Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Lo Que Hacemos y no Hacemos
Eduardo García Gaspar
25 mayo 2007
Sección: ETICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Fue reportado ayer que el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela dijo no a un amparo que detendría la salida del aire el 28 de mayo de RCTV, la televisora independiente de ese país. Sucedió lo esperado, ese tribunal obedeció al dictador. Ese día entrará al aire una televisora estatal, la Televisora Venezolana Social.

Lo que sucede en los medios es una buena indicación de la política del país… y lo que acontece en Venezuela no es bueno. Va en camino a lo que pasa en Cuba, donde recientemente fue sentenciado un periodista por peligrosidad potencial: no había hecho nada, pero podía llegar a hacerlo.

Lo de RCTV fue anunciado por años en las intenciones de Chávez, a lo que cualquiera con un mínimo de sentido común hubiera reaccionado con preocupación. Imagine usted que eso mismo suceda en México, que el presidente dedica cancelar el permiso de una televisora, o en cualquier otro país. La reacción interna y externa sería enorme. Y eso es lo que llama la atención.

Lo de Venezuela es simplemente reportado y no hay reacciones, excepto por unas pocas. De la ONU, de la OEA, nada de nada, a pesar de la clara violación de derechos humanos. E incluso, hay apoyos a Chávez, como los de celebridades: Harry Belafonte y Danny Glover, el estadounidense al que Chávez dará dinero para hacer un par de películas.

No hay dudas de que Venezuela está en mala situación económica. Los controles de precios han producido lo obvio, escasez. La emisión de dinero, ha causado inflación. Las políticas económicas no están funcionando y ante eso, tener medios independientes es un riesgo para el gobierno. Chávez está haciendo lo que todo buen dictador debe hacer: anular las voces de oposición. Igual que en Cuba y otras dictaduras.

En las noticias de ayer fue publicada una fotografía de gente apoyando la decisión de Chávez para suspender a la televisora, contrarrestando las manifestaciones de días anteriores que protestaban contra ella. La controversia se ha ido a la calle, pero ha sido ganada por el gobierno y, repito, nadie trata de hacer algo en el exterior. La ONU, que es un club de protección mutua de poderes ejecutivos, sencillamente no habla.

El caso es realmente notable, pues muestra cómo una democracia puede destruirse a sí misma por cometer un error profundo. La democracia es confundida con la elección por mayoría de votos de gobernantes a quienes se da carta blanca para hacer lo que sea, pues cuentan con el apoyo de la mayoría. Es una tontería creer en eso, pero muchos lo creen.

Y, desde luego, el error no pasa desapercibido para los dictadores, quienes aprovechan la ingenuidad del ciudadano y les hacen creer que su dictadura es democrática, que ellos encarnan la voluntad general de la nación y que, por eso, deben gobernar sin oposición. Y, lo primero que debe hacer un dictador es quitarse de encima los medios que son independientes.

La libertad de expresión es muy chocante para el dictador porque limita su poder y él quiere poder ilimitado, que es lo que ayuda a definir a la democracia: un sistema de división del poder político, económico y cultural, donde la libertad de expresión juega un papel central. Tanto que es fácil decir que donde usted no pueda decir lo que se le antoje, allí no hay ese ideal de la república liberal.

Total que tenemos una situación que viola derechos y ante la que no existe una reacción internacional sustantiva. Más reclamos han generado los problemas de Paul Wolfowitz en el Banco Mundial y Abu Ghraib que esto. No lo entiendo. Vemos a un país convirtiéndose en una dictadura y ello es tratado como un suceso más.

Recuérdese el Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos:

“Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.

Y entonces tenemos dos situaciones y no una solamente. Lo que sucede en Venezuela y que hace Chávez. Pero también lo que sucede fuera de Venezuela y que no hacen esos que tanto se preocupan y reclaman ante sucesos menores.


ContraPeso.info es un servicio con antecedentes desde 1995, que funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras