Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Mala Calentura Electoral
Eduardo García Gaspar
31 enero 2006
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Muchos de los comentarios que he visto respecto a las elecciones mexicanas pone atención en la variable que traté desde hace más de cuatro meses y que es la posibilidad de que uno de los candidatos perdedores no reconozca su derrota y salga a la calle con manifestaciones violentas.

Esta posibilidad es de preocupación mayor, en verdad muy grande. Pero esos comentarios suelen ignorar una variable anterior, igual de importante. Me refiero a la temperatura del electorado mismo, definida como la rivalidad electoral transferida a los mismos ciudadanos. Es natural que toda elección caliente los ánimos de los contendientes y sus partidos, pero no es natural que ánimos igualmente calientes se tengan generalizados en la ciudadanía.

Si los votantes se calientan en demasía, entonces empeora la posibilidad del no reconocimiento de derrotas por parte de los candidatos perdedores. Por eso es importante un suceso reportado el día 25 de enero y que se refiere a una situación en la campaña del candidato del PRI.

Uno de los medios informativos mexicanos (Grupo Imagen) reportó que “unos 5 mil estudiantes hidalguenses abuchearon e impidieron con sus gritos el discurso del candidato [del PRI] quien sólo pudo hablar dos minutos. La mayoría de los universitarios corearon gritos y levantaron pancartas de apoyo [al candidato del PRD]”.

El acontecimiento sucedió en la Universidad Autónoma de Hidalgo, en la ciudad de Pachuca. Continúa la noticia diciendo que “El candidato del PRI… se vio obligado a suspender su discurso, que duró poco más de dos minutos por los abucheos y silbidos, y tuvo que abandonar el recinto pues no logró calmar los ánimos”.

En la superficie, desde luego, cualquiera ve con indignación la actitud de una audiencia de personas universitarias comportándose de manera contraria a lo que su preparación les supone. Pero yendo más a fondo, esto puede ser un indicio de ese calentamiento ciudadano del que hablo y que resultaría fatal para las elecciones. Si hechos como ése se repiten, eso será indicio de que el calentamiento se está dando. Y no son noticias buenas.

Por lo que será necesario hacer un seguimiento de esa clase de sucesos para prevenir acontecimientos peores futuros. A más sucesos similares, más calentamiento electoral y a más calentamiento electoral más probabilidad de que uno de los perdedores no reconozca su derrota… lo que podrá llevar violencia a las calles.

La posibilidad es real y es de esas cosas de las que no se quiere hablar, como las enfermedades fatales. Pero más nos vale ventilar estos asuntos abiertamente. La actitud y conducta de los estudiantes que reventaron ese acto de campaña niega su capacidad intelectual y su sentido de razonamiento.

Si eso sucede en ocasiones siguientes de ese candidato o de otro, el calentamiento subirá. En octubre del año pasado publiqué como coautor los escenarios políticos mexicanos 2005-2012 y uno de ellos es ése, el de un calentamiento electoral ciudadano que provoca el no reconocimiento de derrotas de uno o más candidatos, lo que lleva a violencia urbana y represión. El escenario lo titulamos “Derrape y caída”.

No es bonito y significa el término de la democracia mexicana. La lección a entender por parte de esos estudiantes y de quien sea que quiera causar reventones similares es muy sencilla: son niños muy irresponsables que están jugando con fuego. Los asistentes a futuros eventos deben entender eso de manera muy clara y una buena parte de lo que puede hacerse al respecto viene de parte de los candidatos mismos.

Deben ellos conminar a sus seguidores a no comportarse de esa manera tan tonta con sus opositores. En este caso, el candidato del PRD debe emitir un comunicado fuerte al respecto y hacerlo ya. La gran perspectiva que debe verse es la de la transición democrática de México, que aún no está completa.

Si las elecciones de 2006 no pasan la prueba de la madurez, esa transición sufriría un derrape y una caída. A nadie le conviene eso en el largo plazo. Los estudiantes que realizaron eso son realmente irresponsables en términos mayúsculos y su conducta infantil es un golpe a la transición democrática. Un país no puede ser democrático con ese tipo de irresponsabilidad. Entender eso ya es un paso en la dirección correcta, para evitar un escenario muy negativo para todos.

POST SCRIPTUM

Los Escenarios Mexicanos 2005-2012 contienen una explicación más amplia de la posibilidad del “Derrape y Caída”. Basta un poco de imaginación para visualizar la conducta en las calles de esos estudiantes en caso de que su candidato favorito perdiera las elecciones, y comprender lo peligroso que sería el que eso mismo sucediera de manera generalizada. Por otro lado, la pregunta interna del PRI ha surgido ya: ¿conviene cambiar a su candidato por otro que no tenga sus desventajas?


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras