Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
¿Qué Son Elites?
Leonardo Girondella Mora
30 junio 2016
Sección: FAMOSOS, Sección: Asuntos, Y MATERIAL ACADEMICO
Catalogado en: ,


La definición de elite (puede escribirse también élite) contiene siempre un elemento de minoría —un grupo reducido, como aquí:

«El término elite se utiliza en la mayor parte de las comunidades o sociedades para designar a aquel sector, minoritario por supuesto, que observa un estatus superior al resto de los integrantes de dichas sociedades».

Otro elemento de toda elite es la superioridad —algo que las distingue y coloca por encima del resto de los miembros de la comunidad.

Añadiendo otro elemento, el de la especialidad, se logra una definición más precisa; por ejemplo, la siguiente:

«[…] en sentido amplio, designa un grupo selecto de personas en el orden político, científico, cultural, económico o de cualquier otra rama del saber o de la actividad humanos».

Puede enriquecerse el significado de elite viendo sus opuestos: multitud, chusma, mayoría, plebe, pueblo, muchedumbre, masa, vulgo y otras más —como puede verse en esta otra definición:

«Concepto que designa a esa minoría más o menos organizada que en toda sociedad detenta la mayor parte del poder y de la influencia, frente a la mayoría que prácticamente carece de todo poder».

Esto es lo que produce una reacción de recelo dentro de ambientes democráticos, en especial en esos en los que la igualdad es vista como prioridad —a los que repugnan ideas que lleven a situaciones definidas como de exclusión.

Hasta este punto, es posible entonces entender que las elites son un resultado inevitable de la variedad de capacidades humanas, lo que formará grupos —algunos de los que se convertirán en élites.

Lo que significa que la única manera en la que pueda evitarse la formación de minorías superiores es la intervención forzada que limite libertades hasta tal punto que suspenda la posibilidad de la especialización personal y sus méritos.

&&&&&

El concepto puede llevarse con extrema facilidad al campo del gobierno, reconociendo a las elites políticas; muy bien definidas aquí:

«Esas personas son las que forman parte de la estructura de poder y tienen acceso a los procesos de decisión […] en esas sociedades. Las elites políticas están formadas no solamente por los protagonistas directos de la decisión y de la acción sino también por la cohorte de “eminencias grises” y de “intrigantes” que con frecuencia suelen rodear a los hombres de gobierno y que ejercen influencia sobre ellos».

Puede llevarse incluso a un terreno general de «poder social» —el que llevaría a considerar minorías superiores en poder económico, político, militar, religioso, académico, o de cualquier otro tipo. Gente con influencia general sobre los destinos de la sociedad.

Entre los socialistas es costumbre hablar de «oligarquía económica», apuntado a ella como la élite de grandes capitalistas —aunque por supuesto, también debe señalarse que existe «oligarquías gubernamentales» como por ejemplo en los sistemas socialistas; o incluso «oligarquías religiosas», como en las teocracias.

La élite contiene un fuerte elemento aristocrático de superioridad, pero que no es necesariamente hereditario —y que se manifiesta en el mérito, la capacidad y el merecimiento personal: los miembros de esa elite merecen estar en ella al menos en apariencia.

Este es otro elemento esencial de la idea de elite, el del mérito que justifica considerar que la persona concreta pertenece a una cierta elite —lo que en el caso de los gobernantes suele adjudicarse a su prudencia, sabiduría y probidad moral.

Cualidades que les permiten ejercer el poder produciendo el bien en la sociedad. Sería un absurdo solicitar dar una posición gubernamental de poder a personas que no cumpliesen con esas condiciones.

&&&&&

Termino con lo que pienso es una consideración llamativa.

Poniendo atención exclusiva en la vertiente igualitaria de la democracia, las mentes se inclinarían por desdeñar a las elites y seleccionar gobernantes de entre la gente común —un acto arriesgado de desconsideración a la posible superioridad de algunos.

En cambio, introduciendo la vertiente republicana a la democracia, ello permitiría moderar sanamente al igualitarismo para considerar personas con ventajas sobre otros.

Nota del Editor

No resisto añadir el enorme papel que la idea de elites juega en las teorías de complots, como por ejemplo:

«En medio del creciente interés por las teorías conspirativas, algunos expertos consideran que la política críptica de la élite secreta busca introducir sociedad de castas y diferenciar biológicamente capas de la población».

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras