Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Marketing de Los Profesores
Eduardo García Gaspar
16 junio 2003
Sección: EDUCACION, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


Supongo que muy pocas personas dudarán de una realidad mexicana: tenemos una escasa afición por la lectura, lo que significa que en México se venden muy pocos libros.

Tomemos esto como un hecho y tratemos de explicar las razones, al menos una de ellas que aventuro. Lo que a los libros les ha pasado es que ellos tienen un marketing muy malo, uno de las peores que se han visto y que no ha sido corregido durante décadas.

La siguiente pregunta es quién hace el marketing de los libros.

Si usted responde que lo hacen los editores de libros y las librerías, la respuesta es correcta, pero sólo en parte.

El marketing de los libros, una gran porción de él, es realizado por los profesores, por los autores y por los críticos de los libros. Mi percepción que la gran mayoría de ellos han hecho una muy mala labor de marketing de los libros.

Simplificando, definamos marketing como la serie de actividades de muy diversos tipos que se realizan con la idea de persuadir a un grupo de personas acerca de las bondades de un bien determinado.

Por tanto, lo que digo es que maestros, autores y críticos no han sido exitosos en su labor de persuasión de los lectores potenciales y, mucho me temo, han realizado lo contrario de lo que deberían hacer para elevar la lectura de libros.

En lugar de curiosidad han producido rechazo. En vez de accesibilidad han producido lejanía. En lugar de claridad han logrado confusión. En vez de acercarse al mercado se han alejado de él.

Y, por esto, no es sorprendente que los libros no se vendan como podían venderse, pues son vistos como tediosos, elitistas, inalcanzables, inentendibles, irrelevantes y pesados. En las escuelas, me parece razonable concluir, los maestros no han producido en los alumnos curiosidad intelectual ni capacidad de análisis.

Los autores tampoco han hecho su labor, pues muchas de sus obras están creadas sin considerar a los lectores, con tonos intelectualoides y complejos que parecen estar basados en la premisa de que ellos escriben para otros autores y no para los lectores.

Y los críticos han hecho todo lo posible por colocar a los libros fuera del mercado, con análisis elitistas difíciles de entender.

Le digo, el marketing visto en su sentido más amplio ayuda a entender algunas de las razones por las que ciertos sucesos no considerados tradicionalmente dentro de la mercadotecnia, suceden.

Lo que he querido hacer es ofrecer una tesis sencilla: la escasa afición mexicana por la lectura puede ser mejor entendida si damos un giro a la visión tradicional, nos salimos fuera de la caja ortodoxa y vemos a maestros, profesores, autores y críticos como parte del problema.

Sin la ayuda y guía de un buen maestro, resulta imposible adentrar al alumno en, por ejemplo, obras de la literatura clásica.

Suelte usted a un joven de quince años a leer por obligación El Quijote, sin más preparativos, y lo que va a lograr es una persona más que sienta que los libros son el peor tormento que puede existir.

Lea usted una crítica de libros que este llena de palabras esdrújulas, poco comunes y en un texto complicado, y lo que se tendrá es otra confirmación de que los libros no sirven.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras