Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Relativismo y Valores
Eduardo García Gaspar
2 marzo 2015
Sección: ETICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


La persona nunca dejó de ser curiosa y llamativa. androjo

Llamativas y curiosas fueron sus ideas. Sobre todo cuando se colocan juntas.

Comenzó ella con el conocido “todo es relativo”.

Esa creencia de que no hay verdades y mentiras, que todo es igualmente aceptable.

Esa creencia vale poco por sí misma y puede ser rebatida con extrema facilidad. Realmente no vale la pena aquí perder el tiempo examinándola.

Sin embargo, ella adquiere un gran valor adicional cuando se une a otra de las opiniones de esa misma persona. Esto es algo que bien vale una segunda opinión.

La persona exaltó valores, ideales y virtudes como honestidad, respeto, responsabilidad y similares. Debo decir que la defensa de esos valores no fue explícita, sino más bien fue una defensa indirecta.

La persona criticó ampliamente lo que ella consideró males de nuestros tiempos: corrupción, violencia, consumo de drogas, materialismo, fraudes, madres solteras, pandillerismo… en fin, la letanía habitual tan común en estos días.

Hay algo en todo eso que llaman mucho la atención. Me refiero a la unión de esas dos ideas de la persona.

Por un lado, se quejó de los problemas de hoy, algo que hace mucha gente y que no es ninguna novedad. Pero recordemos que al mismo tiempo ella sostuvo ideas relativistas. Algo que también hace mucha gente en nuestros días y que tampoco es novedad.

El lamento de falta de valores, creencias y virtudes suele no darse mucha cuenta del origen de esa pérdida. Esos valores, esas creencias y esas virtudes, nacieron dentro de la mentalidad producida por creencias religiosas, creencias que sostienen la existencia de normas universales aplicables en todo tiempo y lugar.

La contradicción empieza a poderse entender. Muestra una muy llamativa ignorancia que impide reconocer la incongruencia que contienen las dos ideas colocadas juntas. En otras palabras, el apoyo a ideas relativistas es precisamente la causa de todas esas situaciones que preocupan a la persona: robos, drogadicción, violencia familiar, pandillerismo…

Porque, por ejemplo, no entiendo cómo es que no se sorprende la persona de que aumenten los embarazos no deseados cuando al mismo tiempo ella sostiene la idea de que las normas sexuales son relativas y que cada quien se guía por las normas que quiera.

La situación en la que se encuentra esa persona, me parece, es muy común. Es el caso de sostener simultáneamente dos opiniones que son incongruentes entre sí.

Si alguien sostiene que la moral es relativa, lo que en realidad está diciendo es que cada persona decide subjetivamente lo que está bien y lo que está mal, y, además, pide que lo decidido por esa persona, sea lo que sea, se respete por parte de todos a su alrededor.

Quien piensa en términos relativistas, por lo tanto, no puede lamentarse lógicamente de los males que su modo de pensar provoca. Menos aún, puede hacer un llamado que reclame el retorno de valores como la honestidad y la responsabilidad, que no son relativistas.

En el campo de la sexualidad, por ejemplo, el relativista afirma que cada persona debe definir la forma en la que se comporta, sea la que sea. Si eso se afirma, la persona no tiene razón para quejarse del aumento de embarazos en jóvenes de 15 o 16 años (algo que intentará resolver haciendo que gobierno reparta condones y anticonceptivos)

Cuando se lamenta la carencia de valores, de virtudes, es necesario buscar la causa central del fenómeno. Esos valores y esas virtudes tienen una característica muy especial, la de ser nociones universales, aplicables en todo tiempo y lugar. Esto es precisamente lo totalmente opuesto al relativismo.

Cuando usted sostiene que no hay reglas universales, lo que usted está diciendo es que tampoco hay valores y virtudes que deban defenderse. Consecuentemente, no es válida la queja de que se han perdido esos valores y virtudes, pues eso es precisamente lo que desea el relativismo.

Eso es precisamente lo que hizo llamativa a la persona que sostuvo esas dos ideas. A todos preocupa la pérdida de valores y virtudes. Todos preocupa la existencia de problemas como la criminalidad y los hijos fuera del matrimonio.

Pero si alguien fomenta que esos valores y esas virtudes sean una decisión subjetiva personal, que no se extrañe de que eso que dice produzca los males de los que después se quejará, ignorando que ha sido ella misma la que los ha promovido.

Post Scriptum

Creo que debo añadir un elemento adicional. El abandono de valores y virtudes que el relativista produce, causará una serie de males sociales, como el pandillerismo y los embarazos indeseados. Males que olvidarán la causa que los creó y el relativista acudirá ahora a solicitar ayuda gubernamental, olvidando que fueron sus propias ideas las que crearon esos males.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras