Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Fe en la Ciencia
Eduardo García Gaspar
10 octubre 2013
Sección: CIENCIA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Fue un caso perfecto. Un ejemplo excelente.

Una instancia que se agradece para escuchar a una persona sincera y clara.

Su creencia central es: nada puede creerse que no sea producto de una prueba de laboratorio o de una observación medible. Sí, nada fuera de eso debe ser creído.

No es una postura infrecuente. De manera involuntaria, creo, es numerosa. Pero de manera explícita e indudable, como en este caso, no abunda en las conversaciones diarias.

Hay aquí cosas que bien merecen una segunda opinión. Comencemos por entender bien la postura de la persona.

En su opinión, hay cosas que no pueden creerse, ni siquiera ser admitidas en una conversación seria. Son todas esas cosas que no sean científicas, es decir, verdades demostradas por medio de experimentos, laboratorios y observaciones medibles.

Así de simple y de complejo. Eso tiene consecuencias.

La más obvia de ellas es el desdeñar todo asunto religioso. Pero también, hacer de lado toda cuestión filosófica, ética, que sólo use la razón. También, bajo esa mentalidad, el arte entra en problemas, porque la belleza no admite realmente un enfoque de medición, ni de laboratorio. Ya ni digo de la historia.

Ahora, veamos más de cerca el fondo de esa manera de pensar. Tiene ella un nombre. Se llama Positivismo y afirma que el único conocimiento que es real es el conocimiento científico, obtenido por medio ese método de observación, medición, experiencia tangible y experimento.

Es francamente interesante por varias razones. Primero, porque tiene una pequeña falla: su idea central no puede ser probada de manera científica, como pediría. No hay prueba de laboratorio que demuestre que sólo son admisibles ese tipo de evidencias. Pero, segundo, lo más fascinante está en otra parte.

Regreso a lo que dijo la persona: “Sólo puede creerse en lo científico, el resto es una fe de la que no merece la pena hablarse, especialmente la religión que no son más que mitos. Yo no tengo fe en nada, yo soy científico y busco evidencias”.

Su posición es clara: la fe en lo que sea es opuesta a la ciencia. Es entonces cuando entramos en problemas, por ejemplo, en la valuación de la belleza.

¿Cómo medir la belleza de pinturas de Caravaggio, o de sinfonías de Beethoven, o de la literatura de Poe? No hay manera de hacer esto en un laboratorio.

O, también, otro problema. ¿Qué hacer cuando los datos de un experimento pueden ser interpretados de varias maneras? Obviamente hay discrepancias en las ideas de los científicos.

Por igual, ¿cómo enfrentar un razonamiento meramente mental, sin posibilidad de ser sujeto a prueba científica?

Total, al final, mucho me temo que la persona que odia tanto a la fe, termina por sostener su postura teniendo fe en ella. Definiendo fe como la creencia en la verdad de una idea que aún no puede ser probada como cierta.

Resulta, por tanto, que quien, por ejemplo, cree en la revelación Cristiana hace un esfuerzo de fe no distinto al que cree sólo en la Ciencia.

Mi punto puede ser ilustrado con claridad en el terreno religioso. Quien es un ateo convencido, como esta persona, acude a la fe en su creencia como también lo hace quien cree en la existencia de Dios.

Las dos son personas de fe fuerte y arraigada. En lo único que difieren es en el objeto de su creencia.

El error del Positivismo, como lo expresó esa persona, está en reducir el número de fuentes de información que tenemos, creyendo que lo único válido es lo que viene de demostraciones tangibles y evidencias sensibles.

Lo que es sólo mental, como la filosofía, es desechado. Vaya, Sócrates sería un tonto bajo esta perspectiva: aceptar la muerte antes que negar sus creencias.

Y, lo que sólo es un “deber ser” también tiene problemas, como el demostrar científicamente, en un laboratorio, que es bueno ser compasivo, o que es mala la soberbia.

En fin, mucho me temo que al final de cuentas quien pide hacer caso sólo a lo que es científico hace un ejercicio de fe en su idea, creyendo que eso que dice es cierto, aunque no pueda demostrarlo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras