Gobernantes de mentes simples

D. Trump quiere poner mejorar la economía estadounidense. Lo mismo pretende López Obrador en México. Nadie se opone a eso.

Los problemas surgen cuando se proponen medidas para lograrlo. Medidas simples, demasiado simples.

Un ejemplo de un gobernante de mente simple en gran escala (un tweet de D. Trump):

«Cuando un país (EE. UU.) está perdiendo miles de millones de dólares en comercio con prácticamente todos los países con los que comercia, las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar. Ejemplo, cuando estamos perdiendo 100 mil millones con un cierto país y se ponen lindos, ya no comercies, ganamos a lo grande. ¡Es fácil!». reuters.com

En una menor escala, otro gobernante de mente simple:

«Andrés Manuel López Obrador […] en su natal Macuspana, Tabasco, […] aseguró que de llegar a la Presidencia construiría una refinería petrolera cercana al Puerto de Dos Bocas en esa entidad, esto con el fin de reactivar al sector energético que se ha visto afectado en esa demarcación.». excelsior.com

Las propuestas de ambos, en esas citas, deben ser vistas más allá de sus buenas intenciones. ¿Realmente protege a un país el fabricar internamente lo que es más barato fuera? ¿Se reanima a la economía construyendo refinerías que sustituyan la importación de gasolina?

La respuesta razonable es una negativa, ni Trump ni Lopez Obrador han propuesto algo correcto. Por supuesto, algunos dirán que sí lo han hecho. Pero la discusión debe ser llevada a otro nivel, el mencionado por Trump. Ese famoso «¡Es fácil!». No lo es en realidad, al contrario.

Si fuera fácil hacer cosas como ésas, los gobiernos ya habrían decretado salarios mínimos de mil dólares diarios y el problema de la pobreza habría sido resuelto en un par de semanas, o menos. Las cosas son realmente mucho más complejas que la mente simple del gobernante no alcanza a asimilar.

¿Imponer tarifas al acero y al aluminio? Eso tiene efectos secundarios o colaterales, como las reacciones de otros, el aumento de precios internos, el traslado de recursos de unos sectores a otros.

¿Quiere sustituir gasolina importada con la producida internamente? Lo mismo, tendrá traslado de recursos de un sector a otro, perderá oportunidades de inversión más productiva…

Los gobernantes, mucho me temo, tienen mentes simples, demasiado ingenuas y pueriles. Ignoran eso que se conoce como Efectos no Intencionales: consecuencias no previstas de acciones que teniendo un objetivo terminan por empeorar la situación que pretendían mejorar.

Me refiero a acciones como la Prohibición que tuvo efectos colaterales terribles. Una historia en la India ha producido incluso un nombre para esto, el Efecto Cobra:

«El gobierno británico estaba preocupado por el número de cobras venenosas en Delhi. […] ofreció una recompensa por cada cobra muerta. Inicialmente fue una estrategia exitosa […] personas emprendedoras comenzaron a criar cobras por su recompensa […] Cuando el gobierno se percató de esto, el programa de recompensas fue cancelado, causando que los criadores liberaran a las – ya sin valor – cobras. […] la población de cobras salvajes aumentó. La aparente solución al problema lo hizo aún peor». es.wikipedia.org

No es algo que se desconozca. Lo apuntó H. Spencer (1820-1903) y, por supuesto, el más famoso de ellos fue Bernard Mandeville (1670-1733) y su libro.

Las mentes simples de los gobernantes no comprenden usualmente a los efectos no intencionales. Trump, mucho me temo, sí cree que poniendo tarifas al acero y al aluminio mejorará el bienestar de su país. Igualmente, López Obrador cree también que produciendo en México gasolina que puede comprarse más barata en el exterior, el país prosperará.

Y eso es lo que preocupa, que el poder quede en manos de gobernantes con mente simple que suponen que todo «¡Es fácil!». Si fuera tan fácil, se habría hecho hace siglos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *