Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
No Es Como Ir A Un Spa
Eduardo García Gaspar
19 marzo 2008
Sección: CIENCIA, RELIGION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Una noticia interesante fue la que reportó que existe un gen humano, llamado VMAT2 y que ha sido calificado como el gen de Dios.

Es una parte física del ser humano relacionado con el ordenamiento de las ideas y la comprensión del mundo, que evita ansiedad y depresión.

En palabras más simples, la creencia en Dios es físicamente benéfica al ser humano. Rezar y meditar tienen efectos positivos.

El suceso es ilustrativo porque muestra una cualidad de nuestro conocimiento, la de ser gradual: aprendemos poco a poco, y acumulamos conocimientos que son pasados a siguientes generaciones, las que acumulan aún más.

Llevamos milenios haciendo esto, acercándonos a la verdad poco a poco. Con experimentos, raciocinios, investigaciones y descubrimientos, estamos en un camino hacia la verdad.

Y uno de los billones de pasos en ese camino es un descubrimiento como el de ese gen. ¿Es algo definitivo y absoluto? No, seguramente será superado más adelante con otra pieza de conocimiento más cercana a la verdad total.

Lo interesante del gen descubierto es la congruencia entre las creencias religiosas y las cuestiones físicas. Sería sorprendente que hubiera oposición entre ellas, que los sentimientos religiosos tuvieran una consecuencia negativa en el cuerpo… aunque podría ser que algún descubrimiento futuro pusiera en duda esa congruencia.

Mi punto en estos temas es el de la congruencia entre las creencias religiosas y el bienestar de la persona. Puede ser en el terreno físico, como en el caso del gen en cuestión. Pero hay más.

Puede verse, por ejemplo, la congruencia entre las normas religiosas más comunes y el bienestar que ellas producen. Tome usted los Diez Mandamientos y verá que al ser respetados, ello produce una sociedad pacífica muy propicia al desarrollo y la prosperidad.

O tome usted la Regla de Oro, la de tratar a los demás como quisiera ser yo tratado, y la conclusión será la misma: un arreglo social favorable al crecimiento y a una mejor vida, material y espiritual. Que existan partes materiales congruentes con todo esto, no sorprende en absoluto.

Lo sorprendente sería lo opuesto: que, por ejemplo, el robar, mentir y dañar a otros produjera resultados prácticos buenos para todos.

El reportaje al que hago referencia señala que el orar tiene beneficios físicos, como elevar antioxidantes, ahorrar energía corporal, prevenir depresión, promover respeto hacia otros, evitar conductas dañinas y disminuir la hipertensión sanguínea.

Insisto en que sería contradictorio que produjera depresión y mayor presión arterial. Pero quiero ahora señalar algo que me parece vital: estos descubrimientos pueden ser mal interpretados.

La mala interpretación sería la de entender esos efectos como una curación a males físicos, para concluir que orar es simplemente una meditación equivalente a un tratamiento médico que cura cuestiones corporales.

La religión, estoy seguro, no es una rama de la medicina. Tampoco puede ser equivalente a un tratamiento de salud. No se debe pensar en Dios como un método curativo para la energía personal, ni como un Tafil, ni un retiro en un spa.

Visto de otra manera: el riesgo de ver descubrimientos como el del gen de Dios es el entender a la religión como un método de bienestar personal al estilo del yoga. Yo me curo, yo me tranquilizo, yo bajo mi presión, yo me aíslo del resto.

La realidad es exactamente la opuesta: la religión manda a curar al otro, a consolar al prójimo, a atender al que necesita ayuda, es decir, a amar a los demás y tratarlos como yo quisiera ser tratado.

Y todo eso, lejos de producir la tranquilidad que ignora a todos, produce la inquietud de ayudarlos, de hacer cosas por otros, que es lo que causa a la larga el sosiego que logra quien hace el bien.

En fin, por un lado los descubrimientos tienen su lado positivo al ser congruentes con el espíritu religioso en las personas. Pero también tienen su interpretación posible errónea, si es que se les hace equivalentes a lo mismo que logran unos días de vacaciones, o una dosis de tranquilizantes.

Post Scriptum

El reporte al que me refiero apareció en Grupo Reforma el 14 de marzo de 2008.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras