Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Competencia Perfecta Irreal
Leonardo Girondella Mora
22 octubre 2015
Sección: ECONOMIA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


La afirmación de que nunca podrá existir una situación de competencia perfecta —la que es cierta—, acostumbra llevar a una conclusión contraria a la lógica: recomendar la formación de un monopolio estatal como solución.

Para comprender la noción de competencia perfecta, debe acudirse a sus elementos:

• Todas las empresas producen productos idénticos.

• Ninguna de ellas puede controlar o manipular el mercado.

• No hay grandes diferencias de tamaño entre ellas y son de pequeño tamaño.

• Todos los compradores conocen todo acerca de esas empresas y sus productos.

• Existe total libertad de entrada y salida del mercado por parte de las empresas.

Todo el concepto es teórico —reuniendo una serie de características que tienen una nula probabilidad de tenerse conjuntamente en la realidad.

El punto que quiero señalar en este momento es el de la inutilidad que tiene la crítica de que en la realidad nunca podrá tenerse una situación de competencia perfecta y de que, por esa razón, se justifica la intervención estatal en la economía, incluso un monopolio.

Es ridículo tomar una situación a todas luces imposible y por eso afirmar que que ya que ningún mercado libre puede ser perfecto, entonces el gobierno debe intervenir para alcanzar esa perfección —la que por supuesto, también es imposible.

&&&&&

Un modelo teórico de competencia perfecta es una simple ayuda para el razonamiento —para entender lo que tenderá a pasar en un mercado libre con competidores, o bien en un mercado sin competencia.

Eso tiene utilidad. Sirve para pronosticar que en un mercado libre, con varios competidores —incluso con dos solamente—, los precios tendrán una tendencia a reducirse. Y, lo contrario, cuando exista un solo productor, los precios tenderán a subir.

Se trata de ayudas mentales para comprender mejor al comportamiento económico —como cuando se entiende que si se reduce la cantidad disponible de un bien, su precio tenderá a subir; y viceversa. No se trata de hacer una predicción exacta, sino de una tendencia general aunque pueda haber alguna excepción.

Insisto en mi punto central: tomar como ayuda analítica a un modelo teórico que parte de una hipótesis irreal, como la de competencia perfecta, no invalida los resultados generales que de él puedan deducirse: como el efecto en precios de la competencia.

Resulta igual otro caso similar, el de la suposición de decisiones económicas racionales —una situación que también resulta de ayuda para obtener conclusiones sobre la conducta de las personas.

No significa suponer que en realidad las personas son capaces de los más refinados cálculos económicos, pero sí quiere decir que en lo general ellas tenderán a actuar racionalmente pero con posibilidades de errar.

Además, cabe la otra opción, la de si es más realista suponer que las personas actuarán siempre de manera tonta y absurda —lo que es aún más irreal.

Es decir, criticar la hipótesis del homo economicus porque él no existe, es un esfuerzo sin provecho. Todos saben que no existe, incluso los economistas que en algún modelo se ayudan con esa suposición.

“No es necesario que exista un mercado totalmente libre para que los beneficios de la competencia se muestren empíricamente, ni el mundo fantástico de la competencia perfecta tiene que ser creado para sentir los beneficios de la competencia”.

Los modelos económicos, como el de la competencia perfecta, permiten deducir hallazgos teóricos que pueden ser comprobados empíricamente más tarde —para comprobar después que, por ejemplo, una rebaja de precios en una tienda elevó la cantidad comprada.

Más aún, los modelos de comportamiento racional permiten detectar desviaciones de los pronósticos y, por eso, conocer las variables en las que la conducta se ve afectada por otras variables —lo que quiere decir que jamás se ha supuesto que las personas puedan hacer cálculos perfectos.

“… un modelo que presupone que la gente intenta seleccionar los mejores medios para lograr sus objetivos tienen más poder de predicción y explicación que cualquier otro”.

&&&&&

Todo lo que he intentado hacer es hacer ver que los modelos teóricos —irreales y utópicos— que se usan en Economía tienen utilidad por los hallazgos que permiten descubrir a pesar de su falta de realismo.

Criticar el modelo irreal porque es irreal es como criticar a un bolígrafo porque con él puede escribirse —y mucho menos puede justificarse la intervención estatal diciendo que es imposible que exista competencia perfecta.

Addendum

Las dos citas son de Snowdon, Christopher. Selfishness, Greed and Capitalism. Institute of Economic Affairs, 2015.

Agradezco al editor general de ContraPeso.info haberme hecho conocer la obra de Snowdon. El breve y sustancioso libro puede descargarse sin costo como PDF en el Institue of Economic Affairs.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras