Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Tiempo Desperdiciado
Eduardo García Gaspar
28 julio 2004
Sección: GOBIERNO, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


En agosto de 2002 escribí una columna con los siguientes cálculos sobre el tiempo dedicado a pagar impuestos.

Basado en lo que tardé en pagarlos ese mes, hice estimaciones de 20 horas dedicadas a eso y un millón de contribuyentes, lo que daba 20 millones de horas-hombre, “igual a 800 mil días, lo que equivale a casi 2,300 años.”

Es decir, un contador encargado de hacer ese trabajo de declaración de impuestos de todos los mexicanos que hubiera empezado a hacerlo en la fecha del nacimiento de Cristo, aún no hubiera terminado… trabajando 24 horas diarias, todos los días de la semana.

Es abrumador, por mucho que me equivoque en mis estimados.

Quiero completar eso con datos que encontré en el libro The Future of Freedom, de Fareed Zakaria, página 249.

Habla del código fiscal de los EEU y estos son los datos: En 1914 ese código era de 14 páginas, ahora es de 2 mil, a lo que hay que sumar 6 mil de reglamentos. Se tienen 480 formatos para impuestos con 280 formatos explicativos. El costo estimado de cumplir con esas obligaciones es de 600 mil millones de dólares en ese país, un 15 por ciento del ingreso fiscal.

Los cálculos para cambiar esas regulaciones y reducirlas a un impuesto parejo (flat-tax) indican que recolectando lo mismo, podría tenerse una elevación de la economía de unos 200 mil millones de dólares anuales.

Lleguemos a una conclusión razonable y probada con realidades: los gobiernos tienden a complicar severamente las disposiciones fiscales y eso es un desperdicio de recursos, pues desaprovecha tiempo que puede ser dedicado a actividades diferentes.

La pregunta que surge de inmediato es por qué los gobiernos hacen eso a sabiendas. Contestar esa pregunta, primero, debe implicar determinar la parte del gobierno lo hace y ella es doble, los legisladores y la secretaría correspondiente. Mucho más los primeros que la segunda.

Con esto en mente, ahora debemos entrar a fondo intentando contestar cuál es la razón de tan tonto problema. Debe haber varias explicaciones, de entre las que pondré atención en dos solamente. Una es la ignorancia de esos personajes, bien mostrada con Kahwagi, pero no exclusiva de él.

No tienen la menor idea de lo que hacen, lo que puede deberse a dos razones. Una es ignorancia pura y la otra es ignorancia ideológica. La ignorancia pura tiene sinónimos más pedestres que no me atrevo a repetir y que todos conocemos.

Pero la ignorancia ideológica merece una aclaración. Se trata de la aceptación de ideas doctrinarias sin fundamento sólido, que desean ser aplicadas. Un ejemplo de esto es la lucha de clases, una de las nociones marxistas, que no obstante su falsedad sigue siendo creída por algunos y tiene aplicaciones prácticas en impuestos de lujo.

Pero es la segunda razón la más preocupante. Mucho me temo que los legisladores sobre todo sean víctimas de presiones de grupos que desean beneficios propios de corto plazo a costa de daños al resto. O peor aún, que sean esos mismos legisladores miembros de los grupos que desean esos beneficios indebidos.

Una ley fiscal compleja es un buen escondite de esas concesiones, como tratamientos fiscales preferentes y demás. La solución a esto tiene dos caras. Una de ellas es la adopción de un régimen simplificado de impuesto llano o parejo, el flat-tax, igual para todos, lo que desataría un potencial impresionante de tiempos productivos en la nación.

La otra es un remedio más revolucionario. Se trataría de delegar el diseño de las leyes fiscales en un cuerpo ajeno a los congresistas, una especie de órgano independiente de especialistas fiscales con la misión de ampliar la base fiscal, simplificar al máximo el cálculo y el pago, y evitar concesiones especiales a grupos de presión.

De estos especialistas saldría una ley para ser votada. Pero con una condición, la de no aceptar modificaciones hechas por los congresistas.

Esta idea central, con más detalles obviamente, sería una de las mejores noticias jamás recibidas por los ciudadanos mexicanos. Y es posible hacerlo, aunque los congresistas serían los únicos que protestarían.

Post Scriptum

Esta misma idea apareció en Grupo Reforma (El Norte, Negocios, 26 de julio 2004) en donde se señala que, “Cumplir con las obligaciones fiscales llega a significar hasta el 2 por ciento de las ventas en empresas pequeñas.”

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras