Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Distorsiones Educativas
Eduardo García Gaspar
9 diciembre 2002
Sección: ESCUELAS, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


La Universidad Nacional Autónoma de México es en realidad muy poco autónoma, pues depende fuertemente de apoyos financieros federales.

En 1992, esa institución recibió 1,853 millones de pesos en subsidios, lo que fue el 92 por ciento de sus ingresos. Diez años después, en 2002, recibió 12, 938 millones de pesos, lo que también fue el 92 por ciento de sus ingresos.

No son cantidades despreciables y menos aún lo son cuando se ve que se elevan sustancialmente cada año. Hay dos maneras de ver el asunto.

Bajo una perspectiva simple y optimista, puede producirse una reacción de aplauso al contemplar una acción gubernamental que apoya a la educación superior del país.

Pero una perspectiva más realista indica otra cosa muy distinta, independientemente del centralismo indebido en un apoyo de ese tipo. La pregunta obligada es la de explorar usos alternos de esos casi 13 mil millones dados a la UNAM.

¿Existen aplicaciones mejores, de mayor beneficio a la educación que dar ese dinero a esa institución?

La respuesta es, con muy pocas dudas, que sí. Sí existen otras posibilidades de mejor utilización de esos fondos. Para explorar esto, lo primero que debe hacerse en ver si los estudiantes de la UNAM necesariamente requieren esos fondos de tal manera que sin ellos no existiría esa institución.

¿Todos los estudiantes de la UNAM requieren esa beca real?

Difícilmente puede concluirse eso. Quizá sólo una minoría lo requiera y esto significa que existe un desperdicio de recursos en la proporción en la que estudiantes que no necesitan el subsidio lo usan. En otras palabras el subsidio a la UNAM es aprovechado más por las familias de ingresos altos que por las de ingresos bajos.

Esta es una grave distorsión, pues se subsidia a quien podría pagar costos escolares completos. Con esto en mente, podríamos especular que si un 30 por ciento de los estudiantes necesitan beca completa, el subsidio podría reducirse en unos 9 mil millones.

No está mal esa cantidad, sobre todo si pensamos que ella pueda dedicarse a la educación de personas que sí requieren apoyos, especialmente en zonas de muy escaso desarrollo.

Visto así, la estructura de pagos de la UNAM es una profundamente injusta que lastima las perspectivas de desarrollo de millones de niños de familias pobres.

El panorama es muy distinto ahora, al ver esto, pues en lugar de tener la visión de una institución preocupada por la educación, tenemos la realidad de una institución que daña a la sociedad. Vamos ahora otra situación que complemente a la otra.

Los estudiantes que se gradúan con estudios superiores recibirán ingresos superiores a los de las personas que no se gradúan así.

Es decir, la brecha de ingresos entre quienes tienen estudios superiores y quienes no los tienen es grande por diseño. Lo que esto significa es que ese está subsidiando a la población de personas que tendrán más ingresos y no a la población que tendrá menos ingresos.

¿No debería mejor subsidiarse la educación primaria y secundaria de las personas?

Desde luego que sí. El asunto se vería más claramente con una investigación que diera datos sobre el ingreso promedio de un estudiante graduado de la UNAM y personas sin educación superior. No tengo los datos de una investigación de ese tipo, pero puedo apostar que tienen más ingreso alguien que tiene estudios superiores que alguien que no los tiene.

Puede concluirse que se está subsidiando a quienes tendrán más ingresos que a quienes no los tendrán. No es ésta una situación de justicia. No digo que no haya becas, ni que se deje de apoyar a quienes carecen de fondos para estudiar y los merecen.

Lo que digo es que la situación en la UNAM es profundamente injusta, pues ayuda a quienes no necesitan apoyos y retira fondos a quienes sí necesitan ese apoyo. No es una visión agradable ésta aunque en la superficie puede lucir brillante.

Bajo ella se esconden acciones de una profunda injusticia que lastima a quienes más necesitan apoyos en su educación básica la que elevará las probabilidades de ingresos mayores para segmentos de la población mexicana que ahora viven en la miseria.

Es igualmente injusta en toda institución educativa en la que se dé esa estructura de apoyos a quienes no lo necesitan.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



2 Comentarios en “Distorsiones Educativas”
  1. Martín Dijo:

    Perdóname la forma de decirlo… no se si sepas que la primaria y la secundaria ya estan subsidiadas y son completamante gratuitas, te quejas de la visión izquierdista de la Unam y tú estás mil veces peor pretendiendo que esté cien por ciento dedicada a la gente pobre, ¿Que quieres que hagan?, Pregutar, “¿Oye tú tienes dinero para pagar?” ah si? entonces te cobramos, aunque no lo creas para una familia de clase media sigue siendo difícil pagar la universidad y si no fuera por la Unam no podrían estudiar…

  1. UNAM, no Para Pobres | Contrapeso




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras