Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Mente Mixta
Eduardo García Gaspar
6 octubre 2006
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Encontré una buena frase, que en escasas palabras resume el error del gobierno mexicano en política económica: cuando se tiene un sistema de economía mixta, los resultados serán también mixtos. Si usted toma una decisión mediocre, los resultados serán de la misma naturaleza. Y México ha sido consistente en eso: tener políticas económicas malas, mediocres, mixtas.

Cosa que por cierto no cambió en los 80 como muchos suponen. Desde antes y después, hemos seguido tercamente aplicando políticas económicas que nos llevan a la mediocridad… con la gran excepción del combate a la inflación, donde sí se ha sido exitoso.

En economía nos sucede lo que al PRI con la democracia: la apariencia era la de una democracia con división de poderes que puntualmente tenía elecciones, pero que en la realidad era lo opuesto.

En la economía, la apariencia mexicana es la de ser liberal, presumiendo tener tratados de libre comercio con medio mundo y haber privatizado algunas empresas. La realidad es la contraria, seguimos teniendo una economía intervenida y estatizada. El PRI aparentaba ser democrático, ahora aparentamos ser liberales. En verdad el PRI era un partido de estado y ahora mantenemos una economía mixta. Meras apariencias de ser liberales como antes eran de ser democráticos.

No sorprende, por tanto, que los resultados sean mixtos. Todo, pienso, por el miedo a tomar una decisión clara y no mediocre. Da la apariencia de una decisión miedosa que parte de una hipótesis falsa: suele creerse que existe una vía intermedia entre el socialismo y el liberalismo, en cuestiones económicas. Una por la que debe optarse para evitar los extremos de esas dos posiciones. Los mercados libres tienen excesos, se dice, y el estatismo ha fracasado. Concluyendo que debemos ir por la vía intermedia.

Lo curioso es que eso se da solamente en los terrenos económicos y mantenemos así a la energía en manos del gobierno, petróleo y electricidad, pero también a la educación, áreas en las que somos socialistas declarados. Y le imponemos obstáculos a la actividad económica, con leyes laborales que generan desempleo, por ejemplo.

En economía queremos la vía intermedia, pero en el área política y cultural somos terriblemente liberales. Queremos democracia, la liberal, con votaciones y elecciones, con federalismo, con división del poder. Queremos libertad de expresión y de manifestación al extremo. Todas esas libertades son propias de sistemas liberales abiertos. Pero no queremos lo mismo en economía: decimos que las libertades en economía son malas.

La verdad no se entiende esa inconsistencia. Si la libertad económica es mala, también lo debería ser la de expresión y el mejor sistema político sería el de una dictadura. Queremos libertades de manifestación, de expresión, de elección de gobernantes… pero no queremos ser libres para seleccionar las escuelas de nuestros hijos, los hospitales a donde acudir, la gasolina que comprar. Es una contradicción seria y que tienen consecuencias lógicas: un desempeño económico pobre. Todo por miedo a ser integrales y tener libertades en todos los terrenos.

Y esto es lo que creo que bien vale una segunda opinión: el notar la inconsistencia de libertades. Sí, deseamos tener democracia y elegir a nuestros gobernantes, pero ni siquiera nos preguntamos la posibilidad de poder escoger la gasolina que compramos. Hay incongruencia en eso y de la inconsistencia nacen los problemas de una economía con resultados mediocres.

De lo que a su vez surge un programa económico pendiente para el país: eliminación de monopolios estatales para poner en competencia esas industrias, desregulaciones que permitan facilidades de establecimiento de empresas, retirar la rigidez laboral y fiscal. Pero sobre todo, establecer un estado de derecho con aplicación de leyes y ataque a la criminalidad. Medidas como éstas darían sentido a la libertad que tenemos en otras áreas, pero no en la economía.

Si tenemos ya un sistema liberal de gobierno y de libertades sociales, lo que nos faltan son las libertades Economía Mexicana para Desencantadoseconómicas. Y las tenemos por ese afán de quedarnos en medio, dudando y buscando una tercera vía mixta que produce resultados mediocres. Sí, la falta de crecimiento económico es debido a malas políticas económicas, que no han sido liberales, igual que el resto.

POST SCRIPTUM

• La frase de economía mixta con resultados mixtos es de Sánchez González, Manuel (2006). ECONOMÍA MEXICANA PARA DESENCANTADOS. México. Fondo de Cultura Económica. 9681681053.


ContraPeso.info, un servicio con antecedentes desde 1995, funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras