Democracia no sirve

,

¿Es la democracia un problema que debe evitarse y optar por otro sistema político? Esta es la pregunta que se plantea continuamente.

Muchos liberales, fuertes partidarios de la libertad económica, han manifestado opiniones negativas acerca de la democracia —esencialmente, supongo, por su efecto colateral de llevar al poder a personas de dudosa calidad. O bien, porque pequeñas diferencias deciden asuntos trascendentales.

Una buena manera de expresar el desengaño democrático:

«El problema es que esa democracia verdadera ya no existe, ni siquiera en los Estados Unidos, que es el país que la instauró por vez primera, ni en ningún otro país del mundo. Y no existe porque los políticos la han asesinado y porque los ciudadanos no han sabido defenderla». votoenblanco.com

Comienzo apuntando lo obvio —que es que la democracia no es un sistema perfecto y que no lo es porque no tiene la garantía de llevar al poder a gobernantes de alta calidad consistente, es decir, sabios y honestos, prácticamente ángeles.

Si pudiera seleccionarse a ese tipo de personas y convencerlas de gobernar, el mejor sistema político sería el de la suave dictadura que esas personas, cuasi santas, encabezarían —pero ya que no existen, será lo más conveniente el sistema democrático.

La democracia permite realizar cambios de gobierno de manera pacífica y sistemática —con la intención de que un mal gobernante no tendrá una duración indeterminada en el poder y las personas seleccionarán a otro, el que quizá sea mejor.

&&&&&

Esa es la teoría, aunque en la práctica cotidiana la democracia ha producido gobernantes de tan baja calidad que han creado un importante desencanto —haciendo pensar que ella no sirve porque produce malos gobiernos.

Siendo realistas, esperar que la democracia produzca gobiernos ejemplares es un sueño imposible —la calidad de esos gobiernos será consistentemente mediocre, e incluso mala, con muy raras excepciones.

En lo que sigue apunto varias razones por las que la democracia ha producido una desilusión generalizada:

• Su incomprensión por parte del ciudadano que no entiende que la democracia es mucho más que dar un voto cada cierto número de años —o como ha sido expresado antes en una columna que explora esta faceta:

«El español no tiene ni la más somera idea de sus obligaciones y  por tanto, no tiene intención de formar o conformar asociaciones cívicas y de todo tipo, que mediante contraposición de fuerzas al  poder político, le recrimine y le exija cualquier cosa que dentro de las leyes o la lógica humana (Ley Natural) tenga que exigir al poder establecido democráticamente». ellibrepensador.com

• Su incomprensión por parte de los partidos que se han construido alrededor de ideologías a ser implantadas —y no construido alrededor de ideas de gobernar racionalmente para el bienestar general.

Se forman partidos cuyo objetivo es ideológico: implantar la ideología que sus miembros apoyan, típicamente, el socialismo en diferentes intensidades —no porque ello sea conveniente, sino porque esa es la terquedad mental que los obsesiona.

• La creencia generalizada de gobernantes y de gobernados de que no existe problemática que no pueda ser solucionada por la vía del crecimiento gubernamental —lo que provoca que los gobiernos aumenten de tamaño sobre bases financieras débiles y se vuelvan oportunidades de negocios entre amigos, el socialismo de amigos.

• El atractivo eterno del poder que provoca el problema central y más importante, el crecimiento del gobierno y el uso de estrategias y tácticas reprobables para llegar a ejercer ese poder —lo que hace que los gobiernos aumenten de tamaño y costo, lo que les hace más atractivos a gente con ambición desmedida de poder.

La corrupción, las acciones electorales sucias e inmorales, las promesas imposibles de cumplir, la deuda creciente y otros más, son síntomas de esta causa central de la desilusión democrática.

&&&&&

Si pudiera resumir esto, creo que el problema de la desilusión democrática no es el sistema democrático en sí mismo, sino el crecimiento gubernamental que ella ha producido por causa de su mal entendimiento entre gobernados y gobernantes.

La democracia es, por definición, una defensa de la libertad humana que se ve atacada por el exceso de poder gubernamental —y por eso es, o debe ser, un gobierno pequeño, de bajo costo y con poder limitado, y no el gobierno que ha creado por las razones apuntadas.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *