Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Cultura Para el Desarrollo
Leonardo Girondella Mora
20 abril 2015
Sección: PROSPERIDAD, Sección: Asuntos
Catalogado en:


La pieza clave, o detonador, del progreso es la contribución humana —la aportación que las separador.001personas pueden hacer, individualmente, para crear riqueza: la suma de contribuciones, millones de ellas, dan como resultado una prosperidad en ascenso.

Esta es la razón por la que existe una estrecha asociación entre los índices de libertad de los países y su nivel de desarrollo. No es una coincidencia fortuita que los países que poseen más libertades sean también los más ricos.

Partiendo de esa realidad, doy un paso intermedio para hacer notar la manera en la que las personas libres hacen sus aportaciones a la creación de riqueza general:

• La aportación política se logra dentro de un sistema de democracia y estado de derecho —con elecciones, separación de poderes, federalismo y demás. Bajo este esquema, la persona participa en política, trabaja y vive en sociedad sin temor a abusos de poder.

• La aportación económica se logra dentro de un sistema de mercados libres —con propiedad privada, competencia, leyes simples y demás. Bajo este esquema, la persona contribuye con sus talentos sin temor a que sus bienes sean expropiados.

El común denominador en las aportaciones realizadas por las personas es la libertad, es decir, la capacidad de hacerlas —y eso solamente es posible en libertad. Un sistema de economía planeada, por ejemplo, no permite esas aportaciones económicas.

&&&&&

Sobre la base anterior, puedo llegar a mi punto en esta columna —el de la necesidad de un cierto tipo de filosofía, modo de pensar, que sea la base que permita esas aportaciones.

La democracia y los libres mercados tienen en común a la libertad como una causa que permite las contribuciones de millones al bienestar general —y la libertad necesita ser apuntalada dentro de una forma de pensar que la defienda.

Sin esa forma de pensar que sostenga y defienda a la libertad, será extraordinariamente difícil que el país sea democrático, capitalista, libre y próspero.

Me parece útil entonces diferenciar entre dos formas de pensar, siendo una de ellas propicia a la prosperidad y la otra contraria a ella. En otras palabras, sostengo que existen culturas, maneras de pensar que facilitan a la prosperidad —y que hay otras que la dificultan.

La diferencia básica entre esas dos culturas o visiones está en la importancia que en ellas tiene la libertad. Donde ella sea apreciada habrá más prosperidad que donde no lo sea.

Nota del Editor

Si le gustó la columna, quizá también:

Subdesarrollo Mental

Cultura y Desarrollo

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras