al aumento de utilidad de las cosas.

A partir de lo anterior, Friedman entra en el tema de la explotación. Dice que con frecuencia se afirma que los empleadores explotan a los trabajadores. ¿Qué es explotación?

Cuando se habla de explotación, hay dos significados diferentes y que están implícitos al mismo tiempo en tales discusiones. El autor las distingue con claridad.

• El primero es la explotación del tipo que se tiene cuando una persona se beneficia de la existencia de otra. Friedman usa el ejemplo de su matrimonio: espera beneficiarse de su mujer como ella espera beneficiarse de su marido. Uno explota al otro y los dos tienen éxito.

Si éste es el significado de explotación, entonces puede concluirse que ella es la razón por la que los humanos son seres sociales y no animales solitarios.

Otro ejemplo del autor. Unos vecinos en uno de los pisos de su edificio gustan de la jardinería. Eso significa que que el autor se beneficia de servicios gratuitos de jardinería; pero al mismo tiempo sus vecinos usan sin costo el espacio del jardín para su recreación. ¿Quien explota a quién?

• El segundo es otro tipo de explotación, uno en el que el beneficio de una persona significa un daño en la otra. No existe en este tipo de explotación el beneficio mutuo del anterior; aquí una de las personas resulta con una pérdida y la otra con una ganancia.

Este segundo tipo de explotación puede sustentarse en dos posibilidades. Una, la de que el mundo es un juego de suma cero, en el que lo que una persona gana otra lo pierde. Esta posibilidad no es plausible, dice el autor.

La otra posibilidad es que una de las personas rehuse dar a la otra el beneficio que esperaba en el trato con la otra. En la relación entre dos personas que se benefician mutuamente con un trato entre ellas, una deja de retribuir a la otra por el beneficio recibido.

Esta posibilidad es una “asimetría curiosa”, escribe Friedman. Si la persona da toda la ganancia a otra, la otra ha ganado por causa de la relación entre ambas y debe devolverla a la otra.

En resumen, recomienda Friedman abandonar la idea de la explotación en las discusiones políticas, dejándola a la “invectiva política”.

La sencilla clasificación de los significados posibles de explotación permite comprender mejor la idea subyacente a todo intercambio voluntario: ambas personas ganan en el trato mutuo que tienen. Una condición apodíctica, necesariamente cierta.

Y si el mundo no puede ser uno de suma cero, la única manera en la que existe explotación es aquella en la que una de las partes no cumple con su obligación en el intercambio; como cuando el paciente no paga la consulta con el doctor. Como cuando no se da lo acordado a cambio de lo ya recibido. Una explotación que tiene otros nombres, fraude, engaño, incumplimiento de contrato.

Es posible, entonces, examinar mejor la idea de la explotación del trabajador por parte del empleador. Solamente puede haber explotación en dos casos: cuando el empleador no paga completamente el salario acordado, o cuando el trabajador no realiza completamente la labor acordada.

La recomendación final del autor tiene gran sentido. Si se pretende tener discusiones serias y provechosas, será mejor dejar de usar esa palabra y utilizar otras que significado mas concreto. El reducto de la arena política es el adecuado para palabras sin substancia ni contenido.

Nota del Editor

Véase Plusvalía y Explotación para un examen de la idea de Marx.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural. Cree en la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.

La colección completa de resúmenes de AmaYi en tres partes, puede encontrarse aquí:

Ideas Económicas

Ideas Políticas

Ideas Culturales

La sección Grandes Ideas en ContraPeso.info fue fundada en septiembre de 1995 y desde entonces publica un resumen mensual de grandes ideas encontradas en diferentes publicaciones.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras