¿Qué son élites? La definición de un término que se refiere a una minoría selecta, superior y especial.

Élite, una definición

La comprensión completa del término será mejor lograda examinando los elementos que conforman a la idea de élite.

Una minoría

La definición de elite (puede escribirse también élite) contiene siempre un elemento de minoría. Designa a un grupo reducido, como aquí:

«El término elite se utiliza en la mayor parte de las comunidades o sociedades para designar a aquel sector, minoritario por supuesto, que observa un estatus superior al resto de los integrantes de dichas sociedades». definicionabc.com

Una minoría superior

Otro elemento de toda elite es la superioridad. Hay algo en las élites que las distingue y coloca por encima del resto de los miembros de la comunidad.

Claramente es un concepto jerárquico que establece la supremacía o preponderancia de la élite.

Una minoría superior especializada

Añadiendo otro elemento, el de la especialidad, se logra una definición más precisa; por ejemplo, la siguiente:

«[…] del vocablo elite que, en sentido amplio, designa un grupo selecto de personas en el orden político, científico, cultural, económico o de cualquier otra rama del saber o de la actividad humanos». enciclopediadelapolítica.com

Élites, sus opuestos

Puede enriquecerse el significado de elite viendo sus opuestos: multitud, chusma, mayoría, plebe, pueblo, muchedumbre, masa, vulgo y otras más.

No sorprende, por tanto, que la existencia de élites produzcan una cierta reacción negativa en mentalidades que resalten igualdad democrática. Para ellas la idea de minorías superiores es algo repelente.

Élites, algo inevitable

Es posible entender que las elites son un resultado inevitable de la variedad de capacidades humanas, lo que formará grupos. Algunos de ellos se convertirán en élites. Minorías, superiores en algún sentido y terreno.

El término ‘intelectual’ ejemplifica muy descriptivamente la idea de una élite. Quizá como una minoría, superior en, por ejemplo, literatura o arte.

Lo que significa que la única manera en la que pueda evitarse la formación de minorías superiores es la intervención forzada que limite libertades hasta tal punto que suspenda la posibilidad de la especialización personal y sus méritos.

Élite política

El concepto puede llevarse con extrema facilidad al campo del gobierno, reconociendo a las elites políticas. Muy bien definidas aquí:

«Esas personas son las que forman parte de la estructura de poder y tienen acceso a los procesos de decisión […] en esas sociedades. Las elites políticas están formadas no solamente por los protagonistas directos de la decisión y de la acción sino también por la cohorte de “eminencias grises” y de “intrigantes” que con frecuencia suelen rodear a los hombres de gobierno y que ejercen influencia sobre ellos». enciclopediadelapolítica.com

Puede llevarse incluso a un terreno general de «poder social». El que llevaría a considerar minorías superiores en poder económico, político, militar, religioso, académico, o de cualquier otro tipo.

Gente con influencia general sobre los destinos de la sociedad. Una minoría, superior, con poder grande.

Oligarquías

Entre los socialistas es costumbre hablar de «oligarquía económica», apuntado a ella como la élite de grandes capitalistas. Es la élite del poder económico.

Por supuesto, lo anterior abre la posibilidad de hablar de «oligarquías gubernamentales». Las élites de los sistemas socialistas. O incluso «oligarquías religiosas», como en las teocracias.

Hereditario, no siempre

La élite contiene un fuerte elemento aristocrático de superioridad, pero que no necesariamente hereditario. Puede lograrse por la capacidad y el merecimiento personal: los miembros de esa elite merecen estar en ella al menos en apariencia.

Este es otro elemento esencial de la idea de elite, el del mérito que justifica considerar que la persona concreta pertenece a una cierta elite.

Concluyendo

Termino con lo que pienso es una consideración llamativa.

Poniendo atención exclusiva en la vertiente igualitaria de la democracia, las mentes se inclinarían a desdeñar a las elites y seleccionar gobernantes de entre la gente común. Un acto arriesgado de desconsideración a la posible superioridad de algunos.

En cambio, introduciendo la vertiente republicana a la democracia, ello permitiría moderar sanamente al igualitarismo para considerar personas con ventajas sobre otros.

Y una cosa más…

No resisto añadir el enorme papel que la idea de elites juega en las teorías de complots, como por ejemplo:

«En medio del creciente interés por las teorías conspirativas, algunos expertos consideran que la política críptica de la élite secreta busca introducir sociedad de castas y diferenciar biológicamente capas de la población». actualidad.rt.com

[La columna fue revisada en 2019-07]