Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Contar Palabras
Eduardo García Gaspar
12 marzo 2002
Sección: LEYES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Hace unos meses fue invitado a una conferencia privada acerca de la formación de la Constitución Mexicana de 1917.

Más que una conferencia fue toda una disertación de más de tres horas que el conferencista empleó para maravillar a su audiencia con los datos que pudo investigar. Al término del derroche verbal, salimos otra persona y yo al mismo tiempo.

Me dijo esta persona al salir

“Bueno, creo que nos quedaron claros a todos al menos un par de puntos, quienes hicieron esa constitución no eran precisamente las mejores personas que pudieron seleccionarse y el artículo 27 de nuestra constitución tiene más palabras que toda la constitución española”.

El primer punto era cierto. El conferencista pasó un largo tiempo hablando de quienes integraron el grupo de personas que redactaron esa constitución en su versión original.

Pero no recordaba eso de que el artículo 27 de la constitución mexicana tiene más palabras que el de la totalidad de la constitución española.

Y fue hace poco, a la luz de las noticias de la posible creación de una nueva constitución en México que de nuevo encontré esa misma afirmación, repetida con las mismas palabras.

Siendo su servidor de naturaleza curiosa y con frecuencia inquisidor en lo que me parecen razonamientos políticos cuestionables, no vi otra opción que la tentadora decisión de investigar si eso era o no cierto.

Usted sabe, a los humanos nos encanta repetir datos curiosos, especialmente si son increíbles o paradójicos. Lo siguiente es lo que encontré.

Primero, el artículo 27 de nuestra constitución tiene 3,373 palabras en su versión tomada de la página oficial de nuestro congreso. Por su lado, la constitución española tiene 24, 479 palabras, es decir, poco más de siete veces más que el 27.

Pero visto de otra manera, la idea general se mantiene, nuestra constitución es demasiado larga, al menos comparada con la española. Nuestro artículo 27 con sus 3,373 palabras es el 7% aproximado de nuestra constitución.

La mexicana tiene 51,763 palabras, es decir, poco más del doble que la española que, como dije tiene 24,479.

La percepción total es la misma en el sentido de que nuestra constitución es demasiado extensa, o al menos así lo parece.

Por ejemplo, en la constitución española se dedican 223 palabras al tema de la educación. La constitución mexicana emplea tres veces más palabras, 753.

Puede ser esto un síntoma de varias enfermedades nacionales, el querer hablar sin tener que escuchar; el querer corregir todo colocando a como dé lugar un elemento propio; la incapacidad de aceptar lo breve y conciso (quizá no podríamos aceptar la redacción del artículo 27 primera parte de la constitución española que simplemente dice “Todos tienen el derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza”).

Hay, desde luego, otra patología nacional, nuestro impedimento absoluto a dar la razón a terceros cuando sus argumentos son mejores que los nuestros.

Parece ser una fuente de orgullo el evitar ser convencidos de otra cosa distinta a la que pensamos, aunque frente a nosotros se nos coloquen las más tajantes y categóricas prueba en contrario. Somos muy dados a distorsionar las pruebas más contundentes si ellas contradicen lo que pensamos.

Aún recuerdo al convencido marxista que juraba por todos los santos del universo que el muro de Berlín había sido en realidad construido por los imperialistas europeos y americanos para desprestigiar a la Alemania Democrática. ¿Qué es lo que nos espera si decidimos crear una nueva constitución?

No lo sé con exactitud y de hecho es imposible de saber. Pero sí pueden preverse muchos meses y años quizá de trabajos y reuniones para lograr un texto final que no dé gusto a nadie, que tenga capítulos especiales y sub-artículos singulares dedicados a cuanto tema se proponga intentando prever todos los casos y, con todo eso, fabricando un monstruo incomprensible y contradictorio.

Quizá sea mejor quedarnos como estamos, con esa constitución parchada y vieja, pero que todos conocen más o menos, que movernos hacia atrás, a otra constitución producto no de razones, sino de presiones de poder.

Y mejor termino esto, pues ya llegué a casi 700 palabras.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras