Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Europa Que Cae
Eduardo García Gaspar
7 agosto 2003
Sección: PROSPERIDAD, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Cuanto más leo historia, más me convenzo que las sociedades que progresan son ésas en las que se dan libertades, donde el talento humano sufre pocas restricciones y existe una pequeña serie de reglas morales respetadas por convencimiento propio de las personas.

En ellas hay tolerancia, curiosidad, iniciativa y hasta cierta locura.

Los demagogos fracasan en esas sociedades que tanto aman ese sentido de aventura y experimentación.

Un libro que trata el tema es el de Paul Kennedy, The Rise and Fall of Great Powers, donde de hecho se afirma que el éxito de Europa a partir del siglo 16 se debió a su diversidad, a su sentido de innovación, a la carencia de un poder central.

Gracias a esos rasgos, Europa dice Kennedy, pudo superar a la China y al Islam de ese siglo, dos civilizaciones que prometían más, pero que cayeron aplastadas bajo el peso de autoridades excesivas. Puede encontrarlo en español y es maravilloso.

Hay otros libros de historia que se inclinan por ese sentido de colocar al hombre como el motor del progreso si es que vive en un régimen de libertades.

Maquiavelo también trata el tema, mencionando que los romanos tuvieron grandes dificultades para mantener dominados a los pueblos de Italia que tenían una tradición de libertad.

De Europa y sus raíces griegas, romanas y sobre todo Cristianas emergió un continente del que ha salido la gran civilización de la que gozamos.

De allí vinieron desproporcionalmente las grandes ideas, los grandes artistas, todo un mundo que contagió al resto y lo hizo mejor. Sin embargo, esa Gran Europa de antes se encuentra ahora en una etapa que me parece dominada por las ideas contrarias a las que la hicieron poderosa.

Me refiero a dos de ellas.

La primera es sencilla de mencionar: la pretendida nueva constitución europea al hablar de sus orígenes pasa por alto al Cristianismo. Puede haber dos razones de esto. Una, los que la redactaron son tontos e ignorantes. La otra, a ellos les invade un sentimiento laico que quieren imponer.

La segunda de esas ideas contrarias es la expresada por las siguientes palabras que pude encontrar del borrador de esa constitución:

“… desarrollo sustentable basado en un crecimiento económico balanceado, con una economía social de mercado dirigida al pleno empleo y al progreso social… un alto nivel de protección y mejora del medio ambiente, del avance científico y tecnológico… combate de la exclusión social y (la promoción de) la justicia social y protección entre hombres y mujeres, solidaridad entre las generaciones, la protección de los derechos de los niños… cohesión y solidaridad económica, social y territorial”.

La misma basura intelectual, el mismo lenguaje utópico que imponen quienes confunden derechos con objetivos, y medios con fines.

De esas palabras usted puede con facilidad ver que eso sólo es posible bajo un gobierno que se impone sobre los ciudadanos definiendo a su conveniencia palabras que no tienen significado claro, como desarrollo sustentable, justicia social, pleno empleo.

Toda esa diversidad y multiplicidad del continente más admirado de todos los tiempos se pierde en aras de un grupo que creyéndose de avanzada en realidad están regresando al pasado.

Sin reconocer las creencias cristianas que le dieron alas a Europa ahora se quieren imponer creencias totalitarias.

Así, esa nueva constitución con obviedad desconoce eso que hizo posible a Europa para sumergirla en un mar de leyes intervencionistas que personas que se sienten mesías salvadores y unificadores quizá llenos de buenas intenciones pero cuyas acciones harán que Europa se hunda en el mar intervencionista que ahoga la iniciativa personal en busca de un mundo ideal imposible de lograr.

Muchos verán a esa Constitución Europea como una de avanzada, especialmente los intelectuales de izquierda, porque ellos siempre le han tenido miedo a la libertad del hombre, al que suelen ver con desprecio y juzgan incapaz de tomar decisiones por sí mismo.

¡Lástima, Europa. Te diriges a un barranco profundo! Estás negando eso que te ha hecho grande, la libertad, la diversidad y la ausencia de un yugo estatal que estrangula a la esencia humana usando palabras bonitas y metas utópicas que esconden al adefesio que mata la conciencia personal.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras