Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Pétalo Francés
Eduardo García Gaspar
24 junio 2003
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Conversando hace mucho tiempo con un amigo, me decía que Francia era un país muy especial, dada la forma de pensar de sus habitantes, a los que calificaba de seres con un marcado sentido de superioridad.

“Los franceses son ante todo franceses, antes que socialistas o comunistas o europeos o lo que sea”, me dijo y agregó, “es una pena que esa nación viva ahora en la ficción económica mejor disfrazada que existe”.

De lo que hablaba mi amigo era eso que está sucediendo ahora en Francia, las protestas muy fuertes con contra de limitaciones a su sistema de pensiones.

Según la información que tengo, las autoridades francesas ha dictado una ampliación del tiempo de trabajo previo a la concesión de una pensión, para elevarla dos años y medio.

La razón parece obvia, los fondos de pensiones tienen problemas en ese país. Eso se parece a lo que México padece, en dos sentidos.

Tenemos un problema de pensiones aún mayor que el de Francia, con cientos de miles de millones de pesos en pasivos laborales de sindicatos como los del IMSS, de PEMEX y de la CFE que no habrá manera de pagar.

Pero nos parecemos a Francia en otro sentido también, que es nuestra ansia de arreglar las cosas por medio de demostraciones y marchas.

Volvamos a Francia. Quizá usted está de acuerdo conmigo. Las noticias sobre ese país dejan una impresión de que vive continuamente en marchas de protesta.

Si acaso un funcionario menor del gobierno francés menciona en una comida privada que le agradaría quitarle el uno por ciento a los enormes subsidios a la agricultura, al día siguiente usted tiene en París a miles de agricultores con sus tractores protestando.

Tantas protestas de ese tipo hay, que un autor americano, en un relato humorístico, habla de que París se encontraba paralizado por una huelga de mimos.

Sea lo que sea, no hablamos francés, pero sufrimos dos problemas iguales, pensiones insostenibles y una fuerte costumbre de marchar protestando por lo que a alguien no le agrada.

Digamos que el gusto afrancesado durante el Porfirismo, que obligaba a construir casas a ese estilo, a hablar francés como segunda lengua y a leer su literatura, ha sido convertido ahora en otra faceta de delicia francesa, nuestra pasión por las marchas y nuestra inclinación por crear pensiones que están basadas en castillos de naipes.

Lo que acontezca ahora en ese país, por tanto, será una lección para México, si es que ponemos atención. Esto nos lleva a la consideración de fondo.

Más y más estamos dándonos cuenta de que la discusión añeja de izquierdas y de derechas está perdiendo su sentido.

Estamos poco a poco aprendiendo que la disyuntiva entre gobiernos socialistas y liberales debe ser sustituida por la elección entre gobiernos responsables e irresponsables. Entre gobernantes que saben las consecuencias de sus acciones en el largo plazo y gobernantes que ni siquiera saben lo que significa la palabra consecuencias.

Un ejemplo de esto. En Francia se pretende aumentar el plazo de trabajo para recibir pensiones hasta los 40 años de actividad.

En México existen instituciones en las que usted puede jubilarse con buenas condiciones habiendo trabajado menos de 25 años, lo que indica sin equivocación que quien eso pidió y aprobó era un real irresponsable, auténtico, absoluto, rotundo e innegable irresponsable.

No importa de qué inclinación política hayan sido esos personajes que establecieron esas condiciones, ni cuándo lo hicieron.

Más clara irresponsabilidad no se puede pedir, lo que lleva a calificar también de irresponsables totales a quienes quieren mantener esas condiciones.

Esto apoya mi idea principal, la verdad es que no importa de qué signo es un gobierno, mientras sus medidas sean responsables, previsoras de sus efectos en el largo plazo para todo el país.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras