Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Empleos, Salarios, Despidos
Leonardo Girondella Mora
2 octubre 2017
Sección: ECONOMIA, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


Salarios bajos y altos, sus causas e ideas sobre eso fueron el tema de una conversación con una persona que acababa de ser despedida de su empleo.

— No fue una experiencia agradable. Es algo muy doloroso y me sirvió para sentir en carne propia lo que sintieron otros cuando yo los despedí de sus empleos. Todo esto me ha hecho pensar.

— ¿Qué es lo que usted ha pensado? —pregunté.

— Pues que cualquier despido que no sea causado por un mal desempeño de la persona, tiene una causa comprensible que es la facilidad con la que puede ser reemplazada la persona y, no nada más eso, también su sueldo dependerá de esa facilidad de reemplazo.

— ¿Facilidad de reemplazo? —insistí.

— Sí, facilidad de reemplazo. Si usted puede reemplazar a un empleado que toma órdenes de comida en un restaurante de comida rápida con una máquina que resulte más barata, lo hará.

— Siga, siga, por favor.

— Mire usted, por ejemplo, cuando las gentes de buena voluntad logran que los salarios mínimos aumenten eso hace que los empleados entren en competencia con otras formas de hacer lo mismo que ellos hacen.

— Eso suena un tanto inhumano —comenté.

— Sí, y lo es en buena parte, al tratarse de seres humanos que sufren esas consecuencias, pero del otro lado, es una defensa de la supervivencia de la empresa y de los beneficios que ella tiene en la prosperidad general, incluyendo los empleos de los que quedan.

— ¿Un mundo imperfecto?

— Sí, junto con las buenas cosas vienen las malas y eso hay que entenderlo para sacar el mejor provecho de la realidad. Hay que entender bien esa realidad, como la de salarios bajos en ciertas partes.

— ¿Quiere explicarlo? —pregunté.

— Pues vea que se acostumbra decir que aún con una productividad muy similar, los empleos en países de menor desarrollo tienen salarios más bajos que los mismos empleos en países de mayor desarrollo. Y eso parece no tener mucha lógica.

— ¿No la tiene?

— No, en apariencia, pero vea la facilidad con la que se reemplaza a la persona y eso le explicará el porqué una persona gana más que otra a pesar de que tengan una productividad similar, porque de lo que todo depende es el resto de la economía que es lo que determina en realidad los niveles de ingreso.

— ¿Qué hacer para elevarlos todos?

— Pues es simple, aunque complicado de hacer. Se tiene que facilitar la inversión, lo que quiere decir facilitar la apertura de empresas y, también sus cierres, eso es lo que eleva salarios y crea empleos. Cuanto más se crezca más ganarán todos en general. Aumente la demanda de las empresas por personas para empleos.

— ¿Unos ganarán más que otros? —inquirí.

— Sí, no hay remedio y tiene que ver con los riesgos tomados por las personas en combinación con su facilidad de reemplazo. Si están protegidas por un sindicato, como sucede muchas veces, eso les hará ganar más, aunque sin necesariamente una razón de productividad.

— ¿Su caso personal de despido? —pregunté.

— Una combinación de factores económicos de la empresa. Mi función resultó no ser tan vital como se pensaba y se trasladó a otro departamento. Era lo justo y adecuado, aunque a mí de produjo una daño notable. Pero ya encontraré otro empleo, no se preocupe por mí. Claro que mucho dependerá del medio ambiente económico.

— Muchos hablan de un trato inhumano en los casos de despidos —comenté.

— Y tienen razón, aunque solo en parte. Piense usted en lo que hizo un competidor de la empresa en la que trabajé. Ellos no despidieron personal y soportaron la pérdida un par de años, pero al final tuvieron que despedir a muchos más de lo originalmente planeado. Casi quiebran.

— ¿Conclusiones?

— Prepárese para lo peor y piense en las consecuencias de sus actos, porque muchas veces las buenas intenciones acaban por ser de consecuencias terribles. Como me dijeron en broma los ejecutivos de otra empresa, «Vamos a disfrutar unos meses de nuestro aumento de sueldo y luego todo caerá».

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Facebook
Extras

AVISO

Dejaremos de publicar desde el lunes 18 de diciembre y reanudaremos la publicación a partir del martes 2 de enero. ¡Feliz Navidad!