Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Podía Ser de Otro Modo
Eduardo García Gaspar
17 abril 2017
Sección: LIBERTAD GENERAL, PROSPERIDAD, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: , ,


Es una disyuntiva presente. Una posibilidad de decisión para entender qué es progreso.

La decisión ha sido ya tomada en nuestros días, quizá sin gran atención. El progreso ha sido comprendido como algo material.

Tan material como entender al progreso en términos de avance económico, como oportunidad de prosperidad material. De aquí, el énfasis en oportunidad de empleo y trabajo, de estudios.

Todo dentro de ideas que piden inclusión y en todo ven posibilidades de discriminación.

Podía ser de otro modo. Podía entenderse al progreso de forma más amplia, como un desarrollo integral personal. Eso que podría llamarse virtud ciudadana: personas que se ven capaces de gobernarse a sí mismas, de valerse por ellas mismas; que tienen aspiraciones e ideales propios que quieren alcanzar.

Visto de otro modo, ha sido decidido entender al progreso y a la prosperidad en un sentido exclusivamente material unido al cumplimiento de una lista larga de reclamos que los gobiernos deben aceptar. Progreso es, en nuestros días, tener un gobierno mayor que proteja al ciudadano de los problemas de su vida.

Es una victoria importante para el movimiento progresista y socialista el haber logrado difundir esa idea de progreso y prosperidad como ampliación gubernamental y todo lo que le acompaña. En esta definición, la persona solo debe sentarse a esperar dádivas estatales y cuando se requiera, salir a las calles a protestar.

El asunto de fondo es, por supuesto, el tipo de persona que se produce dentro de ese sistema de gobierno responsable del avance del ciudadano. Un ciudadano que reclama y demanda que otros le solucionen su vida, su empleo, su casa, su salud, su educación…

Podía ser de otro modo. Podía entenderse al progreso como un ciudadano autónomo, independiente, responsable, moral, virtuoso; capaz de gobernarse a sí mismo, de ser libre y razonar sanamente. Esto es mucho más que entender al progreso como una elevación del ingreso personal.

Piense usted en esto. Si defino pobreza como un ingreso inferior a, digamos, dos dólares diarios, la pobreza desaparecería si un gobierno da esos dos dólares a la gente en cierto lugar. Cualquiera que vea eso entenderá que en verdad la pobreza no ha desaparecido porque ella es algo más que tener un cierto ingreso.

Pobre es en realidad quien depende de otros y eso incluye la dependencia del gobierno. Incluye esto burócratas innecesarios, empresarios compadres del gobierno, monopolios estatales y, por supuesto, los pobres clientelares.

Todos ellos dependen del gobierno y deben ser considerados pobres. Este es el gobierno que ambiciona López Obrador para México.

Pobres porque les falta eso que es real señal de prosperidad, la independencia personal, la autonomía individual, el sentido de libertad que lleva a preferir los avatares personales a la sumisión y sujeción. Progreso y prosperidad no pueden entenderse sin libertad y razón, sin ese orgullo de saberse capaz de gobernarse a sí mismo.

Contra eso juegan las ideologías que han definido al progreso personal como algo exclusivamente material y monetario que los gobiernos pueden resolver por vías redistributivas, al estilo de lo hecho por Chávez en Venezuela o prometido por Clinton y Sanders en los EEUU.

Una manifestación de esto. ¿Qué tipo de persona llora por la pérdida de su candidato a presidente, o se niega a reconocer la victoria del contrario, o quema banderas de su país como protesta? Hay en esas reacciones un sabor a demasiada dependencia, a sumisión exagerada.

Y quizá sea eso la manera desnuda de entender al progreso en nuestros días, como sumisión al gobierno, cuando debía ser lo opuesto, independencia de él.

«Caras de desazón. Lágrimas incontenibles. Bronca. Esas son muchas de las sensaciones que experimentaron cientos de fanáticos de la candidata Hillary Clinton […]»TN

¿Fanáticos de Clinton? La sola idea repele. Solamente alguien que pone su vida en manos de un gobernante puede ser su fanático.

En fin, solamente quise llamar la atención acerca del entendimiento materialista de progreso y prosperidad de un país sustentada en la sumisión a un gobierno creciente. Podía ser de otro modo, podía ser progreso y prosperidad entendidos como libertad y autonomía de un ciudadano independiente capaz de gobernarse a sí mismo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Facebook
Extras

ContraPeso.info en Twitter

Recuerde, estamos ya en Twitter @GinLogic. Síganos por la defensa de la libertad, la razón y la verdad.