Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Una Paradoja Cristiana
Eduardo García Gaspar
4 julio 2017
Sección: RELIGION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Son como dos usos de la religión. Dos maneras de entenderla y aplicarla a la vida diaria.

Por supuesto, hay un tercer uso, que consiste en desecharla cuando menos y, como más, declararla enemiga.

Pero, entre quienes aceptan a la idea de la religión, existen esos dos usos que son distintos.

Para unos, la religión, así en general y la que sea, tiene una utilidad terapéutica. Es como una fuente de serenidad y sosiego; una especie de tranquilizante espiritual que ofrece un remanso de paz interior capaz de ayudar a enfrentar a la cruda e intranquila realidad diaria.

Este uso no tiene, necesariamente, un compromiso de adhesión a alguna religión concreta. Puede ser una simple creencia en Dios y lo que la persona interpreta de esa convicción. Incluso puede ser una especie de terapia sin medicinas que produce quietud en medio de la inquietud.

Esta mentalidad de uso religioso puede verse en los memes con mensajes espirituales que contienen cosas obvias y piden reflexionar para ser mejores personas.

Para otros, la religión es otra cosa y tiene otra implicación en la vida diaria. Es vista como un reto, un desafío que sale de ideales de comportamiento. Es el establecimiento de un ideal, un alto estándar que debe ser alcanzado incluso sabiendo que resulte en extremo difícil.

Más que una fuente de tranquilidad, es el origen de inquietudes y descontentos. Contiene provocaciones y aspiraciones. Provoca sentimientos de culpa e incita a la corrección. Crea dudas, discusiones, incertidumbres. Excita y alarma.

Esos dos usos no son incompatibles y pueden estar contenidas en una misma persona, simultáneamente. Sin embargo, conviene distinguir entre ellas.

Conozco dos casos que representan esos dos usos con gran claridad.

Un caso es el de una persona con creencias religiosas, que ella define como creer en un Dios que es bueno y poderoso, y que nos manda a ser buenos. No pertenece ella a religión alguna y si acude a algún templo es más por compromiso social que por convencimiento personal.

No cree ella en mandamientos, en iglesias oficiales, en reglas religiosas. De todo eso está liberada, pero dice que pensando en Dios encuentra perspectiva para su vida, consuelo y tranquilidad.Una especie de yoga tranquilizadora. La describo, sin juzgarla.

El otro caso es el de un católico convencido y que no solo respeta a los mandamientos católicos, sino que incluso intenta ir más allá, hasta las virtudes y todo eso que está en el sermón de la montaña.

Esta persona va a misa, se confiesa, comulga, en fin, sigue los mandatos católicos y afirma que no es fácil y que muchas veces ha fallado. Tampoco lo juzgo, solo lo describo.

Lo que creo que bien vale una segunda opinión es el contraste entre esos dos usos de la religión.

Quizá sea como una paradoja del Cristianismo, en la que ahora pongo atención, el ser una fuente de serenidad y paz interior al mismo tiempo que es causa de inquietud y congoja personal (me siento ahora un poco como G. K. Chesterton y sus paradojas).

Y, si me atrevo a algo ahora en este terreno tan complejo, es a suponer que un real sentimiento religioso, uno completo y cabal, debe contener ambos elementos siempre en tensión.

Si se usa a la religión como una terapia sustituta de un Tafil , las consecuencias en la persona serán la de ambicionar un estado de renuncia inactiva a todo, de alejamiento a una especie de nirvana que convierte a la persona en parte de la nada.

Si se usa a la religión solamente como un código de conductas forzadas y obligatorias, imposibles de alcanzar y que, por eso, causan desesperación, también se pierde el rumbo personal en impotencia y esterilidad, no muy diferente a ser nada.

Por separado, esos dos usos no llevan por buen camino. En cambio, cuando se combinan reproducen el drama humano de sentirse amado y deber corresponder a ese amor. Algo que probamos en el matrimonio, en el que nos alimenta el sentir que se nos ama al mismo tiempo que para corresponder debemos aceptar el reto de hacerlo en reciprocidad.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Facebook
Extras

AVISO SUSPENSION PUBLICACIONES

Dejaremos de publicar columnas a partir del lunes 17 de julio. Estaremos de regreso en lunes 31. ¡Un inmerecido descanso!